14 de octubre de 2018
14.10.2018

Cruceristas de otro mundo

El 'Peace Boat', que oferta un turismo responsable con la paz como fin, hace escala en la ciudad con japoneses interesados en otras culturas

14.10.2018 | 01:02
Turistas japoneses hacen fotografías en la plaza de María Pita.

El Puerto coruñés tuvo ayer un invitado de lujo: el Ocean Dream, de la naviera Peace Boat. No es un crucero al uso. Su nombre, que significa barco de la paz, refleja su espíritu: una embarcación japonesa que permite a sus pasajeros superar fronteras e iniciar vínculos de cooperación y diálogo en mar abierto.

La organización no gubernamental y no lucrativa que se encarga de organizar estos viajes de "turismo responsable", como anuncia a través de su página web, trabaja para promover la paz, los derechos humanos, el desarrollo justo y sostenible y el respeto por el medio ambiente.

Por ello, los japoneses que ayer se dejaron ver por la ciudad no son unos cruceristas corrientes. Tienen otra forma de ver mundo. "Son muy respetuosos y educados. Se interesan mucho por la arquitectura", explica Óscar López, de la Asociación Profesional de Guías Turísticos de Galicia, que acompañó a algunos de los pasajeros del Peace Boat durante la jornada de ayer.

"Me sorprendió que están muy interesados en conocer nuestra cultura. Cada vez que habla el guía, hay silencio absoluto", cuenta Óscar López tras pasar el día con ellos entre A Coruña y Santiago de Compostela. Ya habían atracado en la ciudad, en 2010, en un viaje de temática antinuclear en el que iban supervivientes de Hiroshima.

La embarcación, que está a solo un viaje de llegar al centenario, no solo es especial por los objetivos que persigue, sino también por las actividades que se desarrollan en su interior. En cada viaje participan hasta medio centenar de educadores invitados, entre académicos, miembros de ONG, artistas y otros profesionales que imparten a bordo conferencias sobre temas relacionados con las comunidades que visitan y los retos de la sociedad. De hecho, este mes el barco hizo escala en Motril, donde los japoneses entraron en contacto con la cultura gitana.

Esta aventura, sin embargo, tiene un precio. Y aquí parece elevado. Cada pasajero paga entre 10.000 y 23.000 euros para formar parte de una expedición que inició su recorrido en Yokohama (Japón) el pasado 1 de septiembre y, antes de llegar a A Coruña, ya ha pasado por China, Singapur, Maldivas, Grecia, Albania, Croacia, Montenegro, Italia, Marruecos y Portugal. El viaje continuará hasta el 18 de diciembre con paradas en Reino Unido, Islandia, Estados Unidos, Cuba, Jamaica, Panamá, Guatemala, Guatemala y México.

"Quieren romper barreras y conocer otros mundos", detalla el guía turístico que también los llevó a conocer Santiago de Compostela, donde conocieron "más sobre el Camino y la religión cristiana". "La mayoría practica el budismo pero se interesaron mucho por la catedral y la peregrinación. Es increíble porque siempre muestran mucha admiración. Me sentí muy cómodo", reconoce Óscar López quien, tras la experiencia, asegura que los japoneses -"encantados" con el marisco gallego- "son un ejemplo". "Son muy estrictos y educados. Si aprendiésemos de ellos, nos iría mejor", añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es