31 de marzo de 2019
31.03.2019

Alberto Balbona

Acude desde 2011 a la UNED Sénior con su mujer

"Somos como una máquina: cuando se para se oxida. Hay que trabajar física y mentalmente"

30.03.2019 | 19:06
Alberto y Blanca, en la sede de la UNED.

"No paramos, estamos constantemente haciendo cosas". Alberto Balbona y su mujer llevan desde 2011 estudiando en la UNED Sénior. Pero no es lo único que les mantiene activos con más de 70 años y jubilados. También son "grandes aficionados" a los conciertos de la Banda Municipal de Música y a todo tipo de actos culturales o divulgativos. Tanto, que se van a mudar en breve desde Paderne hasta A Coruña "para poder aprovechar aspectos culturales de la ciudad que ahora no tenemos cerca de casa".

Cuando decidieron inscribirse en la universidad a distancia se apuntaron a muchas disciplinas, pero ahora están centrados, explica Balbona, en historia de Galicia. Ya son más de medio millar de alumnos de los alrededores de A Coruña, llegando a Irixoa o Monfero y siguen incorporando municipios, como Miño, que será el próximo. Pero este apasionado estudiante anima a cualquier persona a unirse porque, apunta, además de adquirir conocimientos, organizan comidas o charlas en los que "intercambiamos puntos de vista". El nivel educativo, subraya, no es importante, por lo que, dice, "que prueben, que seguro que se enganchan".

A Balbona no le hizo falta que nadie le empujara para comenzar esta experiencia educativa porque, de nacimiento, señala, siempre ha sido "muy curioso". "Soy un culo inquieto, siempre busco actividades", reconoce. Por eso, su jubilación y la de su mujer no fueron momentos de pena, todo lo contrario. "Tengo más tiempo para dedicarme a actividades culturales y también físicas, que siempre las hice. Aprovechamos ese tiempo que ahora no te ocupa el trabajo", concluye.

Por el contrario, asume que hay personas con un carácter más tranquilo o que, por no haber estudiado en su infancia o realizado un trabajo intelectual, se cohíben: "En la UNED hay gente a la que le cuesta un poco más ubicarse". Pero anima a los que no son tan extrovertidos como él a que salgan de sus casas en este período de su vida. "Es fundamental socializar porque hay mucha gente que en aldeas está aislada y tiene que buscar no estarlo", añade.

La juventud, defiende Balbona, está en la actividad que realiza: "Somos como una máquina: cuando se para, se oxida. Hay que trabajar física y mentalmente para estar saludables".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

esquelasfunerarias.es