14 de marzo de 2020
14.03.2020

El Concello cierra los parques infantiles y crea un plan de voluntariado para ayudar a mayores

Los comedores sociales de A Coruña también permanecerán cerrados, aunque los usuarios podrán recoger la comida para llevar, al igual que los beneficiarios de las becas comedor

13.03.2020 | 21:43
El Concello cierra los parques infantiles y crea un plan de voluntariado para ayudar a mayores

Parques infantiles cerrados y restricciones en la estación de autobuses. Estas son algunas de las nuevas medidas que la alcaldesa, Inés Rey, anunció ayer en el pleno extraordinario convocado para informar sobre las medidas aprobadas por el Gobierno local para prevenir contagios por el coronavirus.

Los más pequeños deberán permanecer en casa, de ahí que cierren las áreas dedicadas a su disfrute, y, aunque se mantienen los viajes de autobús, la terminal de oficinas permanecerá cerrada. Tampoco abrirán sus puertas los comedores sociales de San Pedro de Visma y Monte Alto, pero los usuarios podrán recoger la comida en estos recintos para llevarlas a sus domicilios. Mismo procedimiento que podrán llevar a cabo los beneficiarios de las becas comedor, que tendrán preparados los platos para llevar en las consejerías de los colegios. Las medidas para evitar la propagación del Covid-19, que se mantendrán hasta el 27 de marzo con posibilidad de prórroga, también llegan a los mercados municipales, donde se restringirá el número de usuarios, se facilitarán equipos de protección y se procederá a una limpieza profiláctica continua.

También se suspende el servicio municipal de canguros, aunque el Concello estudia ahora la posibilidad de habilitarlo a domicilio. Se ha activado, además, un dispositivo de voluntariado para ayudar a las personas más vulnerables. Informa también de que cierran las oficinas municipales, quedando solo los registros abiertos con cita previa telefónica.

Horas antes de que la Xunta decretase el cierre de los establecimientos de hostelería, muchos ya habían decidido frenar su actividad ante la escasez de clientes y para comprometerse con la situación, como locales de la zona de la plaza de la Cormelana y la Marina. Los bares empezaron a vaciarse ayer, por precaución y también por miedo, aunque hoy ya no abrirán sus puertas. La cervecería Estrella de Cuatro Caminos, la que más cañas vende de España, bajó ayer su verja "como medida social de prevención para clientes y empleados", según su puede leer en un cartel colgado en la puerta. El establecimiento se suma al movimiento #QuédateEnCasa.

La mayoría de bares del centro intentaban aparentar normalidad, pero muchas mesas ya estaban vacías ayer por la tarde. "Es razonable", apunta el gerente de El Trastero, en la calle Barrrera, José Luis Castro, que asegura que "hay que tener paciencia" y manda un mensaje positivo a todo el sector: "Los meses pasan pronto y hay que hacer caso a las recomendaciones de las autoridades". La hostelería no es la única que sufre. Peluquerías y centros de estética también están recibiendo llamadas por cancelaciones y cada vez reciben a menos clientes. La peluquería Ruby, en la calle Barcelona, anunció su cierre por "descanso de personal", al igual que un bazar ubicado en Panaderas. Ante la crisis, hay quien prefiere adelantar las vacaciones para ahorrar gastos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es