03 de marzo de 2019
03.03.2019
Rosa Cobo Bedía Profesora titular de Sociología del Género de la Universidade da Coruña y directora del Centro de Estudos de Xénero e Feministas

"Los derechos de las mujeres nunca se consolidan del todo, lo vimos con el aborto"

"La extrema derecha ha comprendido que el movimiento feminista tiene una gran capacidad de convocatoria y está provocando cambios de calado y eso la asusta"

03.03.2019 | 02:21
Rosa Cobo Bedía.

La profesora Rosa Cobo Bedía es titular de Sociología del Género en la Universidade da Coruña. A unos días de la movilización del 8 de marzo, analiza la situación del feminismo actual en la ciudad y también los cambios que han traído las manifestaciones masivas del año pasado.

- Es el segundo año en el que se convoca huelga feminista y, por primera vez en la ciudad, habrá una sola manifestación, ¿cree que la respuesta será tan fuerte como la del año pasado o factores como que no sea festivo pueden afectar a la convocatoria?

-Creo que las movilizaciones feministas de este 8 de marzo van a ser grandes. Hay mucho malestar entre las mujeres porque la violencia patriarcal no se reduce, la precariedad del mercado laboral es enorme y el trabajo gratuito que realizan las mujeres en el hogar es una carga difícil de soportar. Además, algunas instituciones de la democracia, como la justicia, no están impartiendo justicia, sino que al revés dictan sentencias extremadamente injustas.

- En este año, ¿se puede decir que ha cambiado algo a mejor para las mujeres o sigue todo igual?

-Todo sigue muy parecido al año anterior, pero hay algunas cosas que han empeorado. Por ejemplo, sigue creciendo el volumen de mujeres que son prostituidas por la geografía española y algunos partidos, como Ciudadanos, defienden la regulación de la prostitución. Ese mismo partido también defiende los vientres de alquiler. La idea de que los cuerpos de las mujeres pobres y migrantes deben ser tratados como mercancías es un discurso sólidamente anclado en la derecha que se reclama de centro, pero que finalmente resulta estar más próxima de lo que dice a la extrema derecha. Por no hablar de la oferta pornográfica de libre acceso en internet para que nuestros niños y adolescentes entiendan que la sexualidad debe adoptar formas de violencia contra las mujeres. Los procesos de sexualización de las mujeres, unidos a la precarización del empleo siguen siendo problemas muy graves para las mujeres.

- El auge de la extrema derecha, la entrada de Vox en el Parlamento andaluz y el autobús de Hazte Oír, ¿son símbolos de que el machismo se siente amenazado o empoderado?

-La extrema derecha -me pregunto si hay alguna otra derecha que no sea extrema- ha comprendido que el movimiento feminista tiene una gran capacidad de convocatoria y que, al mismo tiempo, está provocando cambios culturales de calado y eso les asusta. Por eso, creen que el feminismo es el objetivo político a abatir. Y no se equivocan: la gran revolución de la modernidad es la de las mujeres. Hemos cambiado el rostro de las sociedades en las que se ha desarrollado el feminismo. Es decir, hemos conquistado derechos y hemos ganado en libertad e igualdad. La derecha tiene un modelo de sociedad en el que es central la familia patriarcal y la subordinación de las mujeres a los varones. Quieren acabar con nuestros derechos, pero no lo conseguirán.

- Este año, la convocatoria se centra en los derechos, ¿por dónde se puede empezar para conquistar, cada vez, más poder?

-Los espacios de poder que consigan las mujeres son proporcionales a la fuerza que mostremos en las calles. Si nuestra capacidad de convocatoria es grande, se abrirán espacios de poder. Lo hemos visto con el último gobierno. Nombraron a más mujeres como ministras porque sabían que eso conectaría con sectores amplios de la sociedad y les proporcionaría beneficios electorales. Nuestra primera fuerza está en hacer políticas de la presencia. Después, se abrirán con dificultad espacios en el poder político y ahí quizá se puedan hacer buenas políticas públicas.

- ¿Tiene la sensación de que los derechos conquistados por las mujeres son ya irreversibles?

-No, no son irreversibles. Los derechos de las mujeres nunca acaban de consolidarse del todo. Lo vimos con Ruiz-Gallardón cuando intentó recortar la ley de aborto y volvemos a verlo con Casado, cuando opina de nuevo sobre el aborto y explica con detalle que no es oportuna esa ley en un momento de "invierno demográfico". A la derecha no le acaba de gustar que las mujeres seamos dueñas de nuestro cuerpo y de nuestras vidas. Por eso las feministas no somos de derechas.

- El año pasado, algunos partidos políticos se sumaron a la convocatoria al ver que iba a ser una propuesta masiva, ¿cree que pueden utilizar el movimiento feminista y su lucha como una moda ?

-El movimiento feminista es el que tiene mayor capacidad de movilización social en relación a otros movimientos sociales, pero también es el que tiene mayor legitimidad política. De modo que tiene mucha lógica que los partidos políticos y la clase política intenten aprovecharse de esa legitimidad para su propio beneficio. Y este proceso suele acentuarse en épocas electorales. Dicho esto, hay políticos que tienen algunas convicciones feministas y otros que no tienen ninguna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es