08 de diciembre de 2018
08.12.2018

El arte del mar en Orillamar

Los propietarios de la casa que hace esquina con la calle Montroig encargan a los grafiteros Yoe e Infamous Bure un mural de referencias marítimas y coruñesas para cubrir toda la fachada

08.12.2018 | 01:58
El grafitero y publicista Yoe delante del mural realizado con su compañero Infamous Bure en la calle Montroig.

El mar y A Coruña. Estas fueron las únicas exigencias que los propietarios del singular edificio de la calle Orillamar en el cruce con Montroig, con escaleras que conducen a sus tres alturas, hicieron a los grafiteros y publicistas lucenses Yoe e Infamous Bure para diseñar un mural que cubra toda la fachada. En cuatro días acabaron con tres cuartas partes del inmueble, ya descubierto y que causa un gran impacto visual, con la Torre de Hércules, nubes y personajes y motivos marineros; falta la parte inferior, para la que necesitarán otro día. La casa forma parte de la propuesta municipal de nuevos elementos protegidos

Si uno pasea o circula por la calle Orillamar, desde esta semana la fachada de un singular edificio va a atrapar su atención. Al llegar al cruce con la calle Montroig, al viandante o conductor le asaltarán los vivos colores y los motivos coruñeses de un mural que de momento cubre las tres cuartas partes del inmueble de tres alturas a cuya primera planta se accede por una escalera, pero que próximamente lo decorará por completo. Los propietarios del edificio desde hace más o menos un año encargaron un mural "que fuera coruñés, con algún elemento reconocible de la ciudad" a un equipo de dos grafiteros lucenses que en cuatro días finalizó el trabajo, al menos el que afecta a la parte de la fachada de las viviendas. Yoe e Infamous Bure son sus autores.

El rojo, el blanco y los azules mar y oscuro dominan el fondo de la obra, sobre el que resalta en el centro una Torre de Hércules de color granate; a su lado, un fornido marinero catalejo en mano, al que acompañan con vestimentas de estilo marítimo una joven y un niño sentados sobre el tentáculo de un pulpo que rodea el faro. Nubes adornan el espacio del primer piso y símbolos, motivos y pequeños dibujos variados (un ancla, un barco, unos huesos, un corazón), el del segundo y el tercero. Coruña á vista se lee junto al catalejo, y más abajo Montroig 2, que señala la dirección del edificio. Falta completar la obra en el lateral de la escalera entre la acera y la primera planta, ahora con la imagen desgastada de un rostro semicubierto por una mano en una pared desconchada por la humedad. "Lo que queda por acabar, que nos llevará un día, es una sorpresa", admite Yoe.

Los propietarios del inmueble se fijaron en la localidad donde viven, Burela, para contratar a los autores del mural para la casa. En un muro del puerto de este pueblo lucense cada año se crean grafitis, de los que los mejores son premiados. Yoe e Infamous Bure ganaron el año pasado y fueron segundos este. Recibieron la propuesta de los dueños del edificio de Montroig para decorar la fachada cuando ya tuvieron en sus manos el permiso municipal. "Queríamos hacer la casa nuestra, con algo que representase la ciudad y el mar, con lo que se reconociese A Coruña. Con esa idea los chicos trabajaron libremente, nos mostraron tres ideas y escogimos la que más nos gustó. Nos parece que quedado muy bien", comenta uno de los propietarios, satisfecho además "por difundir la obra de gente joven".

"El mural tiene una bonita mezcla de color con matices marineros y personajes, luce y llama la atención. Tiene un impacto visual notable", resalta Yoe. Junto a su socio ha creado variedad de murales en espacios públicos y privados en varias ciudades de España y en el extranjero. El grafiti es uno de los servicios que ofrecen desde hace once años en su empresa Concepto Circo, diversificada también en ropa, diseño, publicidad y creaciones audiovisuales.

El número 2 de la calle Montroig es uno de los inmuebles incluidos por el Gobierno local en su propuesta para incorporar nuevos elementos al catálogo de protección de la ciudad, aprobado inicialmente en el pleno del mes pasado, lo que conllevará una modificación puntual del Plan General de Ordenación Municipal. Para este edificio residencial, que data de 1945, se propone un nivel de protección 3 o estructural para edificios de singular valor arquitectónico. Antes de que se realizase la primera parte del mural con espray específico para grafitis las dos alturas superiores eran de color verde pistacho y el primer piso naranja; la barandilla de las escaleras es blanca y azul. En la actualidad solo está habitada una planta y los propietarios han realizado algunas reformas interiores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es