30 de noviembre de 2019
30.11.2019

Los veteranos del arcoíris, una cuestión de memoria

Las jornadas 'Mayores sin armarios' reivindican la existencia de la vejez LGTBI y buscan concienciar sobre su situación de desamparo

29.11.2019 | 22:42
Federico Armenteros y Noelia Mellado.

Hay quien cree, todavía, que la lucha por los derechos del colectivo LGTBI, o incluso, los propios integrantes de las siglas son realidades surgidas hace pocos años. Las personas gais, bisexuales, lesbianas y transexuales existen desde el principio de los tiempos, y pretenden, tras años de silencio, reivindicar su memoria y su historia. Este es el objetivo que persigue la Asociación por la Libertad Afectivo Sexual, ALAS A Coruña, con la puesta en marcha de las jornadas Mayores sin armarios: Historia, lucha y memoria, que comenzaron ayer con la intervención de dos activistas.

La coordinadora de Políticas bisexuales de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, Noelia Mellado, y el fundador de la Fundación 26 de diciembre, Federico Armenteros, aportaron ayer su visión sobre el tema en la Casa Museo Casares Quiroga. Hoy lo harán de nuevo, ante un auditorio de edad elevada, en la residencia de mayores Torrente Ballester, a las 11.30 horas.

Federico Armenteros, educador social y homosexual, lo hará para predicar con el ejemplo. Desde la Fundación 26 de diciembre, que debe su nombre a la fecha de la derogación, en 1978, de la Ley de Peligrosidad Social, asiste a personas LGTBI de la tercera edad a las que el sistema desampara. Con ellos, tienen la oportunidad de envejecer dignamente sin pasar por el trago de volver al armario. "Viven en la invisibilidad y en el sufrimiento. No se ven comprendidos y no tienen recursos que impliquen no volver al armario. Van a residencias cuando no hay otra alternativa, muchos prefieren suicidarse antes que ir", explica Federico Armenteros.

Es por eso por lo que decidió fundar la entidad, que, si los plazos se cumplen, abrirá su primera residencia de mayores LGTBI en junio del próximo año. "De esta forma tendrán un lugar donde sentirse atendidos y empoderados. Les cambian las expectativas, han sido educados para pensar que no sirven para nada", señala.

Desde la fundación ofrecen, además de alternativa residencial y atención domiciliaria, acompañamiento y asistencia psicológica. Comidas, excursiones, actividades y ocio educativo son algunas de las iniciativas que promueve la fundación, con el fin de atenuar la soledad que sufre el colectivo de los veteranos de la bandera arcoíris. Atienden, diariamente, a unas 250 personas, y aunque por ahora funcionan en Madrid, es cuestión de tiempo que se expandan a otras comunidades, ya que la demanda de este servicio no deja de crecer. Recuperar la memoria es otra de sus prioridades. "Han borrado nuestra historia, la han ocultado, por eso ocurren las cosas que pasan ahora", explica el fundador de la entidad.

Noelia Mellado, por su parte, instruirá sobre la importancia de saber reconocerse como bisexual en una sociedad que niega la existencia de la letra B del colectivo. "No hay referentes bisexuales de la tercera edad. Solo una, Rosa Araújo. Esto lleva a que muchas personas hayan vivido toda la vida cohibidas", explica Mellado. Como coordinadora de Políticas LGTBI, una de sus funciones es la de medir en qué momento se encuentra el discurso bisexual en cada una de las entidades pertenecientes a la Federación Estatal.

Su condición sexual es una de las más invisibilizadas. En su opinión, esta discriminación ha influido en que muchas personas no sepan ponerle nombre a lo que son o a lo que sienten. "Hay muchos ejemplos en la historia de personas bisexuales que se han resignado a estar con personas del género opuesto por temor a represalias. No daban explicaciones por miedo", relata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



 

esquelasfunerarias.es