04 de marzo de 2018
04.03.2018
Autor del Plan de Movilidad Urbana de A Coruña de 2011 y coordinador del proyecto actual del Concello

Rueda: "Yo cambiaría el sistema de buses de un día para otro, porque el nuevo funciona en red"

"Lo único que nos tiene que importar a los usuarios es a dónde queremos ir y cómo podemos llegar con una tarjeta única, que incorpore bus, bicicleta pública y tren", asegura Salvador Rueda

04.03.2018 | 19:04
Salvador Rueda, el pasado abril, en A Coruña.

Está al frente de La Agència d'Ecologia Urbana de Barcelona y, ahora, está con los últimos flecos del plan de movilidad del Concello de A Coruña, que se presentará, según adelantó el Gobierno local, en primavera. Salvador Rueda defiende que un programa bien hecho necesita su tiempo de estudio y de pruebas pero que debe implantarse de un día para otro porque es como una maquinaria que, para funcionar correctamente necesita de todas las piezas. El plan incluye la vuelta del carril bus, más transbordos y también trayectos más cortos para que la frecuencia de los buses sea mayor

- ¿Está ya el plan de movilidad y la reestructuración de los buses en su fase final?

-Tenemos una propuesta que cumple todas las expectativas que nos habíamos propuesto, con unos indicadores que son muy buenos y que permiten reformular la red de transporte público para proporcionar un servicio mayor, más equitativo para todo el mundo, con mayor cobertura, tanto espacial como poblacional con todos los parámetros que considero que es lo que se tiene que hacer para modificar una red... Y ya llevo unas cuantas.

- Los plazos que adelantó el concejal de Mobilidade Sostible, Daniel Díaz Grandío, decían que se presentaría el plan en primavera, que abrirían un periodo de consultas y que se empezaría a implantar en 2019.

-Los procesos de participación son efectivos cuando se pone una propuesta encima de la mesa elaborada por especialistas, porque no son simples y necesitan mucho tiempo. Se ha de entender como un borrador, un punto de partida. En estos procesos de participación es fundamental no poner en entredicho la lógica interna del modelo, que sirvan para modificar pequeñas cosas, porque si se mueve la lógica interna, el que propone los cambios tiene que poner encima de la mesa un borrador que vaya más allá.

- ¿No llega tarde este proyecto?

-Los tiempos políticos no son mi materia, mis tiempos son estos. El trabajo está hecho, para satisfacción nuestra y del municipio, ahora nos queda saber si también para la de la ciudadanía.

- ¿Sigue en pie la idea de los trayectos más cortos, con intercambiadores pero manteniendo líneas directas a hospitales?

-La idea es simplificar la red, pero con la intención de que todos los servicios estén cubiertos para la inmensa mayoría de la población. La red sigue las pautas de las supermanzanas, entendiendo que esa red es la que va a fundamentar también la transformación del espacio público. No está basada en el coche sino en el transporte público. Las supermanzanas vienen definidas por una periferia que integra las redes de transporte pero la primera sobre la que se ha basado es la del transporte público. Establecemos una red ortogonal, es decir, no importa dónde estés ni a dónde quieras ir porque tendrás un servicio similar, tanto en el centro como en la periferia. Esa es la idea con la extensión y con una parada a menos de 300 metros para la inmensa mayoría de la población. El planteamiento es que habrá más transbordos, pero lo que tenemos que hacer es que la red sea muy eficiente para que las frecuencias de paso se reduzcan al máximo.

- Con la recuperación de los terrenos portuarios para la ciudad, ¿han estudiado cómo mejorar la movilidad en esas zonas?

-Nosotros en ese punto hemos trabajado relativamente poco, nuestra intención es hacerlo en el futuro. En esta primera fase nos hemos centrado en la red de buses urbanos y metropolitanos. En la siguiente se incorporarán todas las piezas de espacio público que permitan tener un modelo urbano de primer nivel para mejorar la calidad de vida.

- Con esta propuesta, ¿se descarta ya totalmente la idea de un metro ligero que conecte la ciudad con el área metropolitana?

-Una de las cosas que próximamente anunciaremos es la bondad o no del metro ligero. Todo depende de la velocidad, si la velocidad está por debajo de los 17 kilómetros por hora, el metro ligero no tiene mucho futuro, se puede dar el mismo servicio con redes normales e inversiones menores. Si conseguimos velocidades de 21 kilómetros por hora, entonces sí que sería factible la propuesta de un metro ligero y esto viene delimitado por cuestiones urbanísticas. Lo que es importante ahora es la confluencia de las redes municipales y metropolitanas, generar un sistema único y eso vendrá por la vía de los acuerdos entre los municipios para conseguir una autoridad única de transporte que permita que tengamos los mismo títulos, que, independientemente de dónde uno viva pueda hacer los mismos transbordos que los vecinos de la ciudad. Es decir, que como usuario, no te importe de quién es la competencia, si del Concello de A Coruña, de otro o de la Xunta. Lo único que nos tiene que importar es a dónde queremos ir y cómo podemos llegar con una tarjeta única, en la que no solo se incorpore el autobús sino también la bicicleta pública o el coche compartido, o el ferrocarril, porque hay que llegar a un acuerdo con el ferrocarril. Tenemos que llegar a un sistema único en el que la movilidad sea un servicio, no algo que sea particular o competencia de alguien.

- Para poner en marcha todo este sistema hace falta también el visto bueno de la Xunta, ¿no se quedará todo en una teoría si las partes no llegan a acuerdos?

-Yo en eso no entro ni salgo, yo hablo de mi conocimiento.

- Pero en un lugar en el que las instituciones no se ponen de acuerdo para sanear la ría de O Burgo cuando aparece en todos los programas electorales, ¿será posible que lo hagan para el transporte?

-Yo lo único que tengo es el razonamiento para que se pongan de acuerdo. Yo no solo trabajo en temas de movilidad sino que el plan de saneamiento de Cataluña lo hice yo, el de todos los ríos catalanes, el plan hidrológico metropolitano, el primer plan de residuos de Cataluña... Lo importante es exigirles a los representantes de los ayuntamientos y de la Xunta que se pongan de acuerdo. Ellos están a nuestro servicio y no al revés.

- Para ponerlo en práctica, ¿será necesario recuperar el carril bus en la ciudad?

-A nivel técnico siempre digo que, cuando en una vía tenemos una frecuencia de paso de transporte público con más de doce pasos por hora, es decir, con un autobús cada cinco minutos, ahí se debe implantar un carril bus. A no ser que lo que nos interese sea potenciar el transporte privado... Es absurdo que estemos hablando de que apostamos por el transporte público si, cuando decimos que hay que reservar un espacio para él para que su calidad mejore, decimos que por nuestra calle no. Se trata de apostar por el tipo de transporte que queremos. La gente no lo sabe, pero el número de muertes prematuras es muy elevado. En el área metropolitana de Barcelona, que no tiene tantos coches como esta, es de más de 3.500 personas al año por contaminación. Los últimos estudios nos dicen que se mueren más o menos las mismas por ruidos. Eso es una guerra. Se mueren pero no se ven. Los ataques al corazón no se producen porque sí. Uno de los factores principales de las subidas de tensión es el ruido. Planteemos las cosas en serio. ¿Por qué pasan los buses por unas calles y no por otras? Porque la ciudad se ha ido conformando con el paso del tiempo y se han ido estableciendo unas vías principales de paso, pues por ahí irán los buses. El proyecto del transporte público tiene que ser para el bien común y las particularidades quedan en un segundo plano. Intentaremos que el impacto sea el mínimo, pero habrá modificaciones en un tiempo corto, porque esto cambia muy rápido, enseguida vendrán los autobuses eléctricos.

- ¿La flota que tiene actualmente la Compañía de Tranvías se adapta a estas necesidades?

-Lo importante es la configuración de la nueva red. En la medida en la que se vayan modernizando, que tendrán que hacerlo, irán a unidades que causen menos impacto, menos ruido.

- ¿Afectará al precio del bus?

-En principio, no. Lo que tenemos que conseguir es que no se modifique aunque generemos mejoras, porque el número de usuarios se incremente. Hemos de conseguir que las ganancias del transporte público sean para mantener a las empresas, no para enriquecerse.

- Alfonso Molina también está en proceso de cambio, ¿cómo se integra en la nueva red?

-Estamos en conversaciones con el Ayuntamiento y prefiero que sean ellos los que hablen de este tema.

- ¿Y cómo se pondrá en marcha este cambio, de un día para otro o progresivamente?

-Hay que decidirlo todavía. No es fácil. Yo soy partidario de hacerlo de un día para otro y, si me apuran, como mucho, de coger un par de líneas antes para ver qué escollos puede haber. En Vitoria, que es un caso similar al de A Coruña, se hizo así y, en Barcelona, por fases. Yo lo cambiaría de golpe, porque estas cosas funcionan en red y, por fases, puede haber lagunas, aunque entiendo que los tiempos políticos no son iguales a los técnicos. Por ahora, todo lo que hemos hecho se ha cobrado por éxito, no tenemos ningún motivo para pensar que no va a ser así en A Coruña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
El próximo lunes, a las 21.00, se disputa el Deportivo - Granada y en LA OPINIÓN te invitamos a Riazor. Responde a nuestras preguntas y gana 2 entradas en Tribuna para ver el partido. Sorteamos 2 premios.

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es