01 de diciembre de 2018
01.12.2018

Casi todos los diseños evaluados en el concurso del puerto prevén vivienda pública o privada

Ocho de las nueve propuestas incluyen usos residenciales, pero con diferente edificabilidad y superficie. Todas proponen la eliminación o traslado de la verja y otras, la mudanza de los cruceros

01.12.2018 | 01:36
Verja del puerto entre el centro de ocio y el hotel Atlántico.

El concurso de ideas del borde litoral convocado por el Concello prosiguió ayer con sus deliberaciones. El tribunal se reunió por la tarde durante tres horas para valorar las nueve propuestas que pasaron la primera criba de las 17 presentadas, las que se ajustaban al pliego de condiciones técnicas. De estas nueve, ocho plantean algún uso residencial, aunque no todas con la misma envergadura y extensión ni todas de carácter privado, sino con apuesta por la promoción pública. Tras la sesión de ayer, otra propuesta quedó eliminada por no incluir el contenido exigido en la memoria. De estas reuniones saldrán los cinco planes finalistas que se someterán a votación popular.

Ocho de las nueve propuestas analizadas ayer buscan un hueco en los muelles liberados para vivienda. Otro punto común entre varios de los diseños que evalúa el tribunal -formado por representantes de diferentes administraciones e instituciones académicas y profesionales- es el traslado del atraque de los cruceros del actual muelle de Trasatlánticos, el más próximo a la dársena de la Marina. También los proyectos le prestan especial atención a la verja del Puerto. Algunos plantean su demolición y otros su traslado, para permitir una mayor integración entre el puerto y la ciudad. Cualquier actuación sobre la verja tendría que tener el permiso de la Dirección Xeral de Patrimonio, al tratarse de un elemento histórico protegido. De hecho, el Puerto tuvo que reconstruir, por orden de este departamento autonómico, 107 metros de este muro, que se retiró para construir el túnel.

El jurado tuvo ya ayer en sus manos los nueve proyectos para su análisis, que fueron reproducidos además en paneles para una mejor visualización por parte del tribunal. Según las bases, están previstas tres rondas de votaciones, donde cada jurado irá seleccionando y puntuando las propuestas que considere mejores. Las propuestas serán anónimas hasta el final de la deliberación y el jurado tendrá que hacer constar en un informe la clasificación, teniendo en cuenta los méritos de cada uno en función de los criterios de valoración de valoración expuestos en el pliego.

El concurso de ideas programa cinco "criterios de valoración": integración urbana entre puerto y ciudad, movilidad y accesibilidad, sostenibilidad, modelo económico y participación ciudadana. Respecto al primer punto, sobre la integración de la trama urbana con la portuaria, las cláusulas indican que se valorará "la combinación y distribución de los usos propuestos y la recuperación de la relación entre la ciudad, el puerto y el mar, así como la integración de espacios libres y equipamientos públicos". El concurso pide a los participantes que piensen cuáles son los déficits actuales en equipamientos y cómo se pueden compensar usando estos espacios, además de cómo reutilizar y "la puesta en valor del patrimonio existente en el ámbito".

En el segundo criterio, movilidad y accesibilidad, las bases establecen que se ha de valorar la mejora de la movilidad en el actual frente urbano. Piden que se considere el puerto como un intercambiador de transportes y que se piensen ideas para "reprogramar la actual infraestructura ferroviaria de San Diego", teniendo en cuenta la nueva estación de San Cristóbal. En cuanto a la sostenibilidad como tercer criterio, las bases demandan propuestas para conectar la fachada litoral "con el corredor verde de la ría do O Burgo y la infraestructura verde metropolitana". Demanda regirse por "los principios de la economía circular y la eficiencia energética, la resiliencia ante los efectos del cambio climático y el reciclaje de las instalaciones y servicios existentes".

Dentro del modelo económico, se valorará "el mantenimiento y mejora de los usos pesqueros" y "la introducción de nuevas actividades limpias y generadoras de empleo y riqueza para la ciudad y su área metropolitana, basadas en la innovación y en las economías verde y azul". Los criterios se cierran con la participación ciudadana, en busca del "carácter democratizador y el protagonismo ciudadano tanto en los usos, equipamientos y actividades propuestas como en la transformación de los terrenos".

Además del alcalde, forman parte del jurado el profesor de Ingeniería Hidráulica Enrique Peña, en representación del Rectorado; el jefe territorial de la Consellería de Mar, Juan Carlos Barreiro; el director financiero del Puerto, Juan Novoa; y Álvaro Mora por Puertos del Estado. En cuanto a los colegios profesionales, figuran Antonio Maroño y Roberto Costas, por los arquitectos; y Lorena Solana y Carlota Pita, por los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. En nombre de la oposición están Avia Veira (BNG), Rosa Gallego (PP) y José Manuel Dapena (PSOE). El profesor Manuel Casteleiro es el representante de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos y también forma parte la directora de la Escuela Galega da Paisaxe Juana de Vega, Isabel Aguirre. El ingeniero Carlos Nárdiz y el arquitecto Xosé Lois Martínez también fuero invitados. El tribunal se completa con cinco altos cargos del área de Renexeración Urbana y su edil, Xiao Varela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es