25 de enero de 2019
25.01.2019
La Opinión de A Coruña

Una demora con apéndice

Un mes después de obtener sus licencias, dos cooperativas del ofimático aún no pueden ocupar sus pisos, al esperar por la calificación definitiva de vivienda protegida que tramita la Xunta

25.01.2019 | 01:57
Edificio de viviendas de la cooperativa A Carnocha en el parque ofimático.

Más de un mes después de que el Concello otorgase la primera licencia de ocupación a una cooperativa del parque ofimático, ninguno de los socios ha podido entrar ya para vivir en alguno de los 26 pisos protegidos de su edificio. Ocurre lo mismo con los miembros de Cofuncovi en su inmueble de 78 viviendas de protección, a quienes el Ayuntamiento concedió también la autorización para ocupar sus domicilios hace casi un mes. Ambas sociedades esperan todavía por la calificación definitiva de vivienda de protección autonómica, que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda no les ha entregado. ¿Cuándo lo hará? No tienen fecha. "Esperamos que pronto", señalan desde ambas cooperativas.

Esta nueva demora se suma a las sufridas antes por los propietarios que desde que terminaron de construirse sus edificios no han podido entrar a vivir en sus pisos al no contar con las licencias de ocupación. Primero los trabajos de urbanización que el Concello prolongó más allá de los seis meses previstos; al mismo tiempo las intervenciones de Unión Fenosa Distribución en las torres de media tensión del polígono, que condicionaron las actuaciones municipales; y después las anomalías técnicas que las cooperativas tuvieron que corregir por orden de la compañía eléctrica, han frenado los últimos pasos para acceder a sus viviendas.

Y aún queda otro trámite. La calificación definitiva por la que esperan los cooperativistas acredita el cumplimiento de las normativas jurídica y técnica de edificación de las viviendas protegidas, mientras que la licencia de primera ocupación que ya han recibido verifica que lo edificado se adapta al uso permitido y a lo autorizado en su día mediante la licencia de obras. Una no excluye a la otra, son actos administrativos diferentes y necesarios por los que han de pasar los propietarios antes de escriturar sus pisos y vivir ya en ellos.

Otra cooperativa, Parque Ofimático, con 76 viviendas libres, inició más tarde el proceso de envío de documentación al Concello y subsanación de deficiencias técnicas reclamado por Fenosa (ahora Naturgy) y aún no ha terminado, por lo que no tiene licencia.

Tras solventar su responsabilidad en la tramitación administrativa de las viviendas ya construidas, el Concello tiene la redacción del proyecto de urbanización del resto del polígono, lo que falta tras las obras ya realizadas para que los cooperativistas pudieran entrar en sus pisos. Los promotores inmobiliarios con suelo en el ofimático consideran "razonable" este proyecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es