12 de enero de 2019
12.01.2019
La Opinión de A Coruña

El Concello aplaza la anulación del contrato de cuatro 'parkings' para cerrar flecos legales

El Gobierno local debe definir cómo gestionará los aparcamientos de María Pita, Maestro Mateo, plaza de Galicia y San Cristóbal - Prevé antes rescindir la concesión

12.01.2019 | 00:25
El aparcamiento de María Pita.

La Junta de Gobierno Local dio marcha atrás ayer en la aprobación del expediente que daba por finalizada la relación entre la concesionaria Aparcamientos Reo y el Concello. La empresa construyó los aparcamientos de María Pita, Maestro Mateo, la plaza de Galicia y San Cristóbal y los explotó durante un tiempo, aunque desde 1990 -el contrato con Reo se firmó en 1986- las instalaciones están atendidas por cuatro compañías diferentes, que se hacen cargo del mantenimiento y de pagar el canon de explotación, aunque no es su obligación, al no ser ellas las beneficiarias del contrato y al no haber pedido tampoco la adjudicataria que se les pasase a ellas la concesión de los aparcamientos.

El alcalde, Xulio Ferreiro, explicó ayer que la decisión se había aplazado "quince días" para solventar asuntos legales que quedaron pendientes en la resolución, entre ellos, cómo se prestará el servicio en estos enclaves a partir de la rescisión del contrato.

"En el aparcamiento de Monte Alto se toma una medida excepcional, que es que siga prestando el servicio durante el tiempo indispensable para encomendarle la gestión a Emvsa [Empresa Municipal de Vivenda, Servizos e Actividades]. A raíz de la nueva ley de contratos tenemos que aprobar una ordenanza con unas tasas específicas para este aparcamiento", apuntó ayer Ferreiro, tras la Junta de Gobierno Local.

La concesionaria actual será la que se haga cargo del servicio hasta que esta ordenanza entre en vigor. Fue por ello por lo que la Junta de Gobierno Local aprobó ayer una prórroga de la concesión del aparcamiento subterráneo del mercado de Monte Alto, ya que el contrato expirará el próximo sábado, 19 de enero, y no está aprobado todavía el documento que ha de regir los precios de utilización que se cobrarán una vez que esta infraestructura pase a manos de la empresa municipal.

Para "no provocar problemas en los trabajadores" ni en los usuarios de estos aparcamientos, el Gobierno local ha decidido "acompasar" la declaración de caducidad de las concesiones con las medidas necesarias para que se siga prestando el servicio sin incidencias.

"Decidimos hacerlo todo junto y no por partes, por lo que lo dejamos encima de la mesa hasta una próxima reunión de la Junta de Gobierno Local, a recomendación de la asesoría jurídica", indicó el alcalde, que prevé que en dos semanas se podrá desatascar esta cuestión y que tanto el aparcamiento de Monte Alto como los cuatro que gestionaba Aparcamientos Reo -María Pita, Maestro Mateo, la plaza de Galicia y San Cristóbal- puedan pasar a ser explotadas por Emvsa.

El Concello tendrá que decidir cómo se gestionarán estos espacios a través de Emvsa tras declarar la caducidad de la concesión, es decir, los precios que tendrán y cómo se prestará el servicio. La decisión de rescindir el contrato a Reo cuenta con el respaldo del Consello Consultivo de Galicia, ya que la firma no presentó alegaciones al acuerdo que tomó la Junta de Gobierno Local en noviembre, para retirarle las concesiones.

El Concello centra su decisión de retirarle la concesión a Reo en las investigaciones de los técnicos municipales, iniciadas en 2007, que derivaron en la conclusión de que la adjudicataria de la gestión de los cuatro aparcamientos carecía de actividad aunque, oficialmente, no estaba extinguida.

Esta investigación la detonaron las empresas a las que Reo había subcontratado la gestión de los aparcamientos, ya que advirtieron al Concello de que la adjudicataria no tenía actividad y que todas las tareas y gastos las asumían ellas. Esto es, según el Concello, una "infracción gravísima de sus obligaciones esenciales".

El encargado de la explotación del subterráneo de Monte Alto y el Concello han llevado a los tribunales el contrato, ya que el concesionario se queja de que las obras en el mercado, en 2006, modificaron unilateralmente las cláusulas del acuerdo al hacerle perder siete plazas de estacionamiento, por lo que solicita una indemnización y cifra las pérdidas en 295.784 euros, una cantidad que las arcas municipales todavía no han desembolsado, a pesar de que el proceso se inició hace doce años.

Los tribunales también eximieron al concesionario de pagar el canon de uso durante cinco ejercicios, entre 2003 y 2008. En total, 64.909 euros. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia entendió que se había superado el plazo máximo para reclamar las cuotas atrasadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es