16 de abril de 2017
16.04.2017

Compromiso para salir de la calle

Los profesionales del ámbito social defienden que se produzca un acercamiento "activo" y "personal" de sus entidades a usuarios de proyectos como Mi Casita y piden sensibilización hacia las personas sin hogar

16.04.2017 | 01:59

Detrás de cada persona que se ha quedado sin hogar hay una razón particular. Por eso el modo en que afrontan su situación es distinta y no todos aceptan de buena gana la acogida en los albergues para pasar las noches bajo techo. Del drama por el que pasan estos ciudadanos debatirán profesiones de entidades sociales los próximos 24 y 25 de abril en el Casino para explicar los mecanismos sociales creados para prestarles ayuda, entre ellos el proyecto Mi Casita, con el que el Hogar de Sor Eusebia divulgará su iniciativa de construir módulos en el parque de Eirís para que los ocupen estas personas sin hogar

La situación de exclusión social en la que han terminado personas que se han quedado sin hogar y las soluciones habitacionales que se abren en el ámbito de las asistencias sociales para quienes ya no tienen un techo bajo el que dormir serán asuntos debatidos en el Sporting Club Casino dentro de dos semanas -los días 24 y 25 de abril- en unas jornadas organizadas por el Hogar de Sor Eusebia para exponer causas y consecuencias de este problema y explicar al mismo tiempo el proyecto Mi Casita. La entidad benéfica impulsa este plan que consiste en la creación de 15 casas adosadas de 7,5 metros cuadrados en una parcela municipal del parque de Eirís para que se instalen vecinos que viven en la calle y rechazan recurrir a los albergues para evitar relacionarse con gente que vive en situaciones similares.

Profesionales de las entidades sociales como la Cocina Económica, el albergue de Padre Rubios y la asociación Renacer, reflexionarán sobre "la gente de la calle" en una mesa redonda el día 24. Consultados por este periódico, Pablo Sánchez, Jorge Sampedro y José Fernández Pernas señalan que son numerosos los factores que empujan a personas a situaciones de exclusión social por no tener donde dormir, entre ellas la adaptación a la calle y el aislamiento social, sentimientos de culpa y vergüenza y los distintos trastornos que sufren.

Añaden que soluciones propuestas como la del proyecto Mi Casita deben conllevar una mayor accesibilidad y cercanía entre asistentes y asistidos y suponer una mejora en la calidad de vida de los sin techo. Piden a la ciudadanía tomar conciencia de la situación crítica por la que pasan los afectados porque es un drama con el que tienen que lidiar personas que nunca imaginaron que pasarían por ello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


 

esquelasfunerarias.es