22 de mayo de 2020
22.05.2020
La Opinión de A Coruña

Los 25.000 ejemplares en circulación de las bibliotecas vuelven para su cuarentena

Los usuarios podrán pedir cita por internet o teléfono para retirar material a partir del 1 de junio - Los fondos han de devolverse en el mismo centro en el que se prestaron

22.05.2020 | 01:02
Una de las trabajadoras de la biblioteca del Fórum, ayer.

Durante el confinamiento, las bibliotecas municipales prestaron servicio de manera telemática, pero, ahora, les toca volver a ponerse tras el mostrador y que los aproximadamente 25.000 ejemplares que tienen en circulación puedan volver a las estanterías pasada su particular cuarentena e iniciar, de nuevo, el viaje de casa en casa. "Ahora nos toca organizar las devoluciones. Los días previos a que nos confinasen hubo gente que hizo acopio para tener el refugio de la lectura", explica la directora de las bibliotecas municipales, María Esperón, que puntualiza que, en esta primera fase, no habrá intercambio de materiales, así que los ejemplares han de devolverse en la biblioteca en la que fueron prestados.

A partir de hoy, los libros, revistas, discos y películas vuelven a casa y, para facilitar esta labor a los usuarios, habrá buzones en el exterior de las bibliotecas y también cajas de recogida, para minimizar el contacto con los empleados de este servicio municipal. Durante la jornada de ayer, los trabajadores se afanaron en recolocar los muebles para que los usuarios no toquen los libros y para que los accesos estén más libres y de este modo, evitar la propagación del virus. En los mostradores habrá también pantallas que separen al personal de los usuarios y, en el suelo, marcas que indiquen el camino a seguir y la distancia de seguridad.

Una vez que los libros y películas vuelvan a casa, estarán catorce días en cuarentena. "En el sector bibliotecario se estableció que la mejor desinfección era el tiempo. Dicen que es suficiente con una semana, pero hemos preferido pasarnos de precavidos y tenerlos catorce días inmovilizados", relata Esperón, toda vez que el uso del ozono para desinfectar los materiales en préstamo está descartada por el deterioro que provoca al papel y a la tinta.

En el préstamo no habrá restricciones de material, todos los ejemplares que se prestaban antes de la irrupción del coronavirus podrán seguir en circulación en esta etapa de transición. Aunque se sumarán algunos más y es que, el confinamiento sorprendió a los trabajadores de las bibliotecas municipales casi desembalando los materiales que habían adquirido en el último pedido que, según reconoce Esperón, fue "importante".

Durante estos meses de inactividad decidieron no comprar más títulos y esperar a que las librerías volviesen a abrir sus puertas, así que, "para tener el catálogo actualizado" y para que la lectura siga siendo una buena compañera en estos tiempos de encierro y poco contacto, adquirirán nuevos títulos.

"Hay bibliotecas que ya contaban con buzones en el exterior, así que, hubo gente que ya pudo entregar el material pero ahora habrá en todas. Los usuarios también podrán realizar cualquier tipo de consulta y, para garantizar tanto su seguridad como la del personal, no van a acceder a la biblioteca. A partir del 1 de junio sí que se podrán formalizar ya los préstamos, hemos activado un formulario web, además de un correo electrónico y, por supuesto, el teléfono, para que las personas puedan hacer sus reservas y nos digan en qué franja horaria desean retirar sus materiales, porque se activa el préstamo, pero siempre con cita previa", comenta Esperón.

Los usuarios acudirán a su biblioteca para llevarse los materiales seleccionados, que ya estarán preparados para que estén en las instalaciones "el menor tiempo posible". Para todas aquellas personas que no tengan acceso a internet, pero que busquen un libro concreto o, una recomendación, del otro lado del teléfono de su biblioteca se encontrarán a un profesional que les ayudará, como también lo hacían antes.

La parte de las actividades y del estudio se pondrá en marcha una vez que se haya pasado a la fase dos y con las restricciones que esta nueva etapa impone, como el acceso limitado. "Primero, vamos a retomar el préstamos, después, ya veremos cómo organizamos la consulta de los materiales que hay en la sala y el uso de equipos, sobre todo, para aquellas personas que no tienen acceso a un ordenador en sus casas o que no tienen internet. En la última fase ya estarían las actividades que, ahora, hemos hecho de manera virtual", explica Esperón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es