15 de marzo de 2015
15.03.2015

La tercera ronda abre a la circulación casi completa 15 años después de ser concebida

Fomentó inaugura el tramo de 4,2 kilómetros de Lonzas hasta A Zapateira, a falta de concluir los enlaces de San Cristóbal y entre Pocomaco y el campus de Elviña

15.03.2015 | 02:26
Carlos Negreira, Ana Pastor y Alberto Núñez Feijóo, al frente de la comitiva institucional en la tercera ronda.

Desde Os Rosales hasta la A-6 a su paso por Ledoño. Diez kilómetros. La AC-14, la tercera ronda, ya es una realidad. Casi quince años después de su gestación y ocho y medio desde la colocación de la primera piedra, junto a la ronda de Outeiro en el cruce con la rotonda del pavo real, la ciudad queda abrazada por el vial de circunvalación que debería descongestionar el tráfico rodado y solucionar gran parte de los problemas de circulación de A Coruña y su área de influencia. Quedan dos enlaces por concluir -deberían estar listos este año-, aunque las instituciones escogieron el día de ayer para cortar la cinta, pasear sobre el asfalto del último tramo que faltaba por abrir y posar para una fotografía para la posteridad.

Los 4,2 kilómetros completos que unen Lonzas con A Zapateira ya se podían recorrer ayer a media tarde. Corresponden al tramo financiado por el Ministerio de Fomento con 144,1 millones de euros que culmina una macroinfraestructura cuyo presupuesto total supera los 250 millones y en la que han puesto inversión el Estado y la Xunta. Unos 10.000 vehículos al día circularán por este trayecto, prevé la ministra, Ana Pastor. En diez minutos se podrá llegar al aeropuerto de Alvedro desde el casco urbano, calcula.

Con la tercera ronda prácticamente finalizada los conductores podrán acceder a la ciudad a través de seis ramales por los que evitar los tradicionales atascos de Alfonso Molina, A Pasaxe y la avenida Finisterre: A Zapateira, Mesoiro-Pocomaco, Lonzas, la zona comercial de Marineda City, el polígono industrial de A Grela y Riazor por la rotonda del pavo real.

¿Qué falta? Dos de esos enlaces para entrar y salir de la tercera ronda: uno en la zona de Lonzas, en la avenida de San Cristóbal entre las calles Glasgow y Pablo Picasso previsto para rematar en mayo; el otro, entre Pocomaco-Mesoiro y el campus universitario de Elviña, con la previsión para finales de este verano.

El tramo de 4,2 kilómetros inaugurado ayer está limitado a una velocidad de 100 kilómetros por hora en sentido salida de la ciudad y a 80 en sentido entrada. Tiene tres viaductos: Lonzas (445 metros), Pocomaco (430) y Mesoiro (105). Hay pantallas antirruido distribuidas en todo el recorrido, que presenta gran complejidad geotécnica, lo que obligó a la implantación de diversos sistemas para reforzar la seguridad de los conductores.

Unos 30 vecinos se concentraron al borde del vial a la altura de As Rañas para protestar por considerar que empeora las condiciones de algunos de los barrios colindantes. "Queremos vallas transparentes" protestaron con una pancarta.

El vehículo que acceda a la tercera ronda por la A-6 puede entrar en la ciudad por A Zapateira tras recorrer el tramo estatal que ya estaba en servicio desde 2011. Si continúa circulando tiene la opción de hacerlo a partir de ahora por Mesoiro -cuando esté terminado- o Pocomaco. Un poco más adelante se encuentra con el intercambiador que ofrece la alternativa de dirigirse a Lonzas y proseguir hasta Cuatro Caminos o entrar en el tramo del vial pagado por la Xunta -el V-14- y abierto también ayer que conduce hasta Marineda City y continúa -como ya permite también desde 2011- hacia A Grela y finaliza en la rotonda del pavo real, a un paso de Riazor y el barrio de Os Rosales.

La magnitud y el alcance de la obra merecían ayer palabras grandilocuentes desde el ámbito institucional. "Este es un día para la historia de esta gran ciudad", destacó la ministra de Fomento. "Desde hoy A Coruña es un lugar mejor comunicado y conectado", añadió Pastor, que incluyó en su intervención la alusión al bajo grado de ejecución de la tercera ronda -el 8%- que se encontró cuando llegó al Ministerio.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, repitió hasta cuatro veces que la AC-14 constituye "un antes y un después" en el desarrollo viario "de la ciudad, de la provincia y de Galicia". Fue el único en recordar que el germen del vial tiene como protagonistas a Xosé Cuiña y al exalcalde Francisco Vázquez y que la primera piedra, con Javier Losada en María Pita, se colocó en 2006. Ningún exmandatario socialista asistió ayer a la apertura del tramo de Fomento.

El regidor coruñés, Carlos Negreira, agradeció el esfuerzo inversor a Pastor y a Feijóo, repasó la relevancia que en décadas anteriores tuvieron las rondas de Nelle y de Outeiro y aseguró que el nuevo vial de circunvalación representa ahora "el espacio que la ciudad necesitaba y se merecía".

La AC-14 tuvo su origen a finales de 2000, cuando Vázquez y Cuíña suscribieron el acuerdo para ponerla en marcha. El proyecto del tramo entre Os Rosales y Lonzas, de la Xunta, no se presentó hasta 2003 y Fomento se quedó con la parte hasta la A-6. La primera piedra del trayecto autonómico se colocó en noviembre de 2006, pero cuatro meses después empezaron a producirse retrasos. El enlace con Lonzas, el inaugurado ayer, no comenzó hasta 2009.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
SORTEO ENTRADAS: 'OVO' del Circo del Sol
El Circo del Sol visita A Coruña, del 21 al 30 de diciembre, con su espectáculo OVO que ofrecerá en el Coliseum de A Coruña. En LA OPINIÓN sorteamos 10 entradas para que no te lo pierdas.

 

esquelasfunerarias.es