14 de febrero de 2020
14.02.2020

Lección policial para cuidar la ciudad

La Patrulla Verde de la Policía Local inicia un ciclo de charlas en institutos para concienciar sobre los perjuicios en el mobiliario urbano que ocasionan los grafitis

13.02.2020 | 21:11
Uno de los agentes imparte una charla en el colegio Compañía de María.

"Los estudiantes se sorprenden al saber cuánto dinero se gasta al año en borrar pintadas. Se dan cuenta de que podría invertirse en otra cosa", explica el coordinador de la Patrulla Verde de la Policía Local, Ángel Merelas. Son varios miles de euros que salen en forma de un constante goteo de las arcas municipales. Un gasto que supone una inversión sin retorno cuando las mismas paredes aparecen, poco tiempo después, adornadas con las mismas firmas.

Sobre la línea que separa el arte urbano del vandalismo, así como de los prejuicios para la ciudad derivados de este último, se dedica estos días a instruir la Patrulla Verde de la Policía Local. A través del programa Coida a túa cidade, los agentes llevan a las aulas el debate con el objetivo de prevenir que los jóvenes se inicien en estas prácticas, sin que esto implique limitar su capacidad creativa. "El Ayuntamiento tiene ofertas para dar salida a esta creatividad sin que implique pintar en cualquier superficie. Muy pocos vuelven a pintar de esa forma", explica Ángel Merelas.

El agente ejemplifica el caso de los muchos grafiteros "pillados" que actualmente colaboran en actividades para el Ayuntamiento o en las propias charlas a través de vídeos, iniciativas a través de las que consiguen ir pagando las sanciones que un día les fueron impuestas. Una lucha en la que la Patrulla Verde no está sola, ya que la comparte con los grafólogos de Orión Analistas, capaces de identificar y documentar rasgos comunes en los dibujos, con el fin de dar con sus autores.

Los expertos acompañan a los agentes en sus charlas, de forma que puedan instruir a los alumnos sobre una labor que, pese a requerir un proceso lento, comienza a dejar entrever sus primeros resultados. "La ciudad está muy castigada, por eso se nota poco. Aún así, se ha ido cogiendo a los más activos, los que hemos identificado no han vuelto a pintar", señala Merelas. El grupo de edad escogido para asistir a las ponencias tampoco es casual, ya que es precisamente en la adolescencia cuando los estudiantes comienzan a iniciarse en estas prácticas.

"Es una forma de trabajar a nivel preventivo. Al principio de las charlas siempre hay risas, pero luego reflexionan sobre el coste de borrar los dibujos y sobre el hecho de que siempre te acaban pillando", relata el agente. Pese a que es la lucha contra los grafitis es el principal hilo conductor de las charlas, entre las otras atribuciones de la Patrulla Verde está asegurar la tenencia responsable de animales, el cuidado del medio ambiente y el control de vehículos abandonados en la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es