07 de marzo de 2019
07.03.2019
La Opinión de A Coruña

La Audiencia condena a 20 años de cárcel al hombre que mató a la que fue su suegra

El tribunal aprecia la atenuante de la confesión de los hechos pero no tiene en cuenta que es adicto a las drogas y que sufre un trastorno de la personalidad

06.03.2019 | 21:46
La Audiencia condena a 20 años de cárcel al hombre que mató a la que fue su suegra

La sección segunda de la Audiencia Provincial condenó a veinte años de cárcel al hombre acusado del asesinato de su exsuegra, de 73 años, en agosto de 2017, después de que el jurado popular le considerase culpable tras la celebración de la vista oral. Las acusaciones particulares, que representan a las dos hijas de la víctima, pedían inicialmente una pena de 25 años que durante el juicio elevaron a la de prisión permanente revisable.

Además de la condena de prisión, en la que la Audiencia tuvo en cuenta la circunstancia atenuante de la confesión del crimen, el fallo establece para este hombre la prohibición de residir y acercarse al término municipal de A Coruña durante treinta años, según informó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. El sentenciado deberá además indemnizar a su expareja con 60.000 euros, mientras que a la otra hija de la víctima tendrá que compensarla con 30.000 euros.

La sentencia explica que el ahora condenado es "un adicto a sustancias tóxicas desde antiguo" y que está diagnosticado de un síndrome ansioso-depresivo y de un trastorno mixto de la personalidad. A pesar de estos datos, el jurado entendió que esta circunstancia de su conducta "no alteraba en absoluto sus capacidades intelectivas y volitivas" del acusado cuando cometió los hechos.

El tribunal considera probado que el hombre se dirigió "enfurecido" a la vivienda de su exsuegra, a la que culpaba de la ruptura sentimental con su mujer, tras ver en una red social una fotografía de su expareja con otro hombre en la playa. Cuando llegó a su domicilio, la víctima le abrió la puerta del piso "confiada y sin pensar que hubiera peligro".

Aprovechando su complexión física y que estaba "desprevenida" en el pasillo cerca de la puerta, el acusado golpeó a la mujer con los puños y le propinó patadas por todo el cuerpo, por lo que le causó numerosas lesiones y acabó por asfixiarla. Durante el juicio, el hombre solo admitió haber zarandeado y arrojado al suelo a su exsuegra, tras lo que desconoce lo que sucedió porque "ya no era persona".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es