28 de noviembre de 2019
28.11.2019

El 'Black Friday' en A Coruña, a ojos de barrio

El pequeño comercio de la ciudad se prepara para el día de los descuentos con diversidad de posturas, mientras que unos se suman, otros se oponen tajantemente

27.11.2019 | 22:06

El Black Friday en A Coruña no cala por igual en toda la ciudad. Hace mucho que el viernes negro o, como se conoce popularmente, el Black Friday, dejó de ser solo un día. Es el agosto de las grandes superficies, que empiezan a colocar en los escaparates los carteles que anuncian los descuentos una semana antes del día 29, unas rebajas que cada año tardan más en tocar a su fin. Ante esta nueva realidad creciente, los pequeños comerciantes de cada zona tienen dos opciones: unirse al movimiento y tratar de competir con los gigantes, u oponerse unilateralmente. Entre los comerciantes y hosteleros de A Coruña, la opinión está dividida.

'NO' ROTUNDO A LOS DESCUENTOS

▶En la Ciudad Vieja lo tienen claro. "Estamos totalmente en contra y aquí no se hace. Solo sirve para las grandes multinacionales y el comercio online", apunta el presidente de la asociación de comerciantes de la zona, Adolfo López. En el casco antiguo se mantienen inamovibles en su determinación para no sumarse a una iniciativa que creen perjudicial para negocios como el suyo. "Desvirtúan al establecimiento de proximidad".

▶Con él coincide el presidente de la asociación Bulevar Elviña, Abel Caballero, que ofrece una explicación al fenómeno del descuento masivo. "Creo que al principio la idea era la de eliminar stock, pero ahora se trata de rebajar sin más. Para hacer un descuento suficientemente atractivo, nosotros tendríamos que regalar el producto. No solo no nos beneficia, sino que nos merma aún mas", señala.

▶En el barrio de As Conchiñas son los más pesimistas. Desde la Asociación de Comerciantes consideran que la festividad perjudica enormemente a los comerciantes. "Iniciativas como estas son las que nos están liquidando y quitando del medio. No nos dan ayudas. Necesitamos que se fomente la cultura emprendedora para que dejen de cerrar locales", zanja su presidente, Rafael Granados.


BLACK FRIDAY, BIENVENIDO SEA

Aunque no es la opinión generalizada entre los comerciantes de la ciudad, los comerciantes del área Obelisco se encuentran esperanzados de que la noche más barata del año beneficie a sus establecimientos. Los dueños de los establecimientos están poniendo todo de su parte para que así sea en una zona en la que competir con las grandes superficies todavía no se les antoja imposible. "Vamos a organizar un sorteo de dos patinetes eléctricos. El pequeño comercio aún puede competir, pero tiene que especializarse de otra manera: calidad del producto o atención personalizada", explica el presidente de la asociación, Javier Mosquera, que se muestra partidario a involucrarse en la iniciativa. Los hosteleros de Matogrande se apuntan a esta y cualquier iniciativa que implique dinamizar el comercio, aunque, en el caso de estos últimos, el Black Friday ofrezca menos opciones. Así lo explica Manuel Pato, de la asociación del barrio. "Aquí somos casi todos locales de hostelería, así que este fin de semana no tendremos mucha actividad, pero e siguiente sí, pensamos organizar cosas. Bienvenido sea para nosotros todo lo que implique publicidad y que la gente salga de casa y gaste. Lo necesitamos, el mal tiempo se ha notado mucho".

UNIRSE O MORIR

Hay barrios que se suman al carro por pura supervivencia. Es el caso de Os Mallos, para quienes es una cuestión de visibilidad. "Cada uno hace el descuento que puede, pero si nos quedamos quietos es mucho peor. Es un mal momento para la zona, la campaña contra la doble fila nos está perjudicando mucho", alude José Salgado, portavoz de los comerciantes. Por la misma razón se unen a la oleada de descuentos los negocios de la calle Barcelona, algunos de los cuales ya han colgado los carteles. "No nos queda más remedio. Si reduciendo aún más tu beneficio haces caja, adelante", señala José Manuel Castro, presidente de la asociación. En Monelos, Eirís y O Castrillón, proponen una alternativa diferente, el green friday, como explican desde la asociación.

"Queríamos hacer algo original, cada uno pone su oferta, ya sea un descuento, un regalo, tapas especiales en los bares, lo que cada uno pueda aportar". En la asociación de comerciantes del Distrito Picasso, los ánimos no son los mejores. Aunque se sumarán, dado que el 95% de los locales de la zona son cadenas, no lo harán de buena gana. "El Black Friday destroza el pequeño comercio. Harán lo que puedan", opina la presidenta, Belén Chaver.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



 

esquelasfunerarias.es