13 de junio de 2019
13.06.2019

Cuatro años de experiencias en la vida municipal

Tres concejales que abandonan el Concello exponen sus vivencias durante su paso por la Corporación en el momento de su marcha

12.06.2019 | 20:32

"Fue una experiencia extraordinaria, fueron doce años en los que trabajé por la ciudad y desarrollé mi vocación de servicio público que siempre he dicho que tengo con esta ciudad", explicaba ayer el aún concejal del Partido Popular Miguel Lorenzo minutos antes del último pleno municipal de este mandato, ya que no estará presente en la próxima Corporación que se constituirá el sábado.

Rocío Fraga, de Marea Atlántica, quien también abandonará el Concello e inició su actividad pública en el activismo, destacó que siempre pensó que la política "era una herramienta a probar," para conseguir el cambio social y calificó de "aprendizaje brutal" su paso por el Concello como miembro del Gobierno local. "He vivido profundamente estos cuatro años pero hubiera deseado que fueran menos convulsos y más prácticos de cara al ciudadano", comentó por su parte el socialista José Manuel Dapena, en referencia a la falta de entendimiento entre los grupos de la Corporación.

"Para mí lo más importante que tiene la política municipal es la cercanía al ciudadano", resaltó Lorenzo, quien se refirió a su paso por el departamento de Servicios Sociales en el Gobierno local del PP porque le permitió conocer "muchas situaciones de las que algunas se pudieron resolver y eso fue muy satisfactorio".

"Mi balance como feminista es que cometimos el error de entregar nuestra vida completa y descuidamos mucho a nuestras familias", se lamenta en tono autocrítico Rocío Fraga sobre su trabajo en el Gobierno local, mientras que Dapena, que ya conocía la vida municipal al haber sido asesor en el mandato de Javier Losada, admitió que esa experiencia "no se vive igual como concejal".

Lorenzo formó parte tanto de la oposición como del Gobierno local y advirtió que "hay un cambio importante cuando se gobierna porque la responsabilidad es muy grande, además de una gran dedicación", aunque también reconoció que al intentar ejecutar proyectos "te encuentras con que hay un procedimiento administrativo reglado y que quieres actuar rápidamente y no te deja". Según detalló, estas trabas generan frustración, "sobre todo cuando estás en Servicios Sociales, en los que el ciudadano está pasando una necesidad y hay que resolvérsela".

"La mayor frustración es no poder hacer todo lo que quisieras por las múltiples trabas que tuvimos en todos los sentidos", manifestó Fraga en alusión a la falta de apoyo del resto de la Corporación a las propuestas de Marea Atlántica. Dapena comentó por su parte que la inexistencia de una mayoría absoluta en el Concello provocó "un cambio de mentalidad de todos los grupos políticos desde el minuto uno".

"Quizá uno de mis defectos es hacer una labor muy callada, porque en política la ciudadanía debe saber lo que estás haciendo", dice sobre su labor de gobierno Lorenzo, ya que a pesar de la crisis económica "se hicieron muchísimas cosas". "En la vida pensé que podría llevar áreas como seguridad", admitió Fraga, quien gracias a su trabajo con policías y bomberos piensa reorientar su actividad profesional estudiando un grado en Emergencias. Su mayor pena es "dejar al colectivo de bomberos con un camino comenzado" que espera que continúe.

Lorenzo continuará en la vida pública como senador del PP, mientras que Fraga consideró "imposible" saber si volverá a la política, aunque dijo: "No cierro las puertas del todo". Dapena regresará a su actividad profesional previa porque desde el primer momento "sabía que en la política hay una entrada y una salida" nunca había imaginado que sería concejal. Para él, la etapa municipal "fue una época de tránsito", pero de cara al futuro piensa que "no hay ninguna puerta abierta ni cerrada".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es