19 de enero de 2018
19.01.2018

Langosteira pulveriza su récord de olas

La boya del puerto exterior mide una ola de 19,23 metros de altura con el temporal, que dañó la caracola de punta Herminia y los bajos del Millennium - Dos bañistas, desalojados de Riazor

19.01.2018 | 12:58

El temporal en el mar que azotó el litoral coruñés el pasado miércoles y ayer dejó, tras su paso, muchos desperfectos, entre ellos, la caracola de punta Herminia, que no consiguió soportar los embates de las olas. Tampoco se pudieron quedar en su sitio los bancos del paseo ni las farolas mantuvieron intacto su cableado ante la fiereza del mar. Los cristales de la discoteca Moom 57, en el paseo, se quebraron y no pudo resistir, ayer por la tarde, la barandilla del paseo a la altura de Veramar. Fuentes de emergencias informaron ayer de que, en las Esclavas, se movieron de su lugar losetas y asfalto, que se vieron sobrepasados por las olas. El colegio, sin embargo, no sufrió daños.

Ni la alerta roja ni el precinto policial que prohibía a los vecinos bajar a las playas arredraron ayer a los bañistas que, día sí día también, van a Riazor a nadar a eso de las 09.30 horas
. Ayer, un hombre y una mujer tuvieron que ser desalojados por la Policía Local del arenal, ya que, ignorando las advertencias y la peligrosidad del mar, ambos querían seguir con su rutina húmeda. Un poco menos temerarios, aunque también expuestos a llevarse un remojón, fueron los paseantes que se acercaron a ver las olas y, de paso, también el desahucio de los bañistas. La mujer aclaró a los agentes que solo quería "mojar un poco las piernas", aunque para ello había hecho caso omiso a la cinta policial, que le indicaba que no se podía pasar a la playa.

Los agentes y los bomberos también desalojaron a unos niños que, ayer por la tarde, durante la pleamar, se subieron a jugar a la duna del arenal, y a dos adultos que, antes que ellos, se arriesgaron a pisar la montaña de arena para hacer fotos del mar embravecido.

La zona del Millennium también se vio afectada por este temporal que dejó olas en el puerto exterior de punta Langosteira de casi veinte metros. En el suelo se podían ver ayer losetas, trozos de balaustrada y parte de las paredes de los bajos, que no consiguieron mantenerse en pie, así como los pilares de los bajos, que perdieron su verticalidad y fueron vencidos por el mar.


La boya de Puertos del Estado registró el pasado miércoles, a las cinco de la tarde, una ola de 19,23 metros de altura, lo que supone un récord histórico, ya que la más grande de la que se tenía constancia, según explica el Ministerio de Fomento, era de 15,6 metros, que se produjo el año pasado. Durante todo el día, las olas se mantuvieron con una altura media superior a los seis metros. Puertos del Estado indica que los valores registrados por esta boya fueron superiores a los obtenidos durante el temporal por las boyas de la red de aguas profundas, que están ubicadas en aguas abiertas y en zonas más profundas.

Durante todo el día de ayer, el litoral coruñés estuvo con alerta naranja, por olas de cinco a seis metros y, según la Agencia Estatal de Meteorología bajará hoy a amarilla y mantendrá esta categoría hasta mañana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine