09 de febrero de 2020
09.02.2020
Gerente del Área Sanitaria de A Coruña

Luis Verde: "El nuevo hospital acercará la atención al paciente y facilitará la organización interna"

"Si siguiéramos haciendo las mismas cosas solo tendríamos un nuevo edificio, por eso aprovechamos la oportunidad para hacer un nuevo hospital de una manera integral", asegura

08.02.2020 | 21:34
Luis Verde, con los edificios del Hospital Universitario al fondo, desde el bloque en el que se encuentra la gerencia del complejo.

La ampliación del actual Hospital Universitario en lugar de la construcción de uno nuevo es defendida por Luis Verde, el gerente del Área Sanitaria de A Coruña, como la opción más adecuada para mejorar la asistencia, ya que permitirá incorporar las nuevas dependencias paso a paso en cuanto estén construidas. Verde destaca además que esta opción permitirá ya iniciar unas obras que estaban programadas al margen del plan para ampliar el hospital y considera que la ubicación de los centros de investigación y formación en este mismo complejo le colocará como una referencia a nivel europeo.

¿Por qué se apostó por ampliar el actual hospital cuando siempre hubo polémica por los accesos de que dispone?

La polémica por los accesos a lo mejor no es tal, porque la cuestión es que no había unos buenos accesos. Hay que pensar que cuanto se construyó el hospital en 1972 la forma de desplazarnos era muy distinta a la que tenemos ahora mismo y se hicieron acorde a aquel momento. Luego se fueron mejorando, pero nunca lo suficiente. El hospital está emplazado en un sitio bueno y si acaso tiene unos malos accesos que hay que mejorar, lo que hoy en día se puede hacer. Además, vamos a tener un nuevo hospital, lo que conlleva un nuevo edificio, aunque un nuevo hospital es más que un edificio, ya que si siguiéramos haciendo las mismas cosas y de la misma manera solo tendríamos un nuevo edificio. Por eso aprovechamos esta oportunidad para hacer un nuevo hospital de una manera integral. Sobre los accesos se pidió consejo a la Consellería de Infraestruturas, a ingenieros de Caminos y a expertos en urbanismo. Las posibilidades de ubicación en la antigua fábrica de armas eran muy difíciles porque la normativa impediría hacer una salida hacia Alfonso Molina al estar muy saturada de vehículos. Se hicieron muchos estudios y fue una decisión muy trabajada.

¿Va a ser entonces un nuevo concepto de hospital?

Tendremos una superficie que será más del doble de la actual, con unos accesos nuevos y con una organización funcional acorde a lo que ha cambiado la demanda asistencial. No nos vamos a organizar estrictamente por unidades y servicios, sino también por unidades funcionales, ya que cada vez es más necesaria la multidisciplinariedad en muchas patologías, como las neurológicas o tumorales, que no se pueden resolver con un único servicio o profesional. Vamos a crear un área de Daño Cerebral Adquirido con múltiples profesionales y una de Diagnóstico Biológico en la que todos los laboratorios que hacen estas pruebas estén en la misma zona.

¿Cómo va a notar eso el paciente en cuanto a la asistencia?

Cuando empezamos a trabajar en este proyecto nos marcamos como premisa disminuir la dispersión de los dispositivos asistenciales y centralizar los servicios, ya que ahora hay algunos en el Abente y Lago, en O Ventorrillo y el Materno, lo que supone que el paciente en ocasiones tiene que ir a un sitio y otras a otro. La unificación va a acercar la atención al paciente, que no tendrá que desplazarse, y al mismo tiempo a los servicios les facilitará su organización.

¿No se corre el riesgo de que el hospital se masifique y sea difícil coordinarlo?

No, eso no es una dificultad, y además la centralización es una ventaja enorme. Y tampoco es que se concentre todo aquí, de forma que si ahora hacemos la actividad quirúrgica en tres sitios, será mucho más óptimo tener todos los anestesistas en el mismo entorno. Pero no vamos a dejar de utilizar el Abente y Lago, al que vamos a especializar en atención dermatológica y oftalmológica con una organización de gabinetes, consultas y quirófanos adecuada a lo que necesitan mediante una inversión de diez millones de euros. Y lo mismo sucederá en Oza, donde vamos a hacer una actividad que no requiere del uso de una gran tecnología pero sí de muchas personas y cuidados, como Daño Cerebral, Rehabilitación y Hospitalización de Crónicos Complejos. En el hospital principal se reordenarán las consultas externas de las especialidades para que las hagan aquí en lugar de en O Ventorrillo. Esto permitirá además que el nuevo hospital tenga un hecho diferencial con respecto a cualquier otro hospital de España, y es que hacemos una apuesta importante por acompañar al nuevo hospital con el centro de formación e investigación, que tiene que estar próximo para facilitar que los profesionales, además de prestar asistencia, hagan investigación, innovación y docencia. Para ello vamos a contar con instalaciones específicas junto al hospital, de forma que los profesionales puedan acercarse a ellas para realizar esta labor. Esto nos va dejar muy bien situados a nivel europeo.

¿Cómo es posible que se descarte utilizar el Materno después de la reforma que acaba de hacerse en sus urgencias?

Y vamos a seguir haciendo inversiones en ese hospital mientras sigamos en él. Lo que no debemos hacer es dejar de prestar la atención que se necesita. No conozco el tiempo exacto en que la atención pediátrica y materno-infantil se va a poder hacer en el Novo Chuac, por lo que mientras tanto tenemos que dar una atención de calidad.

¿Qué planes hay para O Ventorrillo tras la marcha de las consultas de las especialidades?

El centro de salud que hay en ese edificio es de los que crecen en número de usuarios pese a que tiene bastantes años, por lo que incrementamos continuamente el número de profesionales y los equipamientos. Este mismo año hicimos una reforma al haber digitalizado todas las historias clínicas de los pacientes en los centros de salud, lo que nos permitió ganar mucho espacio para una sala de toma de muestras muy grande y dos consultas nuevas. En la medida en que las especialidades se vayan marchando, utilizaremos el espacio para prestaciones de Atención Primaria, aunque allí seguirá habiendo prestación especializada ambulatoria, como Radiología o las unidades de Salud Mental.

¿Cómo es posible que una de las obras de la ampliación vaya a empezar de forma inmediata si no estaba decidida la ubicación del hospital?

Los hospitales no paran y los que trabajamos en ella tampoco. Independientemente de que se trabajara en este proyecto, seguíamos haciéndolo en cómo atender nuestras necesidades y si aquí era necesario hacer inversiones, iba a haber que hacerlas. Esto nunca fue un condicionante para nosotros y, además, estas actuaciones encajan perfectamente en el nuevo proyecto. Al mantenerse la ubicación actual y estar ya licitado el proyecto básico y de ejecución de esas actuaciones, podemos empezarlas ya. Y no son menores, porque es hacer un nuevo hospital de día en las antiguas urgencias y una nueva planta de hospitalización en una de las plantas que ahora están liberadas, unificar las Unidades de Cuidados Intensivos, hacer una pequeña ampliación en el espacio de Farmacia y dejar prevista una ampliación en Urgencias para las épocas de mayor demanda. Lo importante es que esto va a empezar ya y que los ciudadanos van a empezar a percibir las mejoras. Y terminará lo antes que se pueda.

¿Pero hay un horizonte fijado sobre cuándo podrían terminarse las obras?

Depende de tantos factores que es difícil decirlo. Cualquiera podría aventurar una fecha y acertar o no, pero lo que valoro y también lo hacen los profesionales es que esto empieza ya.

¿Se corre el riesgo de que haya una demora como la que sufrió el Plan Director del hospital?

El Plan Director se fue ejecutando en la medida en que hubo posibilidades de hacerlo. A pesar de que vivimos una crisis económica muy importante se hicieron cosas como el bloque quirúrgico y una nueva central de esterilización. Seguro que si no hubiéramos tenido la crisis se hubieran hecho más rápido, pero, en cualquier caso, lo importante es que se siguió avanzando y atendiendo bien a los pacientes. Todo el mundo me dice que hemos atendido mejor a los pacientes en los últimos años porque hemos sido capaces de mantener el nivel asistencial.

Compatibilizar la actividad del hospital con las obras de ampliación supondrá un nuevo reto.

Somos capaces de hacerlo. Este hospital ya demostró que era capaz de estar en obras y seguir atendiendo al mismo tiempo. Estamos muy entrenados porque los hospitales somos muy dinámicos, ya que los equipos y las necesidades cambian. Lo que queremos es que esto empiece. Habrá que pasar incomodidades, pero estamos dispuestos.

¿Teme que las expropiaciones necesarias para la ampliación puedan complicar el desarrollo del proyecto?

Hay espacios ahora mismo vacíos que tienen propietarios con los que habrá que llegar a un acuerdo y otras que tienen uso, mayoritariamente residencial. Entiendo que habrá que llevarlo a cabo de forma individualizada y por parte de los técnicos de la Xunta. Entendemos que es incómodo y duro para los afectados pero el bien común tiene que ser facilitado por unos pocos.

¿Quién va a costear las expropiaciones? El Concello asegura que no se abordó esta cuestión con él.

Eso está pendiente de un convenio de colaboración entre Ayuntamiento y Xunta del que no sabemos en qué situación se encuentra. Ambas partes han mostrado su disponibilidad y los departamentos correspondientes se encargarán de esto.

¿Será posible poner en servicio las nuevas fases del hospital según se vayan terminando, como se anunció en la presentación del proyecto?

Esa es la diferencia entre una de las opciones que se barajaba para el nuevo hospital y la elegida. En la medida en que vayamos a tener áreas construidas las vamos a utilizar. En el proyecto básico y de ejecución veremos si se hace primero un edificio u otro, como el del área oncológica, que se trasladarían allí en cuanto esté terminado. No tendría sentido esperar a que todo estuviera terminado para empezar a ocuparlo, cosa que sí sucedería con la opción de la fábrica de armas, lo que es una diferencia significativa a la hora de hacer este proyecto.

¿Cuál será la mayor inversión tecnológica que se haga?

Cuando hicimos el proyecto preguntamos a la industria que iba a pasar porque la tecnología médica avanza a una velocidad espectacular. Tenemos un quirófano híbrido con el que ni soñábamos hace pocos años y todo lo que tenga que ver con el diagnóstico por imagen, el diagnóstico biológico y la genética va a seguir aumentando. Funcionalmente nos hemos organizado para dar cabida a la imagen en Cardiología con su propia resonancia y TAC, así como tener también imagen, resonancia y TAC en los quirófanos porque sabemos que va a ser cada más importante, además de tener el área de Diagnóstico Biológico unificada porque va a evolucionar muchísimo y contar con áreas multidisciplinares para el abordaje de muchas patologías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es