26 de octubre de 2019
26.10.2019
La Opinión de A Coruña

La Primitiva millonaria se intentó cobrar dos veces en Madrid meses después del sorteo

La primera ocasión fue la mañana del 7 de septiembre, el mismo día que Loterías y Apuestas del Estado pidió a la Policía Judicial que intentase localizar al dueño del boleto con el análisis de huellas dactilares en el boleto

25.10.2019 | 23:09

El oficio elaborado por la Policía Nacional para dilucidar quién es el verdadero dueño del boleto de La Primitiva premiada el 30 de junio de 2012 con 4,72 millones de euros -y que el lotero de San Agustín declaró haberse encontrado en su administración- recoge que alguien intentó cobrar el boleto en dos ocasiones en la delegación de Loterías y Apuestas del Estado, en Madrid.

Los datos con los que cuentan los investigadores contradicen el relato del lotero de San Agustín, Manuel Eugenio Reija, que entregó el boleto en la sede provincial de Loterías en A Coruña, cuyo delegado es su hermano, Miguel Reija, el 3 de julio de 2012. Fue un día después de que, según los investigadores, el legítimo dueño de la apuesta entrase en su administración para comprobar si había tenido suerte esa semana. En los registros de la máquina, consta que los cuatro boletos que se sellaron juntos el 26 de junio en el despacho del Carrefour de Alfonso Molina fueron los mismos que comprobó el lotero de San Agustín el 2 de julio. En primer lugar, Manuel Eugenio Reija chequeó el premiado y, en la pantalla, pudo leer: "Premio Superior. Llevar resguardo a la Delegación". Dos segundos después, pasó un Gordo que tenía tres euros de premio, que fueron abonados, y tras él, las otras dos apuestas, que no habían resultado agraciadas. En su declaración, el lotero aseguró que, cuando se encontró el boleto estaba solo en el despacho. Durante ese día, lo comprobó otras dos veces más.

El 5 de septiembre de 2012, el lotero de San Agustín solicitó cobrar el galardón alegando que lo había entregado "de buena fe". Dos días después, el 7 de septiembre, pasaron dos cosas: Loterías requirió a la Policía Judicial que intentase encontrar al legítimo dueño de La Primitiva millonaria analizando las huellas que se encontraban en el material entregado. A las 9.49 horas, en la delegación de Loterías y Apuestas del Estado en Madrid se presentó una persona -que no aparece identificada en la investigación- para solicitar el cobro del boleto.

El resguardo pasó por la máquina en dos ocasiones, a las 9.49 horas y un minuto después. En la pantalla, salió el mismo mensaje: "Premiado. No pagado". Casi dos semanas después, el 20 de septiembre, a las 11.43 horas, el boleto volvió a ser presentado a cobro pero, en esta ocasión, la respuesta del sistema central fue: "Pago retenido". La magistrada encargada de la instrucción ha decidido citar como investigados a los hermanos Reija, para evitar que los hechos prescriban y solicitará a la Audiencia que se pronuncie sobre qué Juzgado de Instrucción es competente en este caso.

Los agentes pidieron información a Loterías sobre los premios de más de 5.000 euros entregados en la administración de San Agustín en los cinco años anteriores a 2012 y también del número exacto de los "resguardos comprobados y posteriormente abonados en la Delegación Provincial de A Coruña con identificación fehaciente de las personas que realizaron el cobro de los resguardos agraciados". Su objetivo era comprobar si el "presunto engaño producido por Manuel Eugenio Reija, en este caso, fue puntual" o si había sido una "artimaña" que ya había cometido con anterioridad.

Los agentes sospechan que Loterías encubrió a los hermanos, ya que no le facilitó alguna de la información que los investigadores le solicitaron y también por haber mantenido el boleto como un "hallazgo casual", a pesar de las contradicciones de la declaración del lotero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es