18 de octubre de 2019
18.10.2019

La Xunta pierde un pleito por el color de la fachada de un edificio de Primo de Rivera

Patrimonio rechazó autorizar el tono elegido para el inmueble, con protección estructural, pero el Superior da la razón a los vecinos y dice que el tiempo lo igualará

17.10.2019 | 22:20
Conjunto residencial de tres cuerpos en Primo de Rivera, con el central pintado en un tono ligeramente más claro.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) puede que no haya tenido muchos casos como este. Un pleito por el tono exacto del color de la fachada de un edificio. El contencioso enfrentó a una comunidad de propietarios con la Consellería de Cultura, que no les autorizó el color de la pintura elegida para renovar uno de los bloques del conjunto de viviendas de Primo de Rivera conocidas como Casa Jesús Fernández, un inmueble de 1923 obra del famoso arquitecto Pedro Mariño, autor también del Palacio Municipal de María Pita. El Superior acaba de emitir una sentencia en la que da la razón a los vecinos.

En esta fachada, vista desde la acera de enfrente, la diferencia es poco apreciable, solo parece que el cuerpo central es de un tono más claro pero cualquiera lo atribuiría a que está pintado hace poco y el resto del edificio tiene la pintura vieja.

La última vez que se pintó este largo edificio con tres portales (números 7, 8 y 10) fue hace 35 años. La comunidad de propietarios del bloque de en medio decidió pintar la fachada debido a la suciedad por el paso del tiempo y la contaminación, además de por el daño en la pintura por estar al borde del puerto. La Dirección Xeral de Patrimonio resolvió en junio de 2015 negar la autorización para la pintura empleada porque exigía que fuese el mismo color que tenía antes, para mantener la uniformidad con los otros bloques. Los propietarios presentaron un recurso de alzada y tras ser rechazado también en 2018, acudieron a los tribunales.

Este inmueble está catalogado en el plan general de A Coruña, con protección estructural, que obliga a conservar sus elementos más significativos, relevantes y característicos e impide alterar los acabados del edificio. El Tribunal Superior sentenció que la pintura elegida para el cuerpo central del edificio tiene un tono diferente pero "similar" y el conjunto "no desentona" y además el nivel de protección "ha sido respetado", no existe "daño para el patrimonio".

Los peritos determinaron que era imposible pintar con el mismo tono exacto que el de la pintura de hace 35 años y la única forma de que no se apreciasen diferencias y fuese toda la fachada uniforme sería pintando todos los portales, todo el conjunto inmobiliario, pero solo los dueños del bloque de en medio optaron por renovar la fachada. "El problema es que al pintarse solo uno, es diferente a los otros y es difícil igualar", se señala en la sentencia.

Los expertos también determinaron que "es imposible conocer la tonalidad originaria", porque en la fachada de este extenso inmueble existen hasta 22 tonos distintos y aunque se hicieron catas, el paso del tiempo afectó al color. Además, existen balcones y cornisas en distinto tono, y la parte baja del inmueble también tiene un color diferente, más bien beis que gris. "Aunque fuera el mismo tono, se iba a notar al pintarlo nuevo", se ha concluido. El Superior también concuerda con los técnicos en que con el paso del tiempo, la pintura nueva adquirirá otro tono y se uniformizará todo el conjunto, es decir, dentro de un tiempo, esta leve diferencia de tono en la fachada desaparecerá.

OTROS CASOS

No es la primera vez que el tono de una fachada acaba en los juzgados. Pasó con la Casa Rey hasta que se comprobó que el tono vainilla con el que se pintó era igual que el original. El caso de la casa rosa de la plaza de María Pita no llegó a pleito pero sí causó polémica cuando se quitó el andamio en 2002 y se vio que desentonaba con el tono gris del resto de inmuebles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados

esquelasfunerarias.es