10 de marzo de 2020
10.03.2020
Antonio Rodríguez del Corral

"La Ciudad de las TIC debe crear la pista de aterrizaje de proyectos de multinacionales"

"Hay muchísima demanda para instalarse, pero nadie tomará la decisión hasta que se le diga la fecha o los metros cuadrados. Las empresas esperan ofertas concretas"

09.03.2020 | 21:50
Antonio Rodríguez del Corral, ayer en el campus universitario de Elviña.

La Universidade da Coruña y el Clúster TIC presentaron ayer el proyecto de la primera instalación que funcionará en la Ciudad de las TIC de Pedralonga „un centro de fabricación avanzada„ a la convocatoria de ayudas del Igape. El presidente del conglomerado gallego del sector, Antonio Rodríguez del Corral, expone por primera vez la visión del clúster sobre el potencial que advierte en el parque tecnológico promovido junto a la Universidad.

Del Clúster TIC solo sabemos, desde que se conoció el proyecto, que la Ciudad de las TIC es un proyecto que le interesa. ¿Cómo de interesante es?

Si todo sale como está previsto, no nos damos cuenta ahora de su importancia. Es un proyecto totalmente transformador para la economía de Galicia y, por supuesto, para A Coruña. En todos los años que llevo en el sector tecnológico y en el Clúster TIC, y en las relaciones con las administraciones, siempre ha habido un diagnóstico de coincidencia: la carencia de un parque tecnológico a nivel internacional donde hubiese grandes empresas, centros comunes e investigación. Esa carencia frenaba el aterrizaje en Galicia de esas grandes firmas tecnológicas.

¿Un parque como el que propone la Universidad?

Me refiero a algo parecido a un campus universitario donde las empresas necesitan instalaciones para desarrollar su filosofía y por el tipo de empleado que atraen. Eso hasta ahora no existe. El parque tendría que servir para mejorar la colaboración del sector TIC actual y para crear una pista de aterrizaje de grandes proyectos tecnológicos que cualquier multinacional busca en nuevas ubicaciones porque donde está ya ha absorbido todo el talento. Lo busca en otra ciudad y este modelo de parque que podría haber por primera vez en Galicia, algo que hoy solo se encontraría en Madrid o Barcelona, puede proporcionarlo. Por eso nuestro interés es altísimo.

¿Necesita fortalecerse el ecosistema TIC de Galicia?

En Galicia hay 22.000 empleos TIC (16.000 privados y 6.000 públicos), y hay colaboraciones todos los días. En general, ningún proyecto lo hace una sola empresa, todo se hace en las UTE. Más fácil es si todos o muchos estamos instalados en el mismo lugar, donde además hay mucha demostración, laboratorios, vienen clientes... Sería una forma de atraer nuevos socios. La Ciudad de las TIC tiene que ser un potenciador y acelerador. Ahora le propones a una multinacional: instálate en Galicia. ¿Dónde, en qué campus? La respuesta, que hoy no hay, es este proyecto de futuro. Es que necesito 3.000 puestos de trabajo. Pues hay sitio en la Ciudad de las TIC. No solo por su espacio, sino por su potencialidad.

¿En qué consistirá ahora el trabajo del Clúster y de la UDC?

Nuestra relación es fantástica. Estamos en el paso de que la Ciudad de las TIC pase a ser un proyecto de colaboración de toda Galicia: me refiero de la Universidad, del Clúster, el Concello, la Xunta, todos juntos, nada de personalismos. Todas las administraciones han colaborado en el proyecto, ahora el proyecto necesita encontrar un vehículo formal en el que todas, la Diputación también, participen de la manera más cómoda.

¿Qué hay que concretar respecto al diseño del parque?

Eso vendría después: tanto espacio para empresas, tanto dinero para financiación... teniendo en cuenta que el tanto para empresas es lo que financia el resto, y es lo que permite que la rueda funcione. El reparto tenemos que hacerlo todos juntos.

¿Cómo participaría el Clúster TIC en la financiación?

Hay un suelo y unas instalaciones públicas con áreas diferentes para desarrollar. Un área se puede ceder a un promotor a través de un concurso transparente y ese promotor es nuestro casero y afronta la obra porque tiene la garantía de que tiene inquilinos, y si uno deja de serlo habrá otro.

Se ha hablado de unas 15 empresas interesadas en instalarse. ¿Hay más?

Sí, hay muchas más. Hay muchísima demanda. Pero nadie va a tomar una decisión hasta que se le diga la fecha, los euros por metro cuadrado, si está incluida la limpieza y la seguridad, si hay que mudarse, quién paga el mobiliario... Ahora las empresas esperan ofertas concretas para saber si tienen que renovar contratos de alquiler o construir edificios.

¿Empresas internacionales?

Aún no. Estamos preparando una presentación del proyecto para que el Clúster sondee a todas las tecnológicas nacionales e internacionales para saber de qué manera querrían ubicarse en el proyecto: directamente alquilado o con instalación nueva, como socios residentes o como socios temporales.

Cuando el clúster habló con la Xunta el año pasado, ¿pensó en un proyecto alternativo?

La Xunta vio desde el principio los dos planes: el de un centro de fabricación avanzada financiado con ayudas del Igape, que al final será una parte del parque, y el del polo TIC de la Universidad. De los dos planes ya se habló en el verano de 2018, luego se dejó reposar porque había que saber qué pasaba con los terrenos de la fábrica de armas. Ahora se han retomado los contactos y el trabajo en común.

¿Cómo de fuerte es el sector TIC coruñés como para necesitar un parque innovador?

No es ni mejor ni peor que el de Santiago o Vigo, es más grande. En A Coruña hubo siempre más sedes de grandes empresas que tiran de los servicios centrales de la informática y que nacieron de la inversión informática de la Xunta. Hay más empresas TIC en el área de Vigo que en la de A Coruña, pero aquí hay casi 8.000 empleados y allí 3.500. Cuando el clúster hizo una encuesta de demanda entre sus socios y preguntó quiénes querrían mudarse a un parque empresarial conjunto, la contestación más grande fue mucho más grande en A Coruña.

¿El sector TIC se ha anticipado a los avances tecnológicos?

Es un sector inmenso con millones de trabajadores. En Galicia es potente en términos de volumen y sus clientes tienen un gran servicio. Desde el clúster siempre decimos que el reto es crear producto para la exportación. Cada vez tenemos más empresas y de las que nacen el 80% son de producto y no de servicios puros, que necesitan investigadores y grupos que generen patentes. La demanda de profesionales es muy alta. Lo que preocupa es que no crecen las matriculaciones universitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es