17 de marzo de 2020
17.03.2020

Inquietud patente en los polígonos

Agrela y Pocomaco abren naves pero rebajan su actividad, con la previsión de que decaiga progresivamente || Empresas reclaman medidas por la reducción de personal

17.03.2020 | 02:36
Vehículos circulan, ayer, por una calle del polígono empresarial de Pocomaco.

Los polígonos empresariales de A Coruña comenzaron ayer la semana, la primera en estado de alarma en todo el país por el coronavirus, con algo menos de actividad que la habitual y con un patente estado de incertidumbre por el futuro de los trabajadores de algunas empresas. Si alguien se atreve a pronosticar qué va a ocurrir en los próximos días, es que van a ir cerrando las naves que no tengan que ver con la alimentación y los productos y servicios básicos. En ello coinciden los representantes de los negocios instalados en Agrela y en Pocomaco, pendientes de que el Gobierno de Pedro Sánchez concrete qué medidas implantará para no dañar la actividad económica y garantizar
los derechos laborales.

Vehículos de reparto, furgonetas y camiones se movilizaron por las calles de Agrela y Pocomaco desde primera hora de la mañana. "No como siempre", matiza Teresa Firvida, gerente de la Asociación de Empresarios de Agrela. Su homólogo en Pocomaco, RicardoTormo, advirtió "bastante gente y bastantes coches".Pero una y otro se temen que hoy no habrá tanto tráfico en sus polígonos y que irá disminuyendo mientras transcurre el excepcional estado de alarma en que se encuentra el país, y que seguramente se prorrogará.

"La cantidad de trabajo va a ir cayendo, eso va a afectar a todo, y habrá que salvar los muebles. Hoy [por ayer] han venido trabajadores pero creemos que mañana [por hoy] no vendrán tantos. Suponemos que se pondrán en marcha ERTEs (expedientes de regulación temporal de empleo) por la caída de la facturación. Estas situaciones se tienen que aclarar y esperamos que el Gobierno lo haga de manera rápida", demanda Tormo.

En Pocomaco, como en Agrela, cada empresa aplicó sus medidas de seguridad y prevención para evitar contactos y anular toda posibilidad de contagio. Pero no todos los repartidores de mercancías, por ejemplo, se presentaron a las naves con mascarilla o guantes y no en todos los almacenes los encargados de recoger paquetes firmaron la entrega. Aunque hubo circulación habitual en Pocomaco, en muchas de las naves
había menos trabajadores y vehículos estacionados que de costumbre, cuentan empleados consultados por este periódico. Admite Tormo que la asociación de Pocomaco ha informado a las empresas de los protocolos de seguridad e higiene que deben seguir, aunque desconoce el grado de cumplimiento. En Agrela fueron ayer frecuentes las llamadas telefónicas a la asociación para obtener información sobre los efectos que pueden tener en las empresas los despidos, las declaraciones de ERTE y la reducción progresiva de la actividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es