19 de mayo de 2020
19.05.2020
La Opinión de A Coruña
Las políticas de los concellos gallegos y españoles para superar la crisis (I)

Coronavirus A Coruña | El oxígeno que sigue faltando en la desescalada

Comerciantes y empresas piden al Concello ayudas, que están pendientes de dotación económica - Santiago, Ferrol o Lugo ya han convocado subvenciones similares

19.05.2020 | 01:16
Imagen de la reapertura de los negocios coruñeses la semana pasada.

Después de los peores momentos de la pandemia, las administraciones se enfrentan a otro reto para el que no hay precedentes: gestionar la debacle económica causada por el coronavirus y conjugar la desescalada ordenada con retos económicos, sociales y de movilidad. LA OPINIÓN inicia hoy una serie de reportajes sobre las medidas del Ayuntamiento de A Coruña en relación a la superación de la crisis, en comparación con las que se están adoptando en otros municipios de Galicia y en ciudades de tamaño similar de toda España, con un recorrido por las ayudas directas a pymes y autónomos

La crisis derivada del coronavirus ha cerrado tres comercios coruñeses cada día de abril, y el presidente de Federación Unión Comercio Coruñesa (FUCC) José Luis Boado, estima que una quinta parte de existentes en la ciudad no sobrevivirá a esta etapa. El Gobierno local ha prometido un plan millonario de reactivación económica que incluirá subvenciones a autónomos y negocios de la ciudad, pero por el momento no se conoce la cuantía exacta destinada a este fin, las condiciones en las que se podrá acceder a ellas ni a quién beneficiarán, y su puesta en marcha depende de aprobar un modificativo de crédito en un pleno que el concejal de Economía, José Manuel Lage, espera para este mes, pero que todavía no se ha convocado. A lo largo de la geografía española, varios ayuntamientos del tamaño de A Coruña ya han desarrollado programas de ayudas, entre ellos los de tres de las principales ciudades gallegas: Santiago, Ferrol y Lugo.

La capital lucense tiene plazos especialmente adelantados, puesto que ya el 14 de abril se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) correspondiente el Plan Reanima Lugo, por el que el Concello otorgaba ayudas por valor de cuatro millones de euros a autónomos y empresas que cerraron por el Covid (1.200 euros, con ayudas por cada trabajador) o que perdieron hasta un 75% de la facturación (750 euros). Otro millón irá para la conciliación de empleados por cuenta ajena que perdiesen ingresos por la crisis, con bonificaciones para los que tuviesen hijos a su cargo. El plazo de solicitudes acabó la semana pasada.

Ferrol, por su parte, ha impulsado un Plan de Mellora da Empregabilidade dotado con dos millones de euros, con 1.500 euros de subvención para empresas y autónomos que tuviesen que cerrar, y 1.000 para los que viesen reducida su facturación en un 75% o más. Al igual que en Lugo, se dan ayudas adicionales por los trabajadores empleados de entre 70 y 120 euros, en casos de pymes de menos de 50 empleados. La convocatoria ya está abierta.

El BOP coruñés publicó este mes varias ayudas a pequeños negocios compostelanos convocadas por el Ayuntamiento de la capital gallega. Así, el comercio al por menor de Santiago ya puede optar a una subvención de hasta 1.000 euros para sufragar gastos derivados del Covid (dotada con 100.000 euros, ampliables a 300.000). Posteriormente se añadió otra, con las mismas ayudas económicas, convocada para autónomos y empresas de otras características. También se incluyó el coronavirus en otras convocatorias de ayudas.

Otras ciudades gallegas tienen sobre la mesa conceder ayudas semejantes. La alcaldía de Vigo, a la que la oposición le reprocha no haber sacado todavía un programa de subvenciones, aprobó la semana pasada en junta de gobierno un contrato para un servicio de reactivación económica para autónomos y micropymes, además de desbloquear pequeñas líneas de ayudas que no dependen directamente del Covid. Pero el Gobierno local vigués se está reuniendo con empresarios de la ciudad y trabaja en un paquete de reconstrucción económica en la que no se descartan las ayudas directas.

La alcaldía de Ourense, ciudad que tiene una población de menos de la mitad que A Coruña, promete que destinará a autónomos y pequeñas empresas 20 millones de euros, una dotación que permitirá, según el Gobierno local, otorgar 2.000 euros a cada autónomo. El Ayuntamiento tiene la ventaja de poseer un amplio remanente de tesorería del que echar mano, de unos 120 millones.

En cuanto a Pontevedra, cuya Asociación de Jóvenes Empresarios reclamó este mes ayudas, el Gobierno local no las ha anunciado por el momento y espera a que se aclare la normativa sobre esta cuestión para evitar concurrencias con otras administraciones. Una prudencia en este sentido que también reivindicó a este diario José Manuel Lage, para el que es relevante que las ayudas municipales sean "complementarias" a las de la Xunta, la Diputación y el Estado, y que se identifique correctamente los colectivos a los que otorgarlas.

En el entorno de A Coruña, Arteixo ya ha lanzado ayudas para autónomos y pymes, algo que de lo que se sirvió Marea para criticar al Gobierno local en el último pleno. Según el concejal de Marea Alberto Lema, no le sirve de excusa, como señaló la alcaldesa Inés Rey, que la dimensión de los ayuntamientos sea la misma, ya que precisamente por ser A Coruña más grande debería hacer más.

Dentro de Galicia, la única ciudad que está dentro del rango de comparación de A Coruña es Vigo, pues el resto de grandes municipios tienen menos de la mitad del cuarto de millón de habitantes coruñés. En el resto de España algunas ciudades del rango de la ciudad, esto es, entre los 200.000 y 300.000 habitantes, ya se ha aplicado medidas en este sentido o se encuentran en un estado avanzado de desarrollo.

Un ejemplo es Tenerife, que supera los 200.000 habitantes y ha lanzado una línea de ayudas para autónomos y pymes por valor de tres millones, y otra por un millón para el sector del taxi. En Elche, que cuenta con unos 230.000 habitantes, hay ayudas directas para autónomos y empresas de hasta cinco trabajadores, por valor de 3,4 millones, cuyo plazo de solicitud abrió el cinco de mayo y para las que se recibieron más de 6.5000 solicitudes.

Por su parte, en Gijón (272.000 vecinos) el Ayuntamiento sacará el próximo mes una línea de subvenciones por cinco millones para reincorporar trabajadores en ERTE y sufragar gastos por el Covid, entre otras ayudas. También es cierto que otros ayuntamientos de tamaño similar, como Badalona o L´Hospitalet, no han anunciado líneas de apoyo.

Prórroga o condonación

Durante el periodo en el que no estuvieron permitidas, el Gobierno local anuló el cobro de la tasa de terrazas, pero para otros ingresos municipales que repercuten sobre los negocios coruñeses, como el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) o la tasa de basuras, optó por reformar el calendario fiscal y ampliar los plazos de pago de los tributos.

Esto ha motivado las críticas de algunos negocios: la Asociación de Comerciantes Distrito de Oza envió la semana pasada una carta a la alcaldesa pidiendo "la condonación de todos los impuestos municipales que tendremos que abonar a pesar de no haber podido abrir", y, por ejemplo, cancelar el pago del agua, en vez de aplazarlo como permite el Ayuntamiento. El Partido Popular instó ayer al Gobierno local a suspender el cobro del IAE, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) a los negocios afectados por el estado de alarma durante el tiempo que estuvieron cerrados, y anular el cobro de tasas de agua, alcantarillado y basura.

En otros municipios se ha optado también por moratorias parciales y aplazamientos de cobro, aunque algunos han tomado medidas especiales, como la anulación de recogida de basuras: no se cobró, por ejemplo, en Córdoba, o Cartagena. En esta última ciudad también se permitió a autónomos y empresarios pedir una ayuda al fondo social de la compañía de aguas municipal para que se les abone la del agua. Gijón suspendió ya en marzo las tasas de recogida de basuras y agua, que se prolongará hasta fin de año.

En Ferrol, la alcaldía clasificó los locales que no podían abrir como sin actividad a efectos de tasas como la del suministro de agua potable, alcantarillado, recogida de residuos sólidos urbanos y depuración, lo que implicaba descenso de la tarifa (hasta los 2,63 euros al mes, por ejemplo, por el alcantarillado).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es