13 de julio de 2019
13.07.2019

Concello y Universidad quedan fuera de los fondos innovadores europeos por segunda vez

La propuesta buscaba paliar los efectos del envejecimiento en la Ciudad Vieja a través de la convivencia de estudiantes extranjeros con mayores y utilizando la gastronomía en la zona

12.07.2019 | 22:51
Varias personas caminan por la calle Damas, en la Ciudad Vieja.

La Unión Europea ha dicho que no por segunda vez al proyecto de Concello y Universidad para paliar la soledad de las personas mayores de la Ciudad Vieja, mejorar la habitabilidad de sus casas e impulsar su conexión con jóvenes. El plan se presentaba a la cuarta convocatoria de fondos innovadores, pero fue descartada el mes pasado, dejando sin cinco millones de euros a la idea para su desarrollo. Ambas instituciones proponían que los ancianos compartieran casa con estudiantes Erasmus, que a través de la gastronomía se encontraran con gente joven y que alumnos de la Facultad de Arquitectura les enseñaran cómo hacer sus viviendas más eficientes y más accesibles

A Coruña ha sido descartada en la cuarta convocatoria de las Iniciativas de Acciones Urbanas Iniciativas-Feder, unos fondos europeos dirigidos a proyectos pilotos de carácter experimental. El Concello y la Universidad habían presentado una propuesta para paliar el envejecimiento en la Ciudad Vieja a través del contacto con jóvenes y utilizando la gastronomía. En la tercera convocatoria, el plan municipal había pasado una criba pero había caído en la segunda. En este ejercicio, el Gobierno local de Marea Atlántica volvió a insistir en el proyecto, más detallado y con un coste de cinco millones de euros, pero la Unión Europea, tras superar varias fases, ha vuelto a desecharlo. Fue en junio, con el Ejecutivo local ya en funciones, cuando llegó la noticia de que no había sido seleccionado el plan, que contaba con la colaboración, además de con la Universidad, Cruz Roja y otras entidades.

La propuesta contaba con tres líneas de actuación específicas. La más destacada era la creación de un "Airbnb social", es decir, una plataforma digital para encontrar vivienda pero con requisitos más allá del precio. La aplicación informática que se desarrollaría pondría en contacto a ancianos y a alumnos Erasmus de la Universidad para que convivieran juntos durante la estancia estudiantil en A Coruña para compartir "vivienda y vida social". El Concello y la Universidad pretendían paliar dos problemas: el aislamiento de los mayores y la dificultad de acceso a vivienda de los jóvenes, en este caso, de universitarios foráneos que pasan un curso en la ciudad.

Otra de las ideas del programa era "resignificar" la vida de los habitantes de mayor edad del casco histórico a través de la gastronomía y también implicando a los jóvenes. La asociación de cocineros Coruña Cociña y la empresa de productos Porto Muíños formaban parte del proyecto como colaboradores y también participaría la Asociación Miñoca Cooperativa de Consumo.

La última de las cuestiones que afrontaba la propuesta era la formación "directa" a habitantes de la Ciudad Vieja en mejoras para la eficiencia energética y la accesibilidad de sus viviendas por parte de estudiantes de Arquitectura coordinados con profesores de distintos departamentos. El Campus Sustentabilidade, el departamento de Construcción de la Facultad de Arquitectura y el Departamento de Proyectos Arquitectónicos colaborarían en la actuación, que buscaba ahorrar energía y mejorar la habitabilidad en los edificios más antiguos de la ciudad y para personas que sufren dificultades para vivir en ellos.

Cooperadores

El Vicerrectorado de Estudos Internacionais, la Universidad Senior así como la asociación de vecinos O Castrillón y la cooperativa Outra forma de Vivenda eran también entidades cooperadoras del Concello para desarrollar estas ideas. El proyecto remitido por la Concejalía de Rexeneración Urbana alertaba de que el índice de envejecimiento de la población en Galicia era "líder" en el contexto europeo y por eso planteaba como urgente "abordar y paliar" esta situación en la Ciudad Vieja, un lugar donde habita un gran número de personas mayores.

Desde el departamento municipal también apuntaban que, en materia de vivienda, otro de los objetivos que se buscaba con el proyecto era frenar la gentrificación, el fenómeno en el que una zona degradada de la ciudad pasa a ser habitada poco a poco por clases sociales altas expulsando a los habitantes tradicionales de la zona. Además, la concejalía también pretendía poner en el mercado viviendas vacías del casco histórico, que suponen un número elevado, para revitalizar la vida de la zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es