09 de septiembre de 2019
09.09.2019

Albada llevará a los juzgados a la Xunta por impedir usar un vertedero para los rechazos

La empresa pide a Medio Ambiente el archivo del expediente sancionador e insiste en que la acumulación de basura fue "excepcional, urgente y temporal" y que no comportó ningún riesgo

08.09.2019 | 21:15
La planta de tratamiento de basuras de Nostián.

Aún no se sabe si la Consellería de Medio Ambiente sancionará o no a Albada por acumular durante cinco meses basura en la planta de Nostián pero la compañía ya alerta de que la llevará ante los tribunales por no dejarle utilizar un vertedero de la instalación para solventar la situación. En el escrito de alegaciones que presentó al procedimiento abierto por el departamento autonómico, la empresa niega que existiera ningún riesgo ambiental o personal en el almacenamiento de los rechazos al aire libre y recuerda que ya ha contratado a un gestor privado para que se haga cargo de las 12.000 toneladas. Los técnicos de Medio Ambiente deben ahora decidir si multan o no, con hasta 200.000 euros, a la concesionaria

Albada recurrirá en los tribunales la decisión de la Consellería de Medio Ambiente de impedir que utilizara uno de los vertederos de Nostián para la basura acumulada en el exterior de la instalación desde abril. Pese a que las 12.000 toneladas que se llegaron a apilar en la planta ya están siendo trasladadas, el departamento autonómico mantiene abierto el expediente sancionador a la concesionaria del tratamiento de basura. En las alegaciones que presentó el pasado viernes, la compañía advierte de que la negativa de la Xunta a solucionar la situación usando un contenedor de la propia planta acabará en los juzgados.

Albada defiende que el almacenamiento de los rechazos „basura que no se puede recuperar„ tras la prohibición de la Xunta de que los llevara a la planta que tenía contratada para tal servicio en Grixoa fue "puntual y urgente" y explica cómo una de las soluciones pasaba por que Medio Ambiente realizara una modificación de la autorización ambiental integrada para gestionar los rechazos de manera "temporal y transitoria" mientras buscaban un nuevo gestor externo.

La empresa pretendía utilizar vasos que hay en las instalaciones para acopio de residuos y que, actualmente, no cuentan con el permiso para esa función. Pero Medio Ambiente rechazó esta alternativa porque considera que ese vaso tendría que estar ya precintado, tal y como ordenó una sentencia judicial de hace varios años. El conflicto entre Concello y Albada para dirimir quién es el responsable de esta actuación mantiene en suspenso la misma.

En su escrito ante el procedimiento sancionador autonómico, la concesionaria pide el archivo del expediente por considerar que no hubo ningún peligro en la acumulación de la basura y que no existió infracción. Recuerda que la sanción grave que pretende imponer Medio Ambiente „con multas económicas de entre 20.000 y 200.000 euros„ aceptaría la existencia de "incidentes y accidentes" o "fugas o fallos de funcionamiento", tal como reza la normativa, y para negarlo aporta como prueba que la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social redactó un informe, tras visita a la planta, y concluyó que no se "constató" ningún riesgo para las personas. Tampoco, añade, hubo pruebas de que existieran problemas con el lixiviado, el líquido que puede producirse por la descomposición de la basura. Por último, la empresa destaca que en todo momento mantuvieron informada a la Xunta de la situación y le mostraron su "compromiso de revertirla lo antes posible".

Uso temporal

Albada alega que el informe de Inspección Ambiental del 3 de julio „cuando los rechazos ya se acumulaban durante tres meses„ se ordenaba que la duración del almacenamiento tuviera un carácter "provisional, urgente y delimitado en el tiempo" y justifica que fue el 29 de agosto cuando se firmó un contrato con Gestán Medioambiental para trasladar los residuos. Por tanto, alega el representante de la compañía, se cumplió la excepcionalidad de la situación y la administración autonómica, en informes de finales de agosto y principios de septiembre, así lo ratifica.

Los técnicos de la Consellería de Medio Ambiente estudiarán ahora este documento para continuar con el proceso del expediente sancionador. El próximo paso será que los funcionarios realicen una propuesta de resolución y abran el trámite de audiencia a la compañía. Después, se emitirá un informe final en el que se podría eximir de responsabilidad a la empresa, tal como solicita esta, o imponerle una multa económica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

esquelasfunerarias.es