06 de julio de 2019
06.07.2019

Un faro envuelto en las brumas de la leyenda

Los orígenes históricos de la Torre de Hércules conviven con los relatos mitológicos acerca de su construcción y su relación con la ciudad

05.07.2019 | 22:43
La Torre de Hércules y, en primer plano, la estatua de Breogán.

Hércules, Breogán y Trezentonio son personajes legendarios a los que diferentes relatos atribuyen vinculación con el faro coruñés e incluso con la fundación de la ciudad. Estas leyendas, algunas de las cuales calaron en la cultura popular, sobreviven a pesar de los avances en el conocimiento de la Torre

La publicación por el profesor Antonio Rodríguez Colmenero de nuevos datos sobre la posible fecha de construcción de la Torre de Hércules y sus características originales aportan luz sobre cómo se levantó el faro, que hunde sus raíces en los inicios de la era cristiana. Pero, al margen de las investigaciones científicas, este edificio ha estado envuelto desde el primer momento en leyendas que tratan de explicar su origen y las espectaculares dimensiones que tenía para una época en la que las técnicas constructivas eran muy rudimentarias.

La vinculación de la Torre con la figura mitológica de Hércules es la más conocida y la que alcanzó más éxito, aunque no es la única. Fue el rey Alfonso X El Sabio quien difundió esta relación del héroe griego con el faro a través de su Estoria de Espanna, escrita a finales del siglo XIII. A pesar de que desde entonces se han sucedido diferentes versiones del relato, en todas ellas parece la figura del rey Gerión, quien fue derrotado por Hércules, que levantó una torre para celebrar su victoria y enterró a su pie la cabeza del vencido. En lo alto del edificio se instaló un fuego permanente con un espejo mágico que permitía ver los barcos en la lejanía.

Pero Hércules funda además la ciudad de A Coruña, que recibiría su nombre de una de sus primeras habitantes. La difusión de esta leyenda en la tradición popular llevó a vincular en nuestros días a la ciudad con el personaje mitológico, hasta el punto de que se aplique el adjetivo de herculina y de que el nombre del héroe aparezca reflejado en toda clase de referencias urbanas, económicas y culturales.

Esta leyenda fue considerada durante mucho tiempo como la más antigua entre las referidas a la Torre, pero el especialista en Historia Medieval Manuel Díaz y Díaz halló el siglo pasado otra más remota, ya que está datada en los primeros años del siglo XI y tiene como protagonista a un personaje denominada Trezentonio. Este hombre habría llegado a Galicia tras la invasión de España por los árabes y hallado un edificio conocido como Farum Brecantium.

Al subir hasta lo más alto, observó un espejo en el que se reflejaba la imagen de una isla hasta la que viajó y vivió durante siete años, hasta que un ángel le ordenó regresar. Pero Trezentonio se negó, por lo que fue castigado a sufrir llagas en su cuerpo y a perder la vista, por lo que pidió clemencia y fue conducido por una barca hasta Galicia, donde se encuentra que si antes estaba despoblada ahora había de nuevo habitantes, también en la ciudad donde se hallaba el faro, que ahora estaba casi derruido, y que era conocida como Cesárea.

La vertiente irlandesa

El relato de Trezentonio es prácticamente ignorado por los coruñeses, al contrario del que vincula a la Torre con Breogán, difundido en Galicia por los escritores que se inspiraron en la cultura celta y cuyo origen se sitúa en Irlanda. El Leabar Ghabala, publicado en el siglo XII y traducido como Libro de las invasiones, recopila leyendas tradicionales irlandesas, entre las que figura la del rey español Brath, cuyo hijo Breogán funda la ciudad de Brigantia y una torre desde la que hijo Ith vio a su muerte la isla de Irlanda, a la que se encaminó y trató de conquistar, aunque sin éxito. Fue su sucesor Mil, quien lo consiguió, por lo que los actuales irlandeses serían sus descendientes.

El llamado Colegio de los Irlandeses, activo en Santiago desde el siglo XVII, dio a conocer esta historia en Galicia, que no triunfó hasta que Manuel Murguía y Eduardo Pondal la divulgaron. La inclusión de Breogán en el poema Os pinos, que luego acabaría convertido en el himno gallego, terminó por consolidar a este personaje y su relación con la Torre coruñesa en la cultura popular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

esquelasfunerarias.es