02 de septiembre de 2018
02.09.2018
La Opinión de A Coruña
Proyectos de energías alternativas

Un futuro limpio sobre el pasado de Bens

La empresa gestora del antiguo vertedero finaliza las obras para captar biogás e incrementar un 10% la producción eléctrica de las instalaciones. Reduce los contaminantes que van a la red de saneamiento

02.09.2018 | 02:17

En enero del año pasado, la empresa Valtalia ganó la gestión del antiguo vertedero de Bens para convertirlo en un lugar productivo a través de la captación de biogás y también en un espacio limpio, verde y regenerado. La empresa ha finalizado ya las obras de mejora en este lugar, en el que prevé aumentar la producción de energía en un 10% y también en el que ha construido una depuradora de lixiviados que permita que disminuya la carga contaminante que pasa a la red municipal de saneamiento. Y es que, desde que el vertedero se selló en 2002 -tras su caída el 10 de septiembre de 1996-, la idea de darle una nueva vida a este espacio estuvo siempre sobre la mesa. Una parte se convirtió en parque, la otra está en proceso de ser productiva

Desde aquel día del año 2002 en el que se selló definitivamente el vertedero de Bens, la idea de darle una vuelta a ese gran espacio de maloliente pasado estuvo siempre encima de la mesa. Con los años, una parte se convirtió en parque y, ahora, es uno de los pulmones verdes la ciudad, incluso tiene una zona reservada para el esparcimiento de los perros. Otra más pequeña, que tiene en su sustrato su pasado como vaso para depositar residuos, está ahora en proceso de tener una nueva vida, un uso más limpio, aunque ligado a su anterior actividad.

En enero del año pasado, el Concello adjudicó a la Unión Temporal de Empresas Valtalia Bens un contrato para la adecuación, la conservación y el mantenimiento del antiguo vertedero así como de la explotación de la planta de cogeneración de biogás, ya que, debido a los residuos que quedaron atrapados con el derrumbe del vertedero, se puso en marcha un proyecto para convertir sus restos en energía.

Pero, ¿qué está pasando en Bens? ¿Por qué hubo durante meses excavadoras haciendo zanjas y máquinas pesadas poniendo telas en el suelo, como si fuesen una alfombra? La firma que ganó el concurso, Valtalia, explica que, el pasado mes de mayo, finalizaron las obras de la primera fase de adecuación de las instalaciones para poder ponerse en marcha a pleno rendimiento en el futuro y arrancar al que fue el vertedero de la ciudad y el área metropolitana, un futuro limpio, verde y productivo. Y es que, en este contrato municipal, de más de un millón de euros, había dos partidas diferentes: una para obras, valorada en 812.337 euros y, otra, de gestión, de 376.771 euros, dividida en cinco anualidades -la primera de 115.000 euros, las tres siguientes, de casi 126.000 y, la última, de casi 10.500 euros-. La duración del contrato es de cuatro años prorrogables a dos más, aunque el plazo de ejecución de los trabajos de mejora es de seis meses. A cambio de regenerar la zona y de cuidar este espacio, la empresa se queda con la producción de esta energía alternativa.

En lo que había sido el vertedero de Bens había ya un sistema para captar biogás a través de la descomposición de los residuos orgánicos, aunque su funcionamiento y su efectividad será ampliada y mejorada a partir de ahora, cuando las nuevas instalaciones funcionen a pleno rendimiento.

Esto implica que se generará más energía, según los cálculos de la empresa, un 10% más de la que ya se estaba registrando en la antigua planta.

La empresa asegura que convertirá, tras las actuaciones pertinentes, "el viejo depósito de residuos que hasta 2002 dio servicio a la población de A Coruña y su comarca, de 175.000 metros cuadrados, en un centro medioambiental con soluciones de vanguardia" para combinar "el tratamiento de residuos urbanos y el aprovechamiento energético".

Es por ello por lo que, desde Valtalia afirman que esta actuación es "de un elevado grado de especialización" y que representará "una referencia a nivel nacional en gestión integral de residuos urbanos, en sostenibilidad y en soluciones alternativas y ecológicas para la producción energética".

Estas obras incluyen, según el pliego de condiciones y la empresa adjudicataria del contrato, la adecuación y la mejora de las instalaciones existentes, pero también la puesta en marcha de una "moderna depuradora de lixiviados", que son los líquidos que se generan por la degradación de los residuos depositados en el vertedero años atrás, así como la ampliación de la red de captación de biogás.

Esta depuradora tiene el cometido de "minimizar y reducir de forma drástica" la carga contaminante de los residuos líquidos antes de que sean incorporados a la red de saneamiento municipal, ya que la instalación está conectada a esta canalización general.

En el proyecto que realizó el Concello para sacar a concurso este contrato, solicitaba también que la empresa que se hiciese cargo de este nuevo espacio plantase especies autóctonas, dos de ellas gramíneas y todas ellas perennes.

Desde la unión temporal de empresas, explican que cumplirán este mandato utilizando el método de la hidrosiembra, que mezcla semillas con líquido y que se puede realizar con máquinas en grandes extensiones de terreno. Entre los objetivos que se marca esta concesión municipal estaba el de "lograr la regeneración de las zonas afectadas por hundimientos", ya que, según el proyecto municipal, existían "dos zonas de hundimiento de la superficie en la zona de coronación del talud".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es