02 de marzo de 2015
02.03.2015
La Opinión de A Coruña

El Defensor del Pueblo advierte ilegalidades en el enlace de la tercera ronda con la AP-9

Asegura que la tramitación del vial incumple procedimientos fijados en la normativa de carreteras y medioambiental, y denuncia que no se han considerado "adecuadamente" sus repercusiones

02.03.2015 | 00:34
Imagen de las obras de la tercera ronda a finales del pasado año.

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha advertido de ilegalidades en el proyecto del Vial 18, que unirá la tercera ronda con la AP-9. En su informe anual de 2014, presentado ante las Cortes Generales, Becerril asegura que la tramitación de la carretera incumple los procedimientos establecidos por la normativa de carreteras y medioambiental y que no se han considerado "adecuadamente" las repercusiones que la obra puede tener en el ámbito público, social o económico. El proyecto de esta carretera se encuentra todavía sometido a trámites medioambientales. El trazado preferido por Fomento se iniciaría en A Zapateira y conectaría con la autopista en el kilómetro 4, tras pasar junto a la residencia Rialta, el geriátrico Los Magnolios y el colegio Andaina

El proyecto de la conexión entre la tercera ronda y la autopista será sometido a información pública el próximo mes, en el que también comenzará el estudio de impacto ambiental de esta carretera, que deberá construir la concesionaria de la AP-9 al igual que la ampliación de la avenida de Alfonso Molina y de obras en Santiago y Vigo a cambio de poder subir un 1% adicional sus peajes durante veinte años. Los plazos los anunció el pasado lunes la ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su visita al Ayuntamiento de A Coruña, lo que hace prever que el inicio de las obras aún está lejano.

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril, denunció la pasada semana "incumplimientos" de los procedimientos fijados por la normativa de carreteras y medioambiental en la tramitación del Vial 18, que enlazará la autopista AP-9 con la tercera ronda en A Zapateira. En su informe anual del año 2014 presentado ante las Cortes Generales, Becerril asegura además que las administraciones no han justificado el interés público, social o económico de la obra al "no haber considerado adecuadamente las repercusiones" de la intervención en estos ámbitos.

Según informó hace dos semanas el Ministerio de Fomento, el proyecto del Vial 18 se encuentra todavía sometido a los trámites medioambientales y su conclusión está prevista "durante este año 2015". El ritmo del Gobierno central va lento teniendo en cuenta que ya se contaba con una propuesta de trazado desde principios del año pasado y que la carretera tiene tan solo una longitud de 1,7 kilómetros.

A solo unos meses de que se ponga en servicio el trazado completo de la tercera ronda, se desconoce cuándo podrá enlazar esta vía con la autopista y así evitar que quienes circulen por la AP-9 se vean obligados a atravesar la avenida de Alfonso Molina para entrar o salir de la ciudad. Fomento solo se encarga del diseño del proyecto, ya que su financiación correrá a cargo de Autopistas del Atlántico, al igual que la ampliación de Alfonso Molina y la instalación de una pasarela peatonal en Pedralonga. La concesionaria podrá subir los peajes para compensar esta inversión si necesita restablecer el equilibrio económico del contrato.

El Gobierno central consignó en los Presupuestos Generales del Estado de este año 100.000 euros para el estudio de este proyecto, igual que en 2013, después de haber suprimido las partidas el año pasado.

El trazado del Vial 18 se iniciará en A Zapateira y la conexión con la autopista será en el kilómetro 4 de esa vía, después de pasar junto a la residencia Rialta, el geriátrico Los Magnolios y el colegio Andaina. Fomento planteó dos trazados diferentes, pero se decantó por el norte, que implicará el derribo de cinco casas, una nave industrial y dos galpones, mientras que el sur obligaría a demoler 18 edificios. También afirmaba que la afección a explotaciones agropecuarias con el corredor norte sería de un 14% y sin embargo con la alternativa sur sería de un 22%. Respecto al impacto sobre el patrimonio cultural sería similar en las dos opciones, con el derribo de dos hórreos en Laxe.

Otro de los factores que impulsaron al ministerio a optar por ese recorrido es el económico, puesto que el primero es de solo 17 millones de euros, frente a los 30 que costaría ejecutar el segundo.

Esta conexión de la AP-9 con la AC-14 y la tercera ronda se denomina vial 18 en el Plan Sectorial de la Rede Viaria de A Coruña, Arteixo, Culleredo, Cambre, Oleiros, Sada y Bergondo aprobado por la Xunta en 2004.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es