21 de diciembre de 2018
21.12.2018

Hijos de Rivera se plantea Morás como "una gran reserva de suelo" a diez años vista

La inversión en las instalaciones de A Grela se mantiene y garantiza su permanencia "al menos treinta años" / "No hay proyectada una nueva fábrica, pero tenemos que ser previsores", afirma Ignacio Rivera

21.12.2018 | 01:17
Obras de ampliación que realiza Hijos de Rivera en su planta de A Grela.

Hijos de Rivera, propietaria de la cerveza Estrella Galicia, se plantea la compra de la mitad del polígono de Morás, en Arteixo, como una "gran reserva de suelo" para su expansión en el futuro. Así lo explica el consejero delegado de la empresa, Ignacio Rivera, que asegura que no hay ningún proyecto definido por el momento y que se marca un plazo mínimo de "diez años" para actuar en esta superficie del parque empresarial. La operación, en la que intervienen la Xunta, el Gobierno local de Arteixo y Emalcsa, está todavía sin cerrar, aunque hay buena voluntad entre todas las partes.

La factoría de Estrella Galicia en A Grela seguirá con su funcionamiento normal en los próximos años. Actualmente Hijos de Rivera ejecuta las obras de ampliación de este recinto. Las instalaciones se agrandarán hacia la parcela colindante, en la que se encuentra el campo de fútbol municipal de A Grela 2. Este proyecto tiene un coste de más de 150 millones de euros. Ignacio Rivera afirma que si la compañía decide irse "algún día" lo haría en "un plazo de más de 30 años". "La de A Grela es una fábrica nueva y ahí nos quedaremos muchos años, pero tenemos que ser previsores", aclara Rivera.

La compra de terreno en Morás tiene como objetivo garantizar la expansión a largo plazo. La empresa señala que quiere "tener un terreno" para estar "tranquilos" en las próximas décadas y así disponer de un espacio para crecer. Hijos de Rivera decidirá a qué destina este suelo cuando sea de su propiedad, pero ahora no tiene "proyectada una fábrica". La actual factoría de cerveza de Estrella Galicia cuenta con una capacidad de cocimiento de 400 millones de litros de cerveza al año, pero su departamento de envasado y almacenaje no está preparado para asumir ese volumen de mercancía. La compañía busca así asegurar con tiempo suficiente el crecimiento y la viabilidad de las operaciones de negocio.

Sobre su llegada al polígono arteixán, Ignacio Rivera explica que la empresa quiere "tener la garantía" de que "llegue el agua perfectamente" y que analiza las condiciones del suelo que pretende adquirir, una superficie cercana al medio millón de metros cuadrados. "Estamos hablando de unos terrenos que son muy grandes. No es fácil, estamos hablando de un proyecto muy grande", afirma. El consejero delegado de Hijos de Rivera además advierte de que la "operación" tiene "su dificultad" porque intervienen tres entidades diferentes: la Xunta (propietaria del polígono), el Concello de Arteixo y Emalcsa.

Todas las partes prevén que haya un acuerdo en breve, pero por el momento no hay nada formalizado que permita el desembarco de Hijos de Rivera en el polígono de Morás. El abastecimiento de agua es una pieza clave en esta operación, ya que el Gobierno gallego, Concello y Emalcsa deben garantizar un caudal mínimo. El polígono, por su orografía, tiene importantes desniveles, lo que requiere un sistema que permita bombear el agua, según señala la firma.

La iniciativa, que se analiza desde hace varios meses, supondría, en caso de concretarse, garantizar a largo plazo el crecimiento de la empresa y blindar su permanencia en A Coruña. La empresa no oculta que Morás es su opción favorita para este propósito. Ignacio Rivera reconoce que se han "explorado diferentes sitios" para ampliar su actividad y que Hijos de Rivera no quiere "perder" su "origen". "Nuestro sueño es quedarnos en Galicia", indica.

La compañía con sede en A Coruña analiza la adquisición de medio millón de metros cuadrados en el polígono de Morás, cuya gestión realiza la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda. Esta superficie supone la mitad de suelo industrial disponible en el parque empresarial arteixán en la actualidad, donde todavía no hay ninguna empresa asentada.

La fábrica del polígono de A Grela es la única que tiene Estrella Galicia para abastecer a los mercados de Europa y de Asia. En Brasil explora la posibilidad de tener otra factoría, aunque en este caso todavía no hay nada cerrado. La búsqueda de nuevos terrenos no afectará en modo alguno en el medio y el largo plazo a la fábrica de A Grela, ya que la compañía realiza importantes inversiones en estas instalaciones.

La empresa cervecera, que tiene 112 años de historia, quiere garantizar su expansión en el futuro debido a que actualmente experimenta un importante crecimiento. Las ventas de la empresa superaron el pasado año los 465 millones de euros, un 14% más que el ejercicio anterior y su producción de cerveza un 18%. La firma multiplicó por 2,5 su facturación desde 2010. Ese aumento de su actividad favoreció además que Hijos de Rivera incorporase 104 profesionales a su plantilla el año pasado, con lo que ya supera los 1.000 empleados en total. En este crecimiento también fueron vitales las inversiones, que alcanzaron los 75,7 millones el año pasado (casi 200 millones entre 2015 y 2017), y el grupo prevé seguir en los próximos ejercicios con una inversión media de 76 millones.

El negocio relacionado con la cervecera coruñesa equivale al 1,1% del Producto Interior Bruto (PIB) gallego y el 1,68% de la población activa de la comunidad tiene una ocupación vinculada a Hijos de Rivera.

El agua mineral ha pasado a ser una pata importante de la actividad de la empresa y su crecimiento, al igual que en caso de la cerveza, es sólido durante los últimos ejercicios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es