17 de agosto de 2018
17.08.2018

Alvedro tiene más obstáculos contabilizados por Enaire que Lavacolla y Peinador juntos

Santiago cuenta con 389 elementos conflictivos y Vigo con 713, frente a los 1.292 de A Coruña - Los árboles, uno de los puntos más numerosos en los aeródromos gallegos

17.08.2018 | 01:38
Un avión, en la pista de Alvedro.

Las cifras

  • Edificios. En Alvedro se señalan 136 edificios, como obstáculos; en Lavacolla, once, y en Peinador, 23
  • Árboles. En Alvedro hay 416 árboles que Enaire califica como obstáculos, frente a los 198 de Vigo, y los 158, de Santiago, cuyos aeródromos están en unas zonas mucho más despejadas que la del aeródromo coruñés
  • Antenas. En la lista hay 69 antenas contabilizadas en Alvedro, 30, en Lavacolla y 25, en Peinador
  • Señales. En Alvedro figuran 19 señales, frente a las 55 de Lavacolla y las quince del aeródromo vigués

En la lista de obstáculos de los aeropuertos que confecciona el gestor del espacio aéreo en España, Enaire, consta que Alvedro tiene 190 más que Lavacolla y Peinador juntos. El aeródromo coruñés cuenta con 1.292 puntos que condicionan los vuelos que operan en él; Vigo, con 713 y Santiago, con 389. Esto no significa que todos los elementos afecten al funcionamiento diario de los aeropuertos, ya que se tienen en cuenta desde edificios hasta vallas y muros aunque algunos de ellos sí lo hacen.

En este catálogo de obstáculos hay elementos que se repiten en todos los aeropuertos, destacan los árboles y la vegetación, aunque hay también postes, torres, chimeneas y, en el caso de A Coruña, también silos. Y es que, el entorno en el que cada uno de los aeropuertos está ubicado determina la cantidad de obstáculos que interfieren en los vuelos, Peinador y Lavacolla están en un espacio más liberado que Alvedro, que está en una zona habitada, por lo que su lista de puntos conflictivos se multiplica.

No todos los elementos señalados por Enaire son ajenos al aeropuerto, en el caso de Alvedro, por ejemplo, hay un foco de iluminación que está en el recinto y que sí que interfiere con el funcionamiento del sistema antiniebla ILS, cuando está operativo con la categoría II, que se activa en condiciones de casi nula visibilidad. Su presencia condiciona los mínimos establecidos para que los pilotos decidan si frustran la maniobra y desvían el vuelo o pueden tomar tierra por la cabecera principal, la que está más cerca de la ría, ya que es la única que tiene instalado un sistema de ayuda al aterrizaje.

En esta lista de obstáculos consta también la presencia de cables del sistema eléctrico en los aeropuertos gallegos. Algunos de estos elementos pueden ser retirados o talados, en el caso de los árboles, o pueden reducir su impacto. El Concello de Culleredo y AENA firmaron un convenio para localizar a los dueños de las parcelas en las que se encuentren algunos de estos elementos para solicitarles que los eliminen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

esquelasfunerarias.es