01 de octubre de 2019
01.10.2019
La Opinión de A Coruña

Formación para los empleos que vienen

La catedrática Amparo Alonso alerta de que España está "muy rezagada en habilidades digitales básicas" y de que debe avanzar para crear trabajo de calidad

30.09.2019 | 23:29
La catedrática Amparo Alonso, ayer, en el Rectorado.

"Estar o no estar, ser o no ser, en este siglo será, en gran parte y sin duda, una cuestión de Inteligencia Artificial", con esta frase despidió ayer la catedrática Amparo Alonso Betanzos su lección magistral, con la que dio por inaugurado el curso universitario para toda España desde A Coruña.

La Inteligencia Artificial es su especialidad, pero, inevitablemente, también un compañero de viaje para todos aquellos que ni siquiera la comprenden, pero que la usan a diario para buscar una dirección sin preguntar a los vecinos, para saber el alcance de una lesión o qué serie se ajusta más a sus gustos.

Es, en palabras de Alonso, "una inmensa y real oportunidad" que, España, como país, no se puede "consentir desaprovechar" en clave de empleo de calidad y de formación, aunque, para tomar la delantera en un sector aún en desarrollo, es necesario aplicar cambios.

Uno de ellos, según señaló la catedrática, es "corregir lo antes posible el actual descenso de los titulados STEM", que son los que estudian Ciencia, Matemáticas y Tecnología. "Es necesaria una formación en Informática y en Tecnología para nuestros niños y niñas, desde la escuela Primaria, para poder formar adultos conscientes de las capacidades, pero también de las limitaciones de la tecnología que manejan", relató en el Paraninfo del Rectorado, ya que, actualmente, la Informática "es solo optativa en la mayoría de Comunidades Autónomas en Secundaria y en Bachillerato".

Entrar desde la infancia en este mundo de las nuevas tecnologías permitiría, según Alonso, "reducir la tremenda brecha de género" que lastra a la Ingeniería Informática desde hace décadas.

"No podemos permitirnos llegar solo a la mitad del talento disponible", relató Alonso, en referencia a las mujeres, que se quedan a las puertas de esta oportunidad. Es por ello por lo que apuesta por la formación de los "bilingües del futuro", profesionales en ciencias o en humanidades que tengan conocimientos en tecnología e Inteligencia Artificial, pero también de ética y comunicación, así como espíritu crítico y creatividad para afrontar los nuevos retos que se presenten con esta transición.

Alonso puso encima de la mesa también la necesidad de ampliar la regulación para dar cobertura a problemas derivados de esta evolución, como el seguro para los vehículos autónomos.

"Los países que entiendan y lideren esta tecnología pueden llegar a duplicar no solo las tasas de crecimiento económico en el corto y medio plazo sino que también podrán crear ecosistemas económicos con empleo estable y de calidad", relató Alonso. Es, según la catedrática, "todo un desafío" y una oportunidad, en un país como España, en el que el paro entre los menores de 25 años supera el 30% y donde la restauración, la educación y la construcción lideran las contrataciones.

"Nuestra población está muy rezagada en habilidades digitales básicas", alertó Alonso, ya que la previsión es que se creen 1,25 millones de nuevos trabajos directos, indirectos e inducidos relacionados con las nuevas tecnologías y que dejarán fuera a la población menos preparada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es