20 de mayo de 2020
20.05.2020
La Opinión de A Coruña
Las políticas de los concellos gallegos y españoles para superar la crisis (II)

Desescalada coronavirus A Coruña | Medidas para poder renacer

Ciudades como Bilbao o Gijón proyectan líneas de ayudas y apoyo a la cultura y hostelería por el Covid - Valencia y Madrid perdonaron alquileres, como reclaman Marea y BNG

20.05.2020 | 01:30
Coruñeses en terrazas de la ciudad después de su reapertura.

Los Gobiernos locales de Gijón y Bilbao se han comprometido a realizar planes de choque para reavivar el sector cultural, mientras que Córdoba, que ha impulsado una plataforma digital de impulso a artistas, prevé ayudas económicas. Madrid, Valencia o Lugo son ciudades cuyos Ayuntamientos han permitido moratorias de alquileres municipales, como reclama la oposición en A Coruña, o prestan ayudas directas a la conciliación por el Covid. En lo referente a la hostelería, Bilbao planea ayudas a través de bonos de descuento a los que consuman en establecimientos de restauración locales

La perspectiva de desescalada ha llevado a varios municipios a establecer ayudas para colectivos vulnerables o especialmente afectados. Ayuntamientos como Gijón, Córdoba o Bilbao proyectan subvenciones al sector cultural, y tanto esta última ciudad como Vitoria han anunciado ayudas a la hostelería. Ciudades grandes como Valencia y Madrid ya han establecido moratorias en el alquiler de viviendas municipales para los afectados por el Covid, una medida que el BNG coruñés demanda para la ciudad. Lugo destinó un millón de euros a fomentar la conciliación familiar.

Cultura y música. La música, el cine o el teatro son sectores especialmente castigados, a veces por las propias cancelaciones de actividades municipales: en Elche, por ejemplo, se redujeron sumas destinadas a actividades culturales para financiar ayudas por el coronavirus. Sin embargo, varios ayuntamientos han anunciado planes para rescatar al sector. Uno de ellos es el de Tenerife, que, además de pagar sumas pendientes a empresas del sector, ha anunciado una línea de ayudas directas de 68.000 euros a través del Organismo Autónomo de Cultura (OAC) municipal.

La alcaldesa de Gijón anunció el mes pasado un plan de choque de cinco millones de euros, a desarrollar este año y el que viene, para apoyar al sector. Por ejemplo, se contratará a trabajadores culturales en un plan de empleo extraordinario y se buscarán fórmulas para que puedan trabajar con aforos más reducidos. También ha anunciado que se abonará el 50% del caché de obras pospuestas por la pandemia.

Especialmente extensas son las medidas proyectas por Bilbao, que dedica un extenso programa de apoyo a la cultura dentro de su plan de choque Bilbao Aurrera, presentado el pasado ocho de mayo. Entre estas se encuentran dedicar medio millón de euros a bonos culturales, promocionar actividades en el espacio público (300.000 euros) y actuaciones de pequeño formato, como recitales o cuentacuentos en librerías.

También una bolsa especial de proyectos culturales, una exposición de artistas locales contra el coronavirus y un fondo audiovisual promocionando la villa; el conjunto de actuaciones superan los 1,3 millones de euros. El Ayuntamiento promete que intentará recuperar las actividades con agentes culturales locales suspendidas.

Córdoba creó este mes una plataforma de apoyo digital a la industrial cultural local, y la alcaldesa ha prometido ayudas "de entre 300 y 3.000 euros" para los artistas que participen en ella. Aunque sin comprometer fondos, la alcaldía de Vigo ha señalado que la cancelación de grandes eventos en las fiestas municipales de verano de este año puede servir para potenciar a las bandas y grupos locales, si bien no se conoce en qué condiciones.

Alquiler y conciliación. En el apartado de las soluciones habitacionales, el Ayuntamiento de A Coruña abrió un refugio de emergencia en Riazor para dar refugio a personas sin hogar durante la crisis. El BNG también ha reclamado al Ayuntamiento que condone "durante un mínimo de cuatro meses" el alquiler de las viviendas municipales a personas en situación de vulnerabilidad.

Esta iniciativa se ha tomado en urbes de mayor tamaño que A Coruña. En el caso de Valencia, el Ayuntamiento perdonó el alquiler a los inquilinos de la empresa de vivienda municipal, Aumsa, que acrediten que se quedaron en una situación de vulnerabilidad por el Covid. En Madrid, el Ayuntamiento acordó ya en marzo una moratoria del alquiler de los inquilinos de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (unas 6.000 familias) y la Junta de Gobierno tomó la decisión de no realizar lanzamientos hasta el 30 de junio, e impuso una moratoria de cuatro meses en el alquiler a los ocupantes de locales comerciales. Bilbao también realizará exenciones en locales comerciales.

Por su parte, el gobierno local de Cartagena prometió destinar este año 500.000 euros a ayudas al alquiler a personas afectadas por la crisis, además de 420.000 euros para alojar a colectivos vulnerables.

De cara a fomentar la conciliación familiar en la salida de la crisis, el Ayuntamiento coruñés proyecta ofrecer siete mil plazas en los campamentos veraniegos de este año, más que duplicando el número del año pasado.

Por su parte, el Ayuntamiento de Lugo ha destinado un millón de euros, incluido en el plan Reanima Lugo, a ayudas destinadas a personas con hijos menores de doce años afectados por el cierre de centros educativos. Se pudieron acoger a ella a ellas autónomos o trabajadores por cuenta ajena que tuviesen merma de ingresos por ERTE, reducción de la actividad o haber solicitado excedencia o reducción de jornada. Cada beneficiario puede recibir entre 100 y 175 euros según el número de hijos a su cargo.

Hostelería y turismo. Los ayuntamientos del tamaño de A Coruña no han optado por líneas de ayudas directas dirigidas a bares y restaurantes, si bien se han anunciado medidas en este sentido por parte de otras administraciones. Pero algunos ya han lanzado subvenciones para pequeñas empresas y pymes a las que estas también pueden concurrir, o perdonado el pago de tributos municipales.

Por ejemplo, en Elche, el Ayuntamiento acordó, además de eximir a los hosteleros de la tasa de mesas y sillas, un plan de estímulo que también engloba a otros comercios y una campaña de promoción para reactivar el consumo, anunciada la semana pasada tras una reunión con el sector.

En Bilbao, se proyecta destinar un millón a bonos de descuento en hostelería y restauración, y otros 500.000 euros a bonos en establecimientos turísticos locales. Está previsto que otros 450.000 euros del plan bilbaíno vayan a la promoción turística de la ciudad.

Fuera de las inversiones, el plan proyecta modificar los horarios nocturnos en hostelería, para permitir "reagendar" los días no disfrutados durante el periodo de confinamiento. Al igual que otras localidades como Gijón, el Ayuntamiento bilbaíno apuesta por potenciar el turismo de proximidad.

Una constante de los Gobiernos locales ha sido la actuación sobre las terrazas, un aspecto en el que los ayuntamientos tienen control directo porque cobran una tasa por ellas y dan permiso para instalarlas. En A Coruña el Ayuntamiento ha permitido a los hosteleros ampliar el espacio siempre que no quiten terreno a peatones, algo que han hecho otras ciudades, como Vitoria. Este Ayuntamiento también ha anunciado ayudas para adquirir productos desinfectantes o sanitarios, o realizar modificaciones para garantizar la protección y distancia de seguridad. En Terrasa el Gobierno local estableció un sistema de trámites simplificado para que los bares que no tenían terrazas puedan abrirlas, y anunció recientemente que estudiaría permitir barras en la calle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es