07 de julio de 2018
07.07.2018
Carlos Baena Animador en filmes como 'Star Wars' y 'Buscando a Nemo'

"Pixar es una burbuja, me encantaba, pero quería meterme en proyectos propios"

"Trabajar allí intimida mucho como animador" - "Me fui en 'Monstruos University'. Necesitaba hacer otra clase de monstruos"

07.07.2018 | 01:20
El animador Carlos Baena, esta semana en Palexco.

Star Wars, Men in Black II, Buscando a Nemo y WALL-E. Todos llevan en alguna de sus secuencias la firma de Carlos Baena, animador durante años de las compañías ILM y Pixar. El artista, que participaba ayer con una charla en Mundos Digitales, se embarcaba recientemente en la dirección con un corto de terror de producción propia, en el que ha colaborado con artistas de todo el planeta.

- ¿Cómo acaba un aspirante a abogado trabajando en Pixar?

-Estamos hablando del 92, y yo no era muy buen estudiante. Tenía una nota media tan baja que no podía hacer ni Bellas Artes, ni Imagen y Sonido, ni Cine, así que acabé estudiando derecho por mi madre [se ríe]. Pero en cuestión de unos meses fue mi padre el que dijo: "Tienes que salir ahí y encontrar lo que quieras". Me fui a Estados Unidos y empecé a mandar mis cosas a Pixar. Una, y dos, y tres veces? hasta que a la quinta ya dijeron: "Mete ya a este, que si no no para".

-Antes trabajó para ILM, ¿cómo vivió el paso de una corporación a otra?

-Yo me marché de ILM porque echaba de menos hacer interpretación, y Pixar me permitía ser más actor. En ILM tenías que hacer muchas criaturas, animar a un doble virtual que enganchara con el actor real en una escena de acción? Aprendí muchísimo, pero al mismo tiempo me di cuenta de que echaba de menos el meterme en la piel de diferentes personajes.

-¿Incluso a pesar de proyectos como Star Wars: Episodio II: El ataque de los clones?

-Sí. En La Guerra de las Galaxias animé actores virtuales en algunas secuencias con Boba Fett, máquinas? Había una escena que era como un circo romano con criaturas y animé unas cuantas. Aunque la verdad es que la película acabó siendo una patata. De todas las de la saga, la más cutre me la tragué yo [ríe]. Pero crecí con ellas, y la oportunidad de hacer una ya era un sueño. Además, me lo pasé tan bien?

-No como en Buscando a Nemo . Dice que fue el filme más complicado.

-¿Sabes lo que pasaba? Que trabajar en Pixar intimida mucho como animador. Cuando yo entré allí, hacía mucho que no hacía animación de dibujos, y entrar en un sitio como Pixar me creaba mucha presión. Fueron seis meses que plano que enseñase, plano que decía: "Esto no es tan bueno como podría serlo". Para mí, Nemo fue difícil desde ese punto de vista. Pensaba: "¿Voy a durar?". Aunque al final 6 meses acabaron siendo 12 años.

-¿Cuál fue el plano que más problemas le dio en ese tiempo?

-[Duda] Había planos técnicos que te daban quebraderos de cabeza, y había planos artísticos en los que lo que estabas intentando contar te resultaba difícil. De esos tuve un par en Toy Story 3. También había otro en WALL-E que era complicado, más que nada por la acción que estaba ocurriendo. Es un plano en el que lo están estrujando. Había que crear ciertos controles que no había y estábamos en mitad de la producción? Pero siempre hay una forma en la que salen.

-En Toy Story 3 hizo las escenas animadas del Buzz Lightyear español. ¿Fue casualidad que le tocara a usted?

-Yo creo que fueron las dos cosas. Fue: "Eres español y te toca el español". Pero el personaje iba a ser más mexicano al principio. Lo que pasa es que el director estaba abierto a explorar otras opciones, con lo cual, le dije: "¿Por qué no vamos a un flamenco farruquito?". Le enseñé referencias y dijo: "Esto me encanta, vamos a hacerlo".

-Debió de ser duro marcharse.

-Fue un salto difícil porque Pixar es una burbuja, te tratan tan bien, y me encantaba lo que estaba haciendo ? Pero por dentro quería meterme en proyectos propios, hacer otras cosas que en Pixar no se hacen, porque tienen un tipo de público. Durante varios años ahorré dinero y justo cuando estaba trabajando en Monstruos University, me fui. necesitaba hacer otra clase de monstruos, cosas macabras [se ríe].

-De ahí su corto, La Noria . ¿En qué fase está a día de hoy?

-Ahora nos queda la corrección de color, y en el otoño ya lo mandaremos a festivales. La verdad es que me metí en ello pensando que iba a durar dos o tres años de producción, pero han sido siete. Yo no tenía un estudio o una financiación, así que iba a cada una de las compañías de software, les decía lo que quería hacer, y ellos nos ayudaban con licencias. Después trabajamos de forma distribuida. Suena fácil, pero no teníamos financiación, llevó tiempo... Pero estoy orgulloso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine