08 de enero de 2020
08.01.2020

Nueva fiscalidad pero sin bajar el IBI

El PSOE negociará los impuestos de 2021 con Marea para asegurar su apoyo a las cuentas, sin anular la subida del 3% pero buscando aliviar a las rentas "más bajas"

07.01.2020 | 22:51
Negociación presupuestaria de representantes del PSOE y Marea el pasado mes de octubre.

Como parte de las negociaciones entre el PSOE y Marea para que el segundo partido respalde los presupuestos de este año en el pleno de mañana, el Gobierno local se ha comprometido a estudiar con su socio "una reforma de la fiscalidad para 2021", en la que se analizarán el conjunto de impuestos directos e indirectos para "introducir progresividad en términos de impacto social", según fuentes municipales. Pese a que la subida de un 3% para este año en el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) es uno de los motivos de las negociaciones, no está sobre la mesa revertirla.

El acuerdo se produce después de que Marea Atlántica, que había cerrado un acuerdo presupuestario con PSOE y BNG hace dos semanas, alegase la semana pasada que se había producido una ruptura de la "confianza" con el Gobierno local por varios motivos. Uno de ellos era la subida del recibo del IBI, derivada de una actualización catastral pedida unilateralmente por los socialistas en julio.

El edil de Marea Iago Martínez, interlocutor de su grupo en las negociaciones, afirma que no le dio "el visto bueno" a esa medida, y que no le parece "la más progresista que se puede hacer". También considera que se podrían modificar las ordenanzas que lo regulan, ya que "no es devengo anual".

En relación al incremento del 3%, Iago Martínez afirma que "no se trata de revertir la subida" en bloque, sino de buscar "compromisos a futuro" para conseguir una fiscalidad "más progresiva" y que alivie "a las rentas más bajas".

Más garantías de cumplimiento

Martínez señaló otros dos puntos de desencuentro con el Gobierno local. Uno es el presupuesto del Instituto Municipal Coruña Espectáculos (IMCE), ya aprobado pero contra el que votó Marea porque "no se cumplían los acuerdos" en ciertos puntos. El mismo problema, señaló, se repite en algunas partidas del presupuesto municipal que se votará mañana.

Algunas de las ausencias o faltas de "concreción", afirmó Martínez, pueden ser atribuidas a "errores o descuidos", pero reclamó "garantías" adicionales de cumplimiento. En anteriores negociaciones, apuntó, hubo un "exceso de confianza" por su parte y no se pidieron compromisos por escrito que ahora reclama. En cuanto a las fórmulas para asegurar el cumplimiento, señaló que en algunos casos es posible desarrollarlas en "memorias" pero que en otros "hay que ir directamente a la partida".

Fuentes municipales señalan que el Gobierno local se compromete a ejecutar las partidas acordadas "con las máximas garantías". Así, se concretará la "introducción de correcciones materiales de errores" en el presupuesto municipal y en el del IMCE para cumplir los compromisos con Marea. También se establecerá un calendario de reuniones para desarrollar los acuerdos con el grupo "en este mes de enero".

Aprobación casi asegurada

Para la aprobación del presupuesto en el pleno de mañana, el PSOE cuenta con sus nueve ediles y con los dos del BNG, que ya se comprometió a respaldarlos. Así, podría aprobarlos incluso si votaran en contra los nueve concejales del PP, que no ha revelado el sentido de su voto, y la de Ciudadanos, que, pese a un acuerdo inicial para respaldar los presupuestos, se opuso a ellos en la comisión de Hacienda por entender que el PSOE había incumplido uno de sus compromisos y que hoy renegociará con los socialistas.

Marea podría tumbar el presupuesto votando en contra, pero es una opción que no se ha puesto encima de la mesa. Sobre si se abstendrán o votarán positivamente, Iago Martínez apuntó a la segunda opción, señalando que "no buscamos una abstención sino que los acuerdos estén bien recogidos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


esquelasfunerarias.es