22 de octubre de 2019
22.10.2019

Fomento aparca el proyecto del túnel de Matogrande pese al tráfico del ofimático

El ministerio mantiene abandonada su iniciativa de un vial subterráneo bajo la rotonda, que encargó en 2009 por la congestión que sufre, mientras el nuevo barrio comienza a habitarse

21.10.2019 | 22:17
Rotonda de Matogrande, con la AC-10 al fondo de la imagen.

La habitual congestión de la rotonda de Matogrande, en la que convergen importantes vías de comunicación de la ciudad, corre el riesgo de aumentar con el tráfico que se origine desde el parque ofimático. Pero el Ministerio de Fomento conserva aún en un cajón el proyecto que encargó hace ahora diez años para instalar un paso subterráneo bajo la glorieta, que ya entonces consideraba saturada. Esa iniciativa cayó en el olvido y nunca fue reactivada, a lo que se añadió que el mismo ministerio suprimió el año pasado el ramal que debía comunicar el ofimático con Alfonso Molina, lo que obligará a que la circulación hacia ese barrio deba pasar de forma casi obligatoria por la rotonda de Matogrande

Diez años después de que el Ministerio de Fomento adjudicase la redacción del proyecto de construcción de un túnel bajo la rotonda de Matogrande, esa iniciativa, que pretendía evitar las habituales congestiones que se producen en ese punto, permanece paralizada. El inicio de la ocupación de las viviendas del parque ofimático y la eliminación por el Gobierno central del Partido Popular del acceso a ese nuevo barrio en el proyecto de ampliación de la avenida de Alfonso Molina hacen prever un incremento del volumen de vehículos que confluyen en la rotonda.

En ese cruce confluyen la carretera AC-10, que une las avenidas de Alfonso Molina y de A Pasaxe, además de las de Salvador de Madariaga y Salgado Torres, así como el acceso principal al barrio de Matogrande, lo que lo convierten en un punto clave del tráfico en la ciudad. La AC-10 canaliza además gran parte del movimiento de camiones que proceden del puerto y que se dirigen hacia Alfonso Molina o los polígonos industriales, circunstancia que agrava los problemas que sufre la intersección.

Esta situación ya fue apreciada por Fomento en octubre de 2009, que planteó construir un túnel para que la circulación de la AC-10 discurriese por él con cuatro carriles, así como elevar en lo posible la rotonda. También se preveían dos vías paralelas a la AC-10 para comunicar a los edificios de sus márgenes, que además estarían conectadas mediante dos pasos peatonales. La elaboración del proyecto fue encomendada a Tecpro Ingeniería Civil y Tipologías Estructurales en Madera, Hormigón y Acero por 391.078 euros, a las que se dio un plazo de seis meses para presentarlo, aunque el documento nunca llegó a darse a conocer.

Fomento decidió en 2018 eliminar del nuevo diseño de Alfonso Molina el ramal hacia el ofimático con el argumento de que antes debía redactarse el nuevo plan parcial del polígono, trámite que podrá demorarse durante años. Esto hace que los residentes en el ofimático solo dispongan de acceso por la rotonda de Eirís o la carretera del mismo nombre, ya que la que pasa junto a los Maristas fue cerrada al tráfico tras las protestas de los vecinos de Eirís de Abaixo. Para justificar su postura, el ministerio estimó que en 2020 solo el 10% del ofimático estaría habitado y que no lo estaría totalmente hasta 2040. En la actualidad hay tres edificios habitados en el barrio y otros dos están con las obras avanzadas, mientras que el promovido por la Xunta está a la espera de una nueva adjudicación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado


Ecommerce Tour A Coruña vuelve con las últimas novedades

La jornada, que tendrá lugar el próximo jueves, 14 de noviembre en PALEXCO, prestará este año especial atención al mercado de la moda en Galicia



Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados

esquelasfunerarias.es