30 de abril de 2020
30.04.2020
La Opinión de A Coruña
Luciano Alfaya Coordinador de Ciudades Emergentes

"La pandemia y reformular la forma de trabajar hará emerger otro tipo de ciudad"

30.04.2020 | 01:02
Luciano Alfaya.

¿Por qué nace Ciudades Emergentes?

A lo largo de la historia, cada crisis de salud y cada cambio en los sistemas de trabajo han supuesto cambios significativos en los modelos residenciales y de planificación urbana. Los casos más paradigmáticos se dieron en Inglaterra (con problemas de salubridad en las ciudades y la aparición del ferrocarril) pero también después de situaciones dramáticas derivadas de conflictos bélicos o, incluso, causas naturales, tanto en el siglo XX como en el actual. La pandemia de la Covid-19, unida a la posibilidad de reformular la forma en la que trabajamos, hará que emerjan otro tipo de ciudades.

¿Cómo serán esas ciudades tras la pandemia de la Covid-19?

En este momento no tenemos tenemos claro cuánto durará esta situación. Creo que lo importante es saber cómo serán las ciudades donde la distancia social sea necesaria. Ahí es donde van a aparecer los principales cambios ya que estaremos más tiempo en nuestras viviendas y habrá menos interacción social. Tendrán que ser más saludables, requeriremos mayor espacio en las calles e incrementaremos el consumo de productos de proximidad.

¿Son posibles los cambios a corto plazo?

En la mayoría de los casos son actuaciones que están, o deberían de estar, en marcha. Estos últimos años muchas ciudades han empezado a desarrollar planes estratégicos integrados en los que la tecnológica, la movilidad, la sostenibilidad y la economía circular son los principales retos. La Agenda Urbana y los Objetivos de Desarrollo Sostenible refuerzan ese mensaje. Es un buen momento que las ciudades deben aprovechar para cambiar.

¿Cómo plantean el desarrollo del estudio?

Se trata de un proyecto realizado en múltiples fases. Inicialmente se desarrolla a partir del análisis de la situación que se vive en los primeros cuarenta días de confinamiento provocados por la Covid-19 en varios países. Con esos datos iniciales y considerando las notables diferencias que existen entre países, se evaluará cómo afectan las condiciones previas y los hábitos sociales en la configuración de viviendas y en la forma urbana.

Es el momento de redescubrir nuestras viviendas, ¿tenemos una concepción diferente de ellas ahora que no debemos salir?

Las viviendas fueron progresivamente perdiendo protagonismo en la misma medida que la calle se iba domesticando. Muchas de las actividades que hace años correspondían al ámbito privado, ahora están en la esfera pública. Por ejemplo, en Latinoamérica este cambio ha afectado mucho menos ya que una significativa parte de la vida social se realizaba en las propias casas. Aquí, mayoritariamente, se ha priorizado la ubicación frente a la calidad de la vivienda.

¿Qué cosas son las que más echan de menos los vecinos?

La falta de libertad de movimientos y la vida social, según la encuesta. Algunos datos muestran diferencias por género: las mujeres echan más de menos visitar a la familia y los hombres más a los amigos. Destaca la importancia que se concede, en general, al contacto con la naturaleza.

¿Y las que más valoran?

Muchos de los encuestados resaltan la importancia de recuperar el tiempo de convivencia familiar y no tener necesidad de realizar desplazamientos continuos.

¿Cambiará esta situación nuestras decisiones si cambiamos de vivienda? ¿Puede ser que quien pueda huya de la ciudad para instalarse en el rural?

Para quienes respondieron la encuesta, esa no sería una opción prioritaria aunque sí lo será para algunos. La mayoría preferiría seguir viviendo en la misma zona, aunque mejorando el espacio que habita. Considero que las diferencias entre lo rural y lo urbano cada vez se diluirán más. En la actualidad mucho de lo que denominamos rural es ya urbano. En el futuro es probable que sea la ciudad la que incorpore más características de lo que identificamos como rural.

Internet es un factor que cambia el confinamiento. No es lo mismo pasarlo sin conexión que teniendo acceso ilimitado a plataformas de entretenimiento. ¿Cómo de esencial es internet ahora que no se puede salir?

Esta crisis hubiese sido totalmente distinta unos años atrás. En cualquier caso, somos conscientes de que no toda la ciudadanía tiene el mismo acceso a internet, ni a las plataformas digitales. En el propio estudio advertimos de las dificultades que ahora tenemos para obtener la opinión de quienes no tienen un acceso continuo a lo digital o no están habituados a su uso. Uno de los grandes retos de la Administración será evitar la desconexión de los que tienen menos recursos o una edad avanzada en este escenario en el que todo se confía a la tecnología.

¿Condicionará esta situación a las nuevas construcciones y los cambios pensados para las ciudades a la hora de planificar barrios o modificar los existentes?

Algunas modificaciones normativas que hace años parecían excesivas, como las normas del hábitat, hoy están garantizando mucha más calidad en las nuevas viviendas. Es posible que esto afecte más en el caso de la rehabilitación, cuando es más difícil garantizar unas mejores condiciones de habitabilidad. En lo referente a la ciudad se reforzará el camino ya iniciado como proyectos de peatonalización y construcción de carriles bici. La movilidad será uno de los mayores retos ya que los cambios pueden ser significativos: habrá menos desplazamientos pero es esperable un repunte del transporte privado, sobre todo, en las grandes ciudades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es