11 de abril de 2019
11.04.2019

A prisión la sospechosa de matar a su madre en su piso de San Roque

Un juzgado de Málaga, donde se entregó la mujer, acordó esta medida provisional que deberá ser ratificada por el de A Coruña

10.04.2019 | 23:30
Puerta del domicilio de la fallecida.

Un juzgado de Málaga ha decretado prisión provisional para la mujer sospechosa de haber matado a su madre cuando iba a ser desahuciada de su domicilio en la calle Perú, en San Roque, después de que el pasado lunes se entregase en una comisaría de la ciudad andaluza tras dos semanas de búsqueda por parte de la Policía Nacional.

Según fuentes policiales, la mujer, de 41 años, se presentó sola sobre las diez de la mañana del lunes en la Comisaría Provincial de Málaga y dijo a los agentes que custodian los accesos que creía que estaba siendo buscada por la policía de A Coruña por la muerte de su madre.

Los agentes hicieron las comprobaciones correspondientes y la detuvieron tras confirmar que tenía una reclamación por homicidio. El martes por la tarde fue puesta a disposición del titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, quien según fuentes judiciales ordenó su ingreso en prisión antes de inhibirse en favor del juzgado de A Coruña que instruye el caso, que será el que deba ratificar o no el ingreso en la cárcel. La causa está declarada secreta.

Los investigadores investigaban su paradero desde el pasado 25 de marzo, cuando la comitiva judicial que iba a ejecutar un desahucio por impago del alquiler halló el cuerpo sin vida de una de las dos inquilinas, una mujer de 71 años. Madre e hija sabían que iban a ser desahuciadas pues acumulaban varios meses sin pagar la renta del inmueble situado en la zona de San Roque. Al entrar al domicilio, los agentes encontraron una nota supuestamente escrita por su hija, con quien convivía, que hacía referencia a la difícil situación por la que pasaba y a un reciente intento de suicidio. Según este escrito, ayudó a su madre a acabar con su vida. La autopsia reveló que su progenitora murió por asfixia.

Vecinos del entorno señalaron que las mujeres no tenían demasiado trato con otras personas y que con frecuencia se las veía pasear junto a dos perros pequeños; últimamente solo lo hacía la hija, posiblemente porque la madre tenía dificultades de movilidad. La unidad de Familia y Atención a la Mujer del 091, que estaba al frente de la investigación, llevaba más de dos semanas buscando a la sospechosa de asesinato hasta que se entregó el lunes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es