13 de noviembre de 2019
13.11.2019
La Opinión de A Coruña

El plan para facilitar piso a personas sin hogar se consolida con 10 viviendas y seis usuarios

El área de Benestar Social prevé continuar el próximo año con el plan para gente que vive en la calle, desarrollado a través de un convenio con la Fundación Rais y la asociación Provivienda

12.11.2019 | 22:04
Una persona duerme en la entrada de una tienda vacía.

'Housing First' es un programa social que nació hace 25 años en EEUU y Canadá, que propone un sistema alternativo para alojar e integrar a personas sin hogar. Parte de facilitar una vivienda a vecinos que lleven en la calle un tiempo prolongado, que se han de comprometer a cuidar la casa y facilitar la entrada y asistencia de especialistas para su atención y seguimiento, diferente al de un alquiler social al uso. Según la teoría de este método, es el beneficiario el que pone sus objetivos. La meta de conseguir diez pisos está cumplida, con la mitad ocupados y el resto en previsión de serlo en breve. Desarrollado a través de un convenio firmado el mandato pasado, el actual Gobierno municipal prevé continuar su ejecución en 2020

El programa municipal conocido como Housing First, un sistema para facilitar pisos a los que viven en la calle, tendrá continuidad el próximo 2020. Tras más de un año en marcha y superadas las dificultades iniciales, la bolsa de viviendas disponible es de diez pisos. La iniciativa, un sistema surgido hace un cuarto de siglo en Estados Unidos y Canadá, se desarrolla a través de un convenio con la Fundación Rais y la asociación Provivienda. Los beneficiarios en este momento son seis.

El objetivo inicial que se planteó el Concello en 2018 era el de tener en cartera diez pisos, con la firma de un convenio de 67.000 euros, máximo al que se ha conseguido llegar. Cinco viviendas están ocupadas por seis usuarios, con otras cinco en previsión de ser ocupadas en un breve periodo de tiempo.

El Gobierno municipal ofrece estas cifras en una respuesta a una pregunta escrita del grupo de Marea sobre la continuidad del programa para personas sin hogar y de especial vulnerabilidad puesto en marcha a finales del pasado mandato. Por la condición de sus usuarios y por la metodología empleada, no es un alquiler social al uso y requiere un seguimiento diferente.

Housing First, según explicaban las organizaciones que lo desarrollan en su puesta en marcha, proporciona asistencia a las personas a las que se facilita el alojamiento, que están obligadas a admitir la visita periódica de profesionales, a contribuir a los gastos de la vivienda si cuentan con ingresos, a mantener buenas relaciones con los vecinos y a participar en una evaluación de la eficacia del programa mediante especialistas externos. Son los propios beneficiarios los que deciden los objetivos que pretenden alcanzar.

Según la Fundación Rais, en España son 6.800 personas las que han participado en la iniciativa, de las que 85% conservan su vivienda al cabo del primer año de acceder a ellas y un 25% logran recuperar la relación con sus familias. Solo después de facilitar la vivienda, son objeto de intervención social para hacer posible su integración, relataban.

Uno de los problemas que se encontró la asociación en un principio para contar con pisos de alquiler fue la desconfianza de sus dueños, algo que se repite en algunas ciudades. A finales de 2018, las organizaciones cifraban en 300 los pisos conseguidos en una decena de urbes. Fuentes municipales confirman que la iniciativa y el convenio con el Concello que permite desarrollarlo tendrá continuidad el próximo ejercicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

esquelasfunerarias.es