20 de enero de 2019
20.01.2019
La Opinión de A Coruña

Penado por abusar de una joven en 2007 y por atacar a niños en Ourense, en 2008

Evitó el juicio por el caso de los menores al aceptar una pena de cuatro años - Había sido condenado a dos por agredir a la mujer

20.01.2019 | 00:51

El acusado por haber abusado sexualmente de al menos trece menores en A Coruña entre el pasado mes de diciembre y el 18 de enero fue condenado en dos ocasiones en el año 2008 por abuso sexual. El 18 de febrero de 2007, sobre las dos y media de la madrugada, J.L.C. atacó a una joven de 19 años cuando volvía a su casa, le tapó la cabeza con una prenda de ropa, la tiró al suelo y consiguió realizarle tocamientos. Por estos hechos, fue condenado a dos años de prisión.

En noviembre de 2008, J.L.C., que para entonces tenía 26 años, evitó someterse a un juicio en la Audiencia de Ourense por intento de agresión sexual y abuso sexual a varios menores al llegar a un acuerdo con la Fiscalía, que le pedía diez años de cárcel. La condena, finalmente, fue de cuatro años, aunque llevaba ya siete meses en prisión provisional, después de que agentes de la Policía Nacional lo detuviesen tras abordar a cuatro menores en la calle, a la salida del colegio.

Los hechos por los que fue condenado coinciden con los que se le imputan en A Coruña. La sentencia recoge que J.L.C. esperaba a que los pequeños saliesen del colegio -actuó en varios de ellos-, como en A Coruña y, entonces, los abordaba para que lo acompañasen con la intención de abusar de ellos sexualmente.

El hombre estaba acusado de haberse acercado a un menor en las inmediaciones de un hotel de la ciudad y de haberle pedido que se fuese con él a un sitio que le iba a gustar. Este hecho fue calificado de tentativa de abuso sexual. Su abogado, entonces, defendió que lo único que hacía su cliente era pedirle a los menores que se fuesen con él, sin que mediase más contacto físico. J.L.C. no opuso resistencia a su detención el pasado viernes, cuando llegó el agente de la Policía Local a la plaza Cántigas da Terra donde estaban unos jóvenes que lo retenían y también el padre de la víctima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es