17 de abril de 2019
17.04.2019

La empresa de vivienda cierra su segundo ejercicio sin pérdidas en la última década

Emvsa liquida 2018 con 1.000 euros de beneficio, tras la aplicación del plan de ahorro para acabar con los números rojos || La recaudación por multas contribuye a equilibrar las cuentas

16.04.2019 | 23:56
Estación de Bicicoruña en la plaza de Pontevedra.

Salvo en sus primeros tres años de actividad, los números rojos han sido casi continuos en las cuentas anuales de la empresa municipal de vivienda, constituida en 2006. En la última década solo en 2014 había cerrado el ejercicio con ganancias, situación que ha conseguido repetir en 2018 pero con solo 1.000 euros de beneficio. El cambio de tendencia coincide con la aplicación de un plan de ahorro desde mediados del año pasado, que ha permitido a Emvsa racionalizar gastos y generar más ingresos. Entre las líneas que han contribuido a este cambio de corriente está la recaudación por el cobro de las multas de tráfico en periodo voluntario, la gestión de Bicicoruña y la asunción de gastos de la empresa por parte del Concello

El plan de ahorro al que se comprometió el año pasado la Empresa Municipal de Vivienda, Servicios y Actividades (Emvsa) para reducir sus pérdidas casi continuas desde 2009 comenzó a dar frutos al cierre del ejercicio 2018, el segundo sin números rojos en una década. El beneficio fue mínimo, solo 899 euros, pero permitió a la empresa poner fin a una racha de tres años en los que el déficit llegó a los 260.000 euros en 2016, el más elevado desde el comienzo de su gestión. Las ganancias en 2014, el año anterior con balance positivo, habían sido de casi 85.000 euros, y en los primeros tres años de actividad la empresa también logró beneficios.

La dirección de Emvsa explicaba el año pasado a su junta general, conformada por todos los concejales, que la empresa se encontraba aún en el "nivel inicial de amortización de los gastos financieros de su implantación", por lo que resultaba necesario que sus proyectos alcanzasen un nivel de "maduración y consolidación" con los que se generasen "ingresos suficientes que los hiciesen rentables". Las cuentas anuales del órgano, aprobadas este lunes en la reunión de su consejo, señalan que el ejercicio 2018 "supuso un año de consolidación en las tareas encomendadas por el Concello". Frente a las pérdidas de 235.717 euros registradas en 2017, Emvsa sumó un beneficio de 899 euros al año siguiente.

En 2006, el Ayuntamiento inició el proceso para crear tres sociedades públicas, que acabaron con la fundación de la Empresa Municipal de Vivenda, Servicios y Actividades. Se impulsó como filial de Emalcsa pero finalmente se desvinculó. Los tres primeros ejercicios fueron en positivo (17.918 euros en 2006, 138.493 en 2007 y 119.965 en 2008). La sociedad comenzó a asumir encomiendas municipales, todas ajenas a la política de vivienda, como varios parkings y Bicicoruña, una de las más deficitarias, que pusieron en negativo sus números. En 2010 el resultado fue de -197.000 euros. Se mantuvo a partir de entonces en números rojos, salvo en 2014 (84.899 euros), un año después de asumir la gestión de multas en periodo voluntario. Volvió a pérdidas ya en 2016, con un´récord negativo de 260.900 euros en 2016. Así hasta el ejercicio que se acaba de cerrar. Sin embargo, el balance de 2018 quedó por debajo de lo planificado. Según el plan de ajuste, Emvsa preveía cerrar el ejercicio con 103.563 euros de resultado.

La gestión del cobro de las multas de tráfico en el periodo voluntario, encargo encomendado por el Gobierno anterior en 2013, ha sido una de las principales vías de ingresos de la empresa municipal de vivienda en 2018. Con los 105.747 expedientes tramitados en este periodo, un 22% menos que el año anterior, percibió 442.521 euros; la mitad de las multas correspondieron a la ORA. Esta recaudación fue 40.000 euros superior que la que Emvsa prevía al comienzo del ejercicio.

La sociedad de gestión obtuvo además unos ingresos por valor de 220.220 euros por la explotación del aparcamiento público de la plaza de As Conchiñas y de 56.989 euros por el parking del Materno y el Oncológico. El informe de las cuentas señala que la empresa realizó varios trabajos y estudios relacionados con los aparcamientos municipales. El Concello decidió a finales del año pasado encomendar a Emvsa la gestión directa de las instalaciones subterráneas de las plazas de María Pita, Galicia, Maestro Mateo y San Cristóbal tras anular la concesión a la empresa Aparcamientos Reo, cuyo tramité aprobó en enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es