29 de septiembre de 2018
29.09.2018
La Opinión de A Coruña

Guerra contra coches en las paradas

El Concello prepara el concurso para otorgar la concesión del autobús urbano con nuevos servicios. El más novedoso intentaría solucionar uno de los deportes coruñeses por excelencia: aparcar en las paradas

29.09.2018 | 00:52
Un autobús se acerca a su parada de la avenida de A Concordia, atestada de coches.

El Concello prepara el concurso para otorgar la concesión del autobús urbano, una vez que los tribunales resuelvan el conflicto por la extinción del contrato. En mayo, una consultora firmó un estudio económico sobre los costes que tendría la concesión, unos 250 millones en diez años, de los que el Concello asumiría para hacerla viable un 44%. Añade para estas estimaciones nuevos servicios que se pretenden implantar. El más novedoso intentaría solucionar uno de los deportes coruñeses por excelencia: aparcar en las paradas de autobús. Sería a través de un sistema de control de ocupación, con dos vehículos vigilando a los coches que estacionan cerca de las marquesinas y causan problemas a conductores y viajeros, especialmente a aquellos que tienen problemas de movilidad.

El problema en A Coruña es tan evidente que varias cuentas de redes sociales se dedican a sacar fotografías por decenas a los infractores -así como los que lo hacen en pasos de peatones o curvas-, incluida la de la propia Compañía de Tranvías. La Memoria de la Policía Local de 2017 recoge que se multaron a 968 vehículos por estacionar en zona reservadas al transporte público urbano. Son solo el 1,59% de las multas de tráfico relacionadas con infracciones contra la movilidad (en las que casi el 60% se impusieron por circular por la Marina). Las penas, leves, son de hasta 100 euros.

El nuevo sistema incluiría, según el informe de la asistencia técnica, la "vigilancia y denuncia, si procede, de la ocupación indebida de carriles buses" -aún pendientes de implantación- "y paradas de autobús". La nueva operadora del servicio tendría que disponer de "medios de vigilancia automática en base a vehículos eléctricos equipados de un sistema de lectura de matrícula".

Podría funcionar así de un modo similar a la ORA o el multamóvil, con fotografías de los infractores que serían derivados a la Policía Local, que es la única que puede tramitar las denuncias. Tendría que tener dos vehículos y un "sistema embarcado de lectura automática de matrículas y generación de denuncias para cada vehículo", además del desarrollo software necesario para la integración de las denuncias en el proceso de tramitación municipal, "según acuerdos a establecer con el área municipal correspondiente".

El coste sería de unos 108.000 euros, con plazo de amortización de diez años para la operadora. Esto, sin contar el personal necesario, que también aparece recogido en otro apartado del estudio. El "personal de vigilancia de ocupaciones" estaría formado por cuatro conductores de vehículos de vigilancia "para realizar el control de lunes a domingo en horario de mañana y tarde".

También ve necesaria la incorporación de la figura de un administrativo para la revisión de las propuestas de sanción "previa tramitación por parte del área municipal correspondiente". Según convenio colectivo, unos estarían asimilados en la categoría de inspector y otra en la de auxiliar administrativo, con lo que los costes anuales quedan estimados en el informe de los 138.155 euros en 2019 a los 143.466 euros al final de la concesión.

Nueva atención al cliente

No sería la única novedad introducida en cuanto a los servicios ofrecidos por la nueva concesionaria elegida. "Se considera de interés la disposición por parte del servicio de transporte urbano, de una oficina de atención a las personas usuarias, que permita la atención directa a los usuarios del bus municipal", indica la consultora contratada por el Concello. Entienden que el nuevo personal de esta oficina debería atender durante mañana y tarde de lunes a viernes y las mañanas de los sábados y para ello harían falta cuatro trabajadores, con categoría de auxiliar administrativo. "Hay que tener en cuenta que actualmente ya existe una atención telefónica diaria de 7.00 a 23.00, que sería complementaria de este modo a la asistencia presencial en la oficina", añade el informe.

El próximo 30 de noviembre finaliza la prórroga de dos años impuesta a Tranvías con la extinción del contrato. Se intentó negociar una mejora de las condiciones del servicio a cambio de prolongarla hasta 2024, pero de momento ha sido agua a la vista del último enfrentamiento por la rebaja unilateral de tarifas para evitar la "sobrecompensación" de Tranvías. "Estamos esperando por un lado a que el juez concluya sobre la pertinencia de esa declaración y por otra estamos redactando los pliegos de condiciones para convocar un concurso", afirmaba el edil responsable, Daniel Díaz, la pasada semana en una entrevista a este periódico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es