21 de julio de 2019
21.07.2019
Yoya Neira

Concejala de Bienestar Social, Igualdad y Participación

"En Bienestar Social creo que PSOE, Marea y BNG no tenemos diferencias"

"Nos encontramos sin medios para el seguimiento del altísimo número de usuarios" || "Me toca mejorar la renta social. Evaluar cómo funciona y cuáles son los déficits"

20.07.2019 | 20:12
La responsable de Bienestar Social, Yoya Neira.

Es la concejalía más importante, dice Yoya Neira de Bienestar Social, Igualdad y Participación. Y no lo dice, asegura, porque sea la que dirige, sino porque es la que se ocupa más directamente de las personas. Para que los coruñeses vivan mejor, la socialista apuesta por descentralizar los servicios para que estén al alcance de cualquier vecino. Y no solo eso, sino revisar la renta social, los presupuestos participativos o la formación en igualdad y diversidad. A Neira no le asusta un gobierno en minoría y abandera el diálogo con la oposición. Cree que con su área no habrá tensiones.

Había estado en un Gobierno local con mayoría, ¿cómo es el cambio a uno en minoría?

Estuve dos años, que fueron de trabajo intenso en el que me apoyé mucho en mis funcionarios. Aterricé en mitad legislatura, como un aterrizaje forzoso, pero noté el apoyo de todos los concejales y creo que ahora se va a llevar igual. ¿Cuándo se va a notar que estamos en minoría? En el momento en que empecemos a plantear los presupuestos hay que hacer esfuerzos a la hora de negociar. No tienes la misma comodidad que en mayoría, pero la política es el arte de convencer y el de ganar-ganar. No creo que vaya a tener dificultades en las propuestas que vaya a plantear por para del resto de fuerzas.

¿Por qué no ha retomado el departamento de Movilidad?

Es una asignatura pendiente en este Ayuntamiento y un área preciosa. Estuve ocho años en la oposición hablando de movilidad y fui la primera que pidió cambiar de aires e ir a otro área, una que siempre me ha gustado mucho. Quizá no es tan visible, pero es más importante.

¿Cómo valora los pactos con BNG y Marea?

Tenemos diferencias, pero nos movemos en el mismo espectro ideológico y en un tema como este no tenemos diferencias. Las podemos tener de matiz a la hora de gestionar. Soy una persona de diálogo, porque es la base de todo, tanto gobiernes en mayoría, aunque no sea tan necesario, como en minoría, donde es asignatura obligatoria.

¿Mantendrá la renta social tal y como está?

Seguramente tengamos que mejorarla, no porque se haya hecho mal sino porque es un programa novedoso y en todos, tras implantarse, se va viendo cuáles son aquellos lugares que necesitan mejorarse y donde pinchan. Y esa es la fase que me toca llevar a mí. La medida se lanzó sin la infraestructura necesaria para ser ejecutada en tiempo y forma. La renta social tardó tiempo en tener unas cifras adecuadas, razonables, de personas que se les había concedido. Tenemos que seguir, que evaluar cómo funciona, cuáles son los déficits y mejorarlos para que responda a los fines para los que fue creada. ¿Estamos consiguiendo que sea un tránsito hacia la normalización de sus vidas o es un parche del momento?

¿Se nota una recuperación de la crisis o hay una cronificación, con respecto a la necesidad de Servicios Sociales?

Desgraciadamente hay una cronificación. Es cierto que las épocas más duras coincidieron con el gobierno de Negreira y con la centralización de los servicios sociales, que fue un desastre y el principio del fin de un modelo que había funcionado. La crisis hizo que el perfil de usuarios fuera diferente y desgraciadamente todo el mundo es susceptible de caer en esa red. Nos encontramos también con población inmigrante importante. Hay que empezar a trabajar para que no entren más personas en esa situación crónica y tratar de sacar a las que se pueda.

Marea Atlántica impulsó la descentralización que el PSOE ya tenía en marcha, ¿habrá algún cambio?

El PSOE hizo servicios sociales totalmente descentralizados. Empezó hace muchos años, con los centros cívicos. Se les dotó de actividad, pero también de equipos de atención social, que daban un trato de cercanía, que es importante en servicios sociales. La centralización hizo que en estas dependencias hubiera 150 personas esperando por una cita en las épocas de mayor crisis. Fue un desastre. Marea descentralizó y puso cinco equipos en cinco centros cívicos y queremos seguir avanzando en esa dirección. Hay que hacer una mejor distribución y me gustaría que en este primer año se pusiera un equipo en el centro Nova Boandanza. El objetivo ideal es que todos tuvieran, a lo mejor no el equipo completo, pero sí una referencia, pero nos movemos por el presupuesto, que vamos a incrementar.

¿Cuáles son las carencias de la concejalía?

El principal escollo es un número altísimo de usuarios, a los que se les da primera respuesta, pero nos encontramos sin los medios humanos y materiales para hacer un seguimiento. Tenemos un problema de personal importante: los trabajadores deberán ser más y estar en las mejores condiciones. También tienen que tener unas dependencias mejores, porque estas están en estado de abandono absoluto. No se puede estar trabajando así. Ni por parte trabajadores ni para los usuarios.

¿Plantea un traslado?

Es una petición que hago y estoy segura que la alcaldesa también tiene en mente.

¿Cómo afrontarán el chabolismo?

Soy una firme defensora del trabajo que se hizo en chabolismo en la etapa socialista, de volver a crear con carácter estable un servicio que se dedique a la erradicación chabolismo e inclusión, como se hizo con Penamoa con el plan especial. Se desmanteló el poblado, con la complejidad que tenía por el tráfico de drogas. El PSOE manifiesta capacidad clara a la hora de solventar este tipo de situación.

Sobre Participación, el pacto con Marea incluye los presupuestos participativos, ¿seguirán tal cual están?

Tenemos que evaluar hasta el día de hoy si han sido ejecutado, y los que no, si eran viables, por qué no. Y tratar de mejorar los cauces de participación, que sean más asequibles a todos los sectores de la población. Los jóvenes trabajan a golpe de clic pero los mayores lo podrían hacer a través de centros cívicos.

¿Qué le parecen los procesos de participación de Marea?

El PSOE no es asambleario. Eso no significa que estemos en contra de que la ciudadanía participe. Uno se presenta a las elecciones con un programa electoral y tiene que cumplir. Creo en la participación de la gente pero no puedes pasarte la vida preguntando cuando al final lo que se esconde detrás de la pregunta y la participación es el temor a tomar decisiones. Hay que tener valentía.

¿Se mantendrá la autogestión de los jóvenes en las naves del Metrosidero?

Es un buen trabajo el que se ha hecho con un espacio que tiene un planteamiento novedoso y que da respuesta al sector de población juvenil. Vamos a probar. ¿Por qué no vamos a creer cuando un espacio se hace propio, no se puede gestionar de manera adecuada?.

¿Cuál es su prioridad en material igualdad?

La administración local puede potenciar la formación, ofertada a los centros educativos, a asociaciones de madres y padres o a colectivos implicados en educación en igualdad. Estamos dando cursos de manera muy tardía. La realidad social nos está diciendo que los jóvenes se inician en la práctica sexual antes y que no son sanas. Desde el Ayuntamiento será una bandera la formación a los jóvenes, a través de guías de empresas y no solo igualdad entre hombres y mujeres sino en diversidad. Y los colectivos no deben trabajar solo para los colectivos, sino para la sociedad en su conjunto, para que empiecen a normalizar y visibilizar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

esquelasfunerarias.es