23 de febrero de 2019
23.02.2019
La Opinión de A Coruña

Europa alerta de que no se pueden reasignar fondos de la depuradora de Santiago a la ría

La europarlamentaria del BNG, Ana Miranda, instará a Xunta y Estado a ponerse de acuerdo para ejecutar la regeneración del estuario - La partida de la depuradora pasó ya al sector TIC

23.02.2019 | 01:22
Mariscadores, en la ría de O Burgo.

La Comisión Europea confirmó ayer a la eurodiputada del BNG, Ana Miranda, que el Estado no ha solicitado todavía la reasignación de fondos para financiar la regeneración de la ría de O Burgo, tal y como adelantó este diario. En una reunión convocada a petición de Miranda para analizar el anuncio realizado hace un mes en A Coruña por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en A Coruña, y por las conselleiras de Mar, Rosa Quintana; Medio Ambiente, Ángeles Vázquez; e Infraestruturas, Ethel Vázquez. Para entonces, ambas partes habían puesto sobre la mesa la posibilidad de completar la financiación de la regeneración de la ría de O Burgo solicitándole a la Comisión Europea que les permitiese reasignar los fondos que se habían destinado a la construcción de la depuradora de Santiago y que no se acabaría en plazo -antes de 2020- para financiar la limpieza del estuario.

Morán aseguró que el Estado formularía esta petición "con carácter inmediato" aunque, un mes después, todavía no la ha presentado. La Comisión Europea alertó ayer en la reunión de que esta opción no es posible, ya que los fondos de la construcción de la depuradora de Santiago, con todos los que no se habían ejecutado de ese programa de ayudas, se han reasignado ya para el fomento de iniciativas del sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Según informa la eurodiputada del BNG, esto no significa que se den por perdidos ya los más de veinte millones de euros que el Estado precisa para completar la financiación del proyecto de dragado, sino que el Estado tiene que pedir una reasignación diferente de los fondos.

"Es una reasignación de otro lote de recursos", explica Miranda, que solicitó la reunión el pasado lunes "preocupada por la situación en la que se encontraba la financiación del dragado de la ría de O Burgo" y tras conocer por este diario que no se había formulado la petición.

En el proyecto de presupuestos para 2019 -que fueron rechazados en el Congreso de los Diputados- el PSOE había consignado 24 millones de euros, la mitad del precio que prevé el proyecto que tenga la obra, según consta en la Declaración de Impacto Ambiental.

La Comisión Europea informó también a Miranda de que el proceso de reasignación de fondos dura cuatro meses desde que se inicia, por lo que, si el Gobierno lo formula antes del 5 de marzo, que será cuando se disuelvan las Cortes para afrontar las elecciones generales, que se celebrarán el 28 de abril, no sería hasta julio cuando se sabría, finalmente, la resolución.

Estos plazos contradicen los planes anunciados por Morán en A Coruña, que preveía que, si la Comisión Europea daba el visto bueno a la incorporación de los fondos de la depuradora de Santiago al dragado de la ría, las obras podrían adjudicarse entre los meses de marzo y julio. En su hoja de ruta estaba también acabar las obras en un año y medio -confía en que las empresas rebajen el pazo de ejecución que, según la Declaración de Impacto Ambiental serán de 23 meses- para poder justificar los fondos en 2021.

La Comisión Europea, sin embargo, explicó ayer, que, si finalmente, el Estado pide fondos y se le conceden, podría sacar a concurso las obras entre 2019 y 2020 y justificar las obras hasta 2023.

Tras la reunión, Miranda envió una pregunta escrita para saber si se había solicitado el cambio de fondos del Programa Operativo Feder Plurirregional de España (POPE) 2014-2020, aunque, a falta de que lo presenten en los próximos días, la respuesta será "no".

La Comisión Europea también puso ayer sobre la mesa la posibilidad de que la plataforma en defensa de la ría participe en los comités de seguimiento de los fondos que salen de Bruselas para financiar proyectos en los países miembros.

Miranda adelantó ayer a este diario que solicitará que las asociaciones formen parte del proceso y también instará al Estado y al Gobierno gallego a que se pongan de acuerdo para financiar el saneamiento del estuario que, en los años 80 daba trabajo a unos 2.000 mariscadores y que, en la actualidad, no emplea ni a un centenar. "A día de hoy, la Xunta tiene 5,27 millones de euros destinados para la gestión del tratamiento de aguas de los fondos europeos regionales, de los que solo ha gastado 126.000. Vamos a pedirle a la Xunta y al Gobierno del Estado que se pongan de acuerdo para reasignar fondos y ejecutar el dragado de la ría de O Burgo, que es una deuda histórica con la comarca", explica Miranda.

Informe abierto

No es el de la financiación el único tema que la ría de O Burgo tiene abierto en Europa. La Comisión de Peticiones reabrió el pasado 21 de enero el expediente sobre el saneamiento de la ría de O Burgo y se encuentra ahora en un proceso de recopilación de información.

En 2013, una delegación de europarlamentarios visitaron A Pasaxe para comprobar el estado en el que estaban las rías gallegas. La cofradía de pescadores y la plataforma de la ría -a través del BNG- presentaron esta solicitud tras años en los que la capacidad de producción de la ría se había visto mermada por el avance de los lodos.

Seis años después de aquella visita, el tema volvió a la Comisión de Peticiones cuya presidenta decidió reabrir el caso para preguntar a las autoridades españolas qué habían hecho para cumplir las recomendaciones que, tras la visita, había acordado Bruselas. El proyecto de dragado está finalizado de septiembre de 2017, aunque carece de financiación para ejecutarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es