04 de marzo de 2018
04.03.2018
Pioneras en un mundo de hombres

La brecha de género nace en la formación

Pese a ser mayoría en la universidad, las mujeres apenas tienen presencia en carreras como Informática o Náutica, lo que reduce las salidas laborales antes incluso de acceder al mercado de trabajo

08.03.2018 | 20:14
Día de la Mujer: actos reivindicativos en A Coruña

Una mujer de A Coruña cobra 2,8 euros menos que un hombre por cada hora trabajada, una cifra que se dispara hasta los 4,7 euros en caso de contratos a tiempo parcial. Una brecha salarial que se explica por la falta de mujeres en puestos de responsabilidad y por las dificultades para conciliar la vida personal y laboral, pero que tiene su origen en el sistema educativo: jóvenes que descartan un futuro profesional en sectores bien remunerados por cuestión de género. Aunque ya no resulta extraño encontrarse con mujeres en la Policía o conduciendo autobuses urbanos, todavía hay demasiadas profesiones en las que ellas son una excepción. La informática, el deporte o la industria son aún territorios por conquistar para la mujer

El trabajo a desempeñar es similar, pero cristaleros y limpiadoras son profesiones distintas con remuneraciones mucho más altas para el sector en el que los hombres son mayoría. Una brecha de género consolidada hasta en los convenios laborales. "Se le da un valor económico distinto a un mismo puesto de trabajo", resume la responsable de mujeres de la CIG, Margarida Corral. Detrás de esta realidad se esconde un sustrato social fraguado durante años y que limita el acceso de las mujeres a los trabajos mejor remunerados. "El sector técnico, que es al que se orienta a los hombres, está mejor pagado que el de los cuidados", apunta la líder sindical.

El origen de la brecha salarial está en el propio modelo educativo. "A un hombre no le preguntan por qué estudia para ser tornero, a una mujer sí", denuncia Alba Sánchez, profesora de Formación Profesional. "El mercado sigue estando segregado por sexo y eso se ve en el FP y en el acceso a las carreras universitarias", añade Corral.

En el curso 2016-2017, en la facultad de Informática de la Universidade da Coruña (UDC) solo el 13,8% de los estudiantes eran mujeres. 173 alumnas por 1.078 hombres. En la escuela de Náutica y Máquinas, 76 matriculadas por 431 varones. En el otro lado de la balanza, las mujeres son más del 85% en Enfermería y del 70% en Turismo, Filología, Educación o Ciencias de la Salud. "La segregación profesional sigue siendo una realidad. Tiene mucho que ver en cómo orientamos a la juventud, porque a las mujeres se las encamina a trabajos en los que después van a tener menos remuneración, al igual que no se impulsa a los hombres a que se incorporen a profesiones relacionadas con el cuidado", sentencia Corral. Estereotipos de género que nacen de la construcción cultural. De lo que los niños "ven en la televisión" y de lo que "les dicen sus padres", apunta la ingeniera informática Yasmin Diab. Que los pequeños vean que las mujeres son tan buenas policías, conductoras de camión o árbitras de hockey es el primer paso para extirpar la discriminación de género de la sociedad.


Haz click para ampliar el gráfico
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine