25 de octubre de 2019
25.10.2019
La Opinión de A Coruña

Rumbo a Nepal por la causa más justa

La escritora Aina Barca presenta en la FNAC el libro en el que narra cómo consiguió fundar una escuela de educación especial en el país asiático

24.10.2019 | 23:06
Ana Barca (c), con los alumnos de la escuela de Nepal.

Tenía 21 años y una idea: la de fundar una escuela de educación especial en un distrito de Nepal en el que no había ninguna. Ahora, siete años después y con dos escuelas ya levantadas en la ciudad de Hetauda, al sur del país, únicas en su especie en un distrito que abarca 2.500 km de superficie, Aina Barca ha decidido contar su historia en un libro que ayer presentó en la FNAC.

Asha o la fuerza de la esperanza narra el largo proceso desde que regresó de su primer viaje a Nepal, que realizó cuando se encontraba cursando estudios de Trabajo Social. La barcelonesa, que entonces trabajaba en una escuela de educación especial en su ciudad natal, no pudo evitar hacer comparaciones a su vuelta a la realidad. "Allí, la vida de los niños con discapacidad se basa en estar encerrados en casa o incluso en jaulas. No podía evitar comparar con los recursos que tenemos aquí", relata Aina Barca.

Los ocho meses siguientes tras su vuelta consistieron en recaudar fondos a través de todo tipo de actos solidarios. Recaudado el dinero y con la idea en mente, Barca pudo fundar la ONG Familia de Hetauda. Admite, sin embargo, que sus comienzos en Nepal no fueron del todo fáciles.

"Construir la escuela no fue nada fácil. Era una mujer joven, sola y extranjera. Tuve que afrontar amenazas, coacciones y situaciones por las que nunca me imaginé que pasaría", recuerda. Ahora ya no está sola. comparten su proyecto un grupo de 22 mujeres nepalíes que se ha ido constituyendo paulatinamente. "Son un pilar fundamental. Para mí, para la escuela y para los niños", constata ella.

Son ahora 44 los niños con discapacidad intelectual que integran las dos escuelas que funcionan, a día de hoy, en la región. La primera, reconvertida hoy en taller ocupacional, trabaja para enseñar un oficio a los jóvenes que van dejando de ser niños. Las aspiraciones de Aina Barca no terminan aquí. Su proyecto más reciente es el de fundar una residencia para escolares cerca de los centros, de forma que los niños que viven lejos de la zona no tengan que desplazarse durante horas para llegar. A ello enfoca hoy todos sus esfuerzos. "La recaudación íntegra del libro irá destinada a financiar la residencia", afirma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es