12 de agosto de 2019
12.08.2019

A Coruña y Vigo se oponen a que la Xunta pueda vetar sus subvenciones a líneas aéreas

Inés Rey destaca que el impulso al tráfico aeroportuario es una competencia municipal y Abel Caballero considera que el Gobierno gallego intenta "perjudicar" a su ciudad

11.08.2019 | 22:29
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y la alcaldesa, Inés Rey, en su encuentro del pasado 29 de julio.

La intención de la Xunta de supervisar las ayudas que los ayuntamientos gallegos concedan a las líneas aéreas por operar en sus respectivos aeropuertos recibe el rechazo frontal de la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, quien considera que el Gobierno gallego "no debe interferir en la autonomía municipal ni en las competencias propias de los ayuntamientos".

Rey expresa además su deseo de que la iniciativa de la Xunta "no esté encubriendo potenciar a un determinado aeropuerto frente a otros", en alusión velada a las ayudas que la terminal de Santiago recibió en el pasado por parte de la administración autonómica.

El proyecto de Lei de Acción Exterior elaborado por la Consellería de Presidencia establece que los ayuntamientos deberán informar previamente a la Xunta sobre las subvenciones que pretendan conceder a compañías aéreas, con el fin de examinar si cumplen la normativa de la Unión Europea y la del sector aéreo. En caso de que el Gobierno gallego apreciara que existe alguna irregularidad, podría vetar la entrega de la ayuda.

Rey advierte que la dinamización económica y la promoción del turismo en la ciudad son competencias propias del Concello y que esta institución utiliza los convenios con las líneas aéreas "para potenciar los destinos turísticos e incluso los destinos económicos". La alcaldesa recuerda que el aeropuerto de Alvedro "no da servicio solo a la ciudad, sino también a una gran área metropolitana" y que en esta zona "hay empresas importantes que necesitan rutas a destinos concretos que deben potenciarse desde el Ayuntamiento".

Frente al planteamiento que hace el Gobierno gallego sobre la promoción del transporte aéreo, la regidora opina que "debe favorecer que la mesa de coordinación aeroportuaria sea realmente efectiva", para lo que a su juicio tiene que tener "una periodicidad en sus reuniones suficiente para dar eficacia a sus resoluciones". Rey se muestra además partidaria que "se potencien los tres aeropuertos dentro del mapa aeroportuario gallego, cada uno con sus propias características", pero alerta de que se intente camuflar el apoyo a uno solo con el amparo de la nueva legislación.

El Concello subvenciona a Vueling con 1,8 millones de euros al año por volar a varios destinos, entre ellos Londres, gracias a un concurso público al que solo concurrió esta compañía. También aporta 240.000 euros a Volotea por el enlace con Bilbao y contribuye con la Cámara de Comercio en el pago a Iberia de 110.000 euros al año para mantener el último vuelo de ida y vuelta a Madrid los lunes.

Santiago abona por su parte 1,7 millones anuales a promocionar rutas aéreas desde Lavacolla, en lugar de conceder ayudas directas a aerolíneas, a las que financiar mediante inserciones publicitarias.Vigo tan solo concede ayudas ahora a Air Nostrum, ganadora del concurso convocado por el Concello y la Diputación de Pontevedra, que le entregarán 3,36 millones entre 2018 y 2020.

Reacción en Vigo

El proyecto del Gobierno gallego también suscita la oposición del alcalde de Vigo, Abel Caballero, quien lo califica de "inadmisible" y que asegura que trata de que "no quiere que el Ayuntamiento traiga a Vigo una compañía low cost para vuelos con Londres, con Madrid y con Barcelona y otros lugares". Caballero acusa al Ejecutivo autonómico de "dar millones y millones de euros a Santiago y A Coruña pagando compañías que volasen a estas ciudades" y de que querer "prohibirlo ahora perjudicando a Vigo".

Según él, la iniciativa de la Xunta es una "ley anti Vigo" para que los usuarios del aeropuerto de Peinador tengan que utilizar el de Lavacolla, a lo que añade que Feijóo "intentó cerrar el aeropuerto de Vigo y fracasó". Caballero recuerda además que la Xunta "no tiene competencias en transporte aéreo" y que no permitirá "que arremeta de nuevo contra el aeropuerto de Vigo".

La beligerancia de los alcaldes de A Coruña y Vigo contrasta con la actitud contemporizadora del de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, quien afirma que "en un escenario como el actual, cada ayuntamiento hace lo mejor que puede, por cuanto los aeropuertos son absolutamente estratégicos para el turismo, las empresas e incluso para la calidad de vida de las personas".

Bugallo señala que la Xunta debe "implicarse activamente en el apoyo y coordinación del sistema aeroportuario gallego ", que a su entender "debe basarse en razones objetivas de capacidad y competitividad completamente al margen de cualquier localismo". También destaca el alcalde compostelano que en la actualidad la "competencia real no es entre los aeropuertos de Galicia, sino entre estos y Oporto", a lo que añadió que la terminal portuguesa "gana por goleada y cada mes por más diferencia".

Otro de los datos que aporta es que en 2021 el AVE "será plenamente operativo" en Galicia, lo que tendrá "importantes consecuencias, sobre todo en los desplazamientos con Madrid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es