01 de febrero de 2019
01.02.2019

La mediación acaba en acuerdo y acerca a su final el litigio de 21 años por el edificio Fenosa

Concello, denunciante y propietarios consensúan sustituir el derribo del inmueble que ordena las sentencias por otras medidas, que deberá homologar el Tribunal Superior para hacer eficaz el acuerdo

01.02.2019 | 01:12
Una de las fachadas del edificio Fenosa, en la calle Fernando Macías.

CLAVES

  • La mediación Fue la vía acordada por el Concello, los propietarios del edificio Fenosa y el denunciante de las obras ilegales de 1997 para resolver cómo ejecutar las sentencias de derribo
  • El acuerdo Las partes acuerdan ejecutar el fallo sustituyendo el derribo por diversas medidas, entre ellas responsabilizar a la Corporación que autorizó la obra en el mandato de Vázquez
  • La validez El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que planteó la mediación a petición del Concello, debe homologar el acuerdo de la mediación para dar validez a la ejecución del fallo

La mediación intrajudicial para resolver el largo litigio del edificio Fenosa culmina en acuerdo. Las partes afectadas por el caso, con sentencias firmes que ordenan devolver el inmueble al estado previo a la reforma ilegal de 1997, es decir, demolerlo, llegaron a un consenso para ejecutar la sentencia, según informó ayer el Concello. El acuerdo tendrá que ser homologado por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, el órgano judicial que, a petición del Ayuntamiento, abrió la vía de la mediación en octubre para encontrar una salida al pleito. Concello, denunciante y propietarios acuerdan, entre medidas aún por conocer, que se reconozca la responsabilidad de la Corporación local que permitió la obra y la construcción de pisos protegidos en el ofimático

El Ayuntamiento de A Coruña informó ayer de que la mediación intrajudicial a la que se acogieron en octubre los afectados por el larguísimo litigio del edificio Fenosa, sobre el que pesan sentencias firmes de derribo desde 2001, ha concluido con acuerdo. El Concello, el denunciante de las irregularidades urbanísticas cometidas en la reforma del inmueble en 1997 y la comunidad de propietarios acordaron, con la mediación del jurista Pascual Sala, el cumplimiento de la sentencia que ordena su demolición "mediante la sustitución de la ejecución in natura por una serie de medidas de diverso alcance", según informa el Ayuntamiento. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), órgano que en octubre abrió la vía de la mediación para resolver el caso a petición del Concello, tendrá que homologar el acuerdo para que sea eficaz y ponga fin a un conflicto judicial iniciado hace 21 años.

La fórmula acordada para ejecutar la sentencia del TSXG de 2001 y ratificada por el Tribunal Supremo en 2006, que obliga a devolver el edificio de la calle Fernando Macías al estado en que estaba antes de la reforma ilegal de 1997, quedaría definida con el visto bueno del Alto Tribunal gallego, que de momento mantiene vigentes los compromisos de confidencialidad a los que obligó a las tres partes. El Concello, no obstante, avanzó en una nota de prensa cuatro medidas acordadas por los afectados que sustituirán la ejecución del derribo.

Una de ellas es el reconocimiento público de responsabilidad de la Corporación municipal que en 1997, con Francisco Vázquez como alcalde de A Coruña, permitió las ilegalidades denunciadas en la reforma de la antigua sede de Unión Fenosa.

Otra es la adopción de un protocolo de buenas prácticas urbanísticas con el fin de evitar que se repitan casos como el del edificio de Fernando Macías. El Concello, además, construirá un inmueble de unas 50 viviendas de protección oficial en el parque ofimático a propuesta del denunciante, que renuncia a exigir la íntegra compensación que considera que le correspondería. Al recurrente se le reconocería el reconocimiento de una indemnización por los daños personales de índole moral causados durante más de 21 años, de acuerdo con el comunicado del Ayuntamiento.

La comunicación del Concello excluye, dentro de la lista de acuerdos, que la ejecución de la sentencia vaya a conllevar obras materiales en el propio inmueble, como las propuestas en 2016 por el Ayuntamiento para realizar una reforma parcial con la que tratar de devolver la legalidad al edificio mediante la eliminación de algunos elementos de la fachada, solución que posteriormente no admitió el Superior, basado en otro fallo del Supremo.

La mediación intrajudicial planteada por el TSXG fue aceptada por las partes del caso Fenosa en octubre pasado, que unos días después validaron la elección del jurista Pascual Sala, expresidente del Supremo, del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Sala, de 83 años, pertenece al reputado despacho de abogados Roca Junyent, cuyo fundador es uno de los siete padres de la Constitución española, Miquel Roca Junyent. La firma defendió en 2013 a la infanta Cristina en el juicio por el caso Nóos.

La mediación que solicitó el Concello y propuso el TSXG se concibió como el último cartucho para desatascar el interminable litigio del edificio Fenosa, al tratarse de un medio de resolución de pleitos alternativo y complementario a la administración de Justicia que busca que las partes alcancen un acuerdo voluntariamente, que luego será revisado por un juez para darle validez legal. El Supremo había cerrado en julio de 2017 la vía de la casación a la que habían recurrido el Concello y los propietarios del edificio al rechazar que se declarase inejecutable la sentencia de derribo que pesa sobre el inmueble desde 2001.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es