22 de octubre de 2019
22.10.2019
La Opinión de A Coruña

Veinte años de orgullo comercial

Antonio Amor deja la presidencia de Zona Obelisco con desencanto porque "hoy ya no se piensa en el asociacionismo" || Le releva Javier Mosquera, de Casa Cuenca

21.10.2019 | 21:38
Antonio Amor, en el centro, ante la maqueta del arquitecto Jean Nouvel para el diseño de Palexco que apoyaban los comerciantes del Obelisco, en 2001.

"Hoy en día cuesta convencer a la gente de que la unión hace la fuerza". La frase encierra una amarga sensación de desencanto, cierta nostalgia de tiempos de lucha y colaboración. La dice alguien que durante casi veinte años „ni él se acuerda de cuántos con exactitud„ ha estado al frente de una asociación unida por la defensa y supervivencia, con buena salud, del comercio coruñés de proximidad. Hasta hace unos meses, cuando presentó la dimisión como presidente de la agrupación de comerciantes Zona Obelisco. Antonio Amor, que continuará en la directiva como secretario, creía necesario que llegase "aire fresco" a la asociación, y "ha pasado el siguiente", su relevo, Javier Mosquera, de Casa Cuenca.

Al echar la vista atrás y buscar en su memoria, Amor se siente orgulloso de "las ganas de hacer cosas" de los asociados que han pasado por Zona Obelisco, hoy con alrededor de 200 miembros. Pero guarda con mayor cariño, quizá, el proyecto que su agrupación impulsó para el diseño del Palacio de Exposiciones y Congresos, Palexco, a comienzos de la pasada década. "Aquello fue una gran labor de equipo, un trabajo inmenso de todos los asociados. Algo que ha acabado en el olvido, pero que me llevo conmigo porque creo que fue uno de nuestros mayores logros".

Amor se refiere al diseño del artista de vanguardia Jean Nouvel, bautizado como El Muelle, con el que se presentó al concurso convocado por el Concello y la Autoridad Portuaria tras el derribo de la antigua Estación Marítima. Se trataba de una estructura con puertas acristaladas y correderas que sostenía el recinto a 20 metros de altura y dejaba ver los muelles desde Alférez Provisional (hoy avenida do Porto). En el subsuelo habría cines y un parking de 1.200 plazas; en la superficie, tiendas, cafeterías y restaurantes. El que apoyaban los comerciantes no fue el proyecto ganador, sino La ola y la gaviota de César Portela y Ricardo Bofill.

Los contactos de Antonio Amor con distintas instituciones permitieron a la asociación Obelisco, nacida en 1979, dinamizar el sector del pequeño comercio de la ciudad todos estos años, con campañas, descuentos, actividades paralelas, ventajas para los clientes, entre otras iniciativas. "Me entristece que ahora las generaciones jóvenes no piensen en el asociacionismo, sino en el sálvese quien pueda", lamenta.

El ya expresidente, propietario de Joyería Amor, negocio abierto desde 1885 en la calle San Nicolás, reconoce que después de tanto tiempo al frente de Zona Obelisco se veía "estancado y cómodo": "Notaba mucho copia y pega y ya no me apetecía tanto la lucha como antes, aunque aún queda mucho por pelear. Hacía falta alguien nuevo".

Amor sucedió en la presidencia de Zona Obelisco a otros veteranos comerciantes como Lolita Pascual, Antonio Vogue y Javier Fuentes. Ahora le sucede Javier Mosquera, copropietario del histórico ultramarinos Casa Cuenca, en Marqués de Pontejos. Desde allí, y desde la zona en general, llevará la voz de una de las asociaciones de comerciantes más duraderas de España. En defensa de las tiendas de toda la vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es