27 de agosto de 2019
27.08.2019
La Opinión de A Coruña

La Policía atribuye a grupos organizados once de los trece robos del fin de semana

Agentes recuerdan que hace un par de años que desapareció en la Comisaría Provincial el grupo especialista que realizaba investigación a medio y largo plazo

26.08.2019 | 21:48
Agentes de la Policía Judicial registran la vivienda de un detenido por una oleada de robos.

Cuatro asaltos a viviendas por día. Este es el balance de la Policía Nacional del fin de semana en A Coruña. Fueron un total de trece los robos en pisos que registraron los agentes, que piden más efectivos en la Brigada de Policía Judicial para poder realizar labores de prevención e investigación. Once de los sucesos se atribuyen a bandas organizada por la utilización del mismo 'modus operandi'. En estos casos, no hubo signos evidentes de la entrada a los domicilios y se sustrajeron joyas y dinero en efectivo. Diversos barrios de la ciudad estuvieron afectados por esta oleada de robos

El fin de semana pasado se saldó con trece robos con fuerza en pisos de la ciudad de A Coruña. La Policía Nacional atribuye a bandas organizadas once de ellos ya que observa el mismo modus operandi, basado en un acceso al domicilio sin señales aparentes y en la sustracción de dinero y joyas principalmente, entre otros detalles. Los asaltantes aprovecharon la ausencia de los residentes durante el fin de semana y, entre la tarde del viernes y la del domingo, consiguen su botín en el interior de las viviendas. El número, que el domingo a mediodía, era de ocho en total, se incrementó ayer hasta los trece ya que muchos inquilinos no vuelven hasta el lunes o no se dan cuenta del robo. A Zapateira, El Ensanche, la Ciudad Vieja y Monte Alto, así como Os Castros y Os Rosales son los barrios que registraron estos delitos.

Los otros dos sucesos no están relacionados, según fuentes policiales, con una banda organizada. En uno de ellos, la Policía Nacional detuvo a una pareja, un hombre de 48 años y una mujer de 49, en la madrugada del sábado. La víctima llamó al 091 para alertar de que alguien había intentado forzar una ventana para acceder al interior de su vivienda tras sorprender al ladrón agarrado a una tubería en el exterior. El asaltante se cayó al ser sorprendido y el inquilino pudo ver cómo una mujer, que estaba esperándole abajo, le ayudó a levantarse y ambos se dieron a la fuga. La Policía estableció un dispositivo de búsqueda y los localizaron en un establecimiento cercano. Los arrestados contaban con numerosas detenciones anteriores.

Ante este repunte de robos, los agentes de la Policía Nacional denuncian la falta de efectivos y de un grupo especialista en este tipo de delitos que pueda realizar labores de prevención y de investigación a medio y largo plazo. Hace dos años, recuerdan los funcionarios, la Comisaría Provincial decidió eliminar esta unidad de agentes que se enmarcaba dentro de la Brigada de Policía Judicial y que actuaba de manera más efectiva cuando se registraba una denuncia de este tipo de robos.

Por su parte, la Brigada de Seguridad Ciudadana sí que posee un dispositivo de prevención de sustracciones en domicilios pero los sindicatos advierten de que no reciben actualización y, en cambio, los ladrones sí que modifican sus modus operandi dificultando la investigación de los robos y su posible detención. Solo en esta unidad ha habido refuerzo de personal en verano, con los nueve policías que se han incorporado al 091 en la ciudad, pero, lamentan, la Brigada de Policía Judicial, que indaga estos delitos, no recibe agentes nuevos desde hace meses. Otros cuatro nuevos funcionarios que se unieron en el período estival han ido a parar a la Oficina de Denuncias, donde desde hace dos años no se han cubierto las numerosas bajas de efectivos, lo que ha ralentizado, dicen, la atención a las víctimas.

A la falta de personal se une, además, que en los meses de julio y agosto, hay menos patrullas por vacaciones o bajas laborales por lo que las que están en la calles de la ciudad deben atender todo tipo de incidencias y no tienen margen para realizar labores de prevención de robos en casas. Hace escasos días, los trabajadores denunciaron que en la última semana había caído el número de radiopatrullas en las calles por las custodias hospitalarias de presos.

Los hurtos cometidos el pasado fin de semana se registraron en distintas zonas de la ciudad, dificultando el seguimiento y arresto de los delincuentes. Os Rosales, Monte Alto, Os Castros, A Zapateira y Adormideras fueron los barrios donde se han denunciado estos delitos, que parecen ser obra de un grupo organizado, pues siguieron el mismo modus operandi. Los asaltantes logran entrar en el piso sin dejar rastro y llevándose joyas y dinero de su interior. Las víctimas suelen ser personas que dejan sus domicilios habituales durante el fin de semana y se dan cuenta del robo a la vuelta.

Hace poco más de dos años, la Policía puso en marcha un refuerzo de vigilancia de lunes a viernes en todos los barrios con agentes uniformados y de incógnito y trasladó a agentes que habitualmente se desplazaban a actos masivos a realizar labores de rondas exhaustivas en las calles por los robos cometidos en verano.

Los asaltos a domicilios registraron un aumento de un 28% entre 2015 y 2018 en la ciudad

El Ministerio del Interior solo ofrece información de los robos con fuerza en domicilios en A Coruña en el primer trimestre de 2019, que fueron 46, pero en los datos acumulados en años anteriores se puede observar el incremento en este tipo de delitos. Entre 2015 y 2018 hubo un incremento del 28% pasando de 176 en aquel ejercicio a 246 el año pasado. En 2017 hubo un repunte en este tipo de asaltos a viviendas y el registro del Gobierno central llegó a 257 mientras que en el año 2016 la cifra se mantuvo muy similar a la de 2018, con 246 robos denunciados. Si el dato de los primeros tres meses del año se mantuviera constante el resto del ejercicio el dato global bajará con respecto a los anteriores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es